Alquezar


Calle de Alquezar

Hoy hemos estado por la mañana dando un paseo por Alquezar.

 

Originalmente fue una fortaleza militar musulmana para defenderse de los reinos cristianos del norte. Cuando fue conquistada, hacia 1067, el rey dio privilegios a los que se establecieran allí, y empezaron los primeros pobladores que fueron construyendo el pueblo, ya fuera del original recinto amurallado del castillo.


El pueblo está construido con diferentes calles paralelas en varias líneas de nivel, unidas por calles transversales que las unen. Están construidas con los materiales del lugar, ladrillo y piedra. Es un conjunto muy bonito.

 

Hemos visto colgadas en un dintel unas patas de jabalí y de algún otro animal, y es que lo usan como protección.

 

Ya lo conocíamos, así que no hemos subido al castillo ni a la Colegiata de Santa María. Por cierto, nos ha llamado la atención la cantidad de ermitas que hay.


Hemos hablado con un lugareño de los de antes, un señor de unos 80 años. Nos ha explicado que trajeron el agua a las casas hace 50-60 años y antes cogían el agua de la fuente de la plaza. Hay mucha agua, pero el terreno es calizo y no retiene nada.
 


 

También nos ha contado que todas las casas están restauradas y que parte del pueblo ha sido construido hace unos años. Ahora está dedicado totalmente al turismo y principalmente al descenso de cañones. En todo el pueblo hay montones de restaurantes y de posadas, casas rurales, hoteles, etc. Y en verano, según nos ha dicho, "hay mas gente que en Barcelona".


Antes, la actividad principal era la agricultura, pero no es muy rentable, lo que provocó que muchos jóvenes del pueblo emigraran a Zaragoza, Barcelona o País Vasco. El turismo lleva ya unos 20 años, pero hasta los últimos no está estructurado como ahora permitiendo vivir de él.


La zona está habitada desde antiguo, ya que hay una zona de cuevas con pinturas rupestres. Hay un recorrido señalizado, de unas 3horas, que sale del pueblo que permite conocerlo, son los abrigos de Quizans y Chimiachas. Lo dejamos para la siguiente visita.

Por las calles, hay alguna tienda de artesanía, y nos ha llamado la atención un taller de restauración de piezas antiguas. Nos ha explicado que les gusta que se vean las piezas tal como son, antes de limpiarlas y restaurarlas. Y que como se dedican a la restauración ponen un precio muy asequible. Y así nos lo ha parecido también, unas tinajas grandes por 50€, o unas puertas talladas también 50€. La ventaja de ir en autocaravana es que lo ves y te guste o no, pasas de largo porque no tienes sitio.


Imagen de las pasarelas sober el río Vero

Hemos hecho el recorrido de las pasarelas del río Vero que pasa por el pueblo, está muy bien señalizado. El recorrido sale desde la plaza del pueblo y baja por unas escaleras que te van llevando hacia el río.

 

Las pasarelas están colgadas en la pared y hace que las vistas sobre el río sean impresionantes. En una zona ha habido un desprendimiento debido a las lluvias de este invierno y no hemos podido terminar todo el recorrido.


 

Es espectacular. El río está crecido debido a las lluvias de hace unos días y al deshielo. La primavera está exhuberante, con el romero, la aulaga, el saúco en flor.

 

Hemos seguido el camino del río y hemos llegado a la fuentedebaños. Hay un puente románico y un cartel que explica la importancia de los puentes en el medievo y cómo para construir un puente tenía que estar justificado por la peligrosidad del río y por la importancia del paso, como era este caso ya que iba al molino. La construcción de los puentes era algo muy caro, ya que obligaba, entre otras cosas a que estuvieran los maestros ponteros. Y como prueba, cuántos puentes medievales se siguen manteniendo en pie después de tantos años y tantos embites de las crecidas de los ríos.


Nos ha parecido curioso que hay un monton de indicaciones a la fuente, y a llegar a ella casi pasa desapercibida. Solo queda un cartel que indica que el agua no está tratada. Hemos hecho una pequeña meditación allí, escuchando el sonido del agua, con el calor del sol en la cara, con el día tan bonito, escuchando los cantos de los pájaros y nos ha permitido sentirnos parte de la belleza del universo.


Podíamos haber seguido hasta otro pueblo cercano, pero decidimos que ya era suficiente y hemos vuelto al pueblo, siguiendo el camino natural, haciendo un recorrido circular de uns 3horas. Hemos visto olivos impresionantes, con unos troncos gordísimos, muy bonitos, que ya nadie los cuida.

 


Hemos visto una flor endémica de la zona que crece en la roca y le da un curioso toque rosado. Se llama la Trancapiedras (Petrocoptis guarensis).

 

Alcanza unos 20 a 40 cms y tiene unos tallos largos y frágiles con unas flores rosas. Está muy bien adaptada a la vida en la roca, porque cuando las flores son fecundadas, los tallos se giran hacia la roca permitiendo que las semillas se introduzcan en las grietas. Estas tienen un penacho que se hidrata con la humedad y se adhiere a la caliza.



En el pueblo hemos ido a la autocaravana y hemos comido al sol. Bonito día de primavera, y un inicio de lujo para el viaje. Todo un privilegio.
A la tarde, después de la siesta nos hemos ido hacia Barcelona.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Ana Merino (domingo, 09 julio 2017 16:35)

    Hola, me gustaría hacer una precisión a lo escrito arriba.
    Los musulmanes construyeron esta fortaleza defensiva para mantener la conquista sobre los cristianos en el s. IX, y las familias musulmanas en el poder se lo peleaban entre ellas. Así hasta 4 linajes musulmanes se lo disputaron. Todo esto para mantener el dominio de este territorio y Barbastro. Los cristianos lo conquistaron en el s.XI, antes solo podian vivir dentro los musulmanes y los mudejares (conversos al Islam)