10ª etapa. Termas de Saturnia-Montemerano-Manciano-Pitigliano-Lago Bolsena. 7/4/17

Salimos de la Termas de Saturnia, con mucha pena, y nos vamos al lago Bolsena, hacia el este.

 

 


En el camino hemos parado a ver 3 pueblos: Montemerano,  Manciano, y Pitigliano. Son pueblos pequeños y muy bonitos, por lo que no hemos tenido problemas para aparcar cerca de ellos y acercarnos caminando.

 


Piazza del Castello en Montemerano

Montemerano es un pueblecito a 5km de las termas. Conserva el encanto de los pueblos mediavales y está muy cuidado, con muchas flores en cada rincón del pueblo.

 

Mantiene sus murallas, y en el interior es una antigua  fortaleza militar. Todas las calles se van torneando para subir a la Piazza del Castello que era donde se podían refugiar en caso de que fueran atacados. Las casas están construidas en piedra y hay varias torres.


Es un pueblo con mucho encanto y que merece la pena visitar.


Manciano es otro pueblo cercano, y en la ruta hacia el lago de Bolsena, que era a donde nos dirigíamos. Es más grande y menos bonito.

 

Nos dirigimos a la parte alta, donde está la iglesia y el castillo y desde ahí se podían divisar unas vistas muy bonitas de la Toscana.



Vista general de Pitigliano

Pitigliano es el siguiente pueblo en nuestra ruta. Está encamarado en lo alto de un promontorio, lo que hece que tenga una vista muy bonita, como se puede ver en la foto.

Está rodeado de una muralla, y parece que algunas casas sean parte de ella.


Todo el pueblo está construido sobre una colina de "Tufo" (piedra caliza porosa que se encuentra en muchas zonas de la Toscana y Lacio). Da la impresión de que sus murallas y sus casas son la continuación de la misma colina. Para construir las casas, han excavado unas veces y otras cortado esta piedra ladrillos  y fueron usadas para levantar paredes.

 

A la entrada del pueblo nos llamó la atención la cantidad de motocarros que había en el pueblo.

 

Entramos por la plaza, por debajo de un gran arco de piedra, que une dos partes de la ciudad. El centro histórico está organizado en tres vías paralelas conectadas entre ellas con pequeñas callecitas y plazas formando rincones muy bonitos y especiales. Se nota que es más turístico que los anteriores y se pueden ver restaurantes para el turismo y tiendas de souvenirs y de productos típicos de la Toscana. Merece la pena darse un paseo y perderse por sus calles.


Se le llama también la pequeña Jerusalén porque conserva una Sinagoga judía del siglo XVI y el barrio hebreo, donde están visibles el baño ritual, la cantina, en la cual el vino se servía según los ritos hebraicos, y el horno del pan azimo. Los judíos estuvieron presentes en esta localidad desde la Edad Media hasta la segunda guerra mundial.


Hemos salido camino a Bolsena porque teníamos referencia de un área de aparcamiento. Se nos ha hecho de noche y las carreteras en Italia, al menos en esta zona, son comarcales y difíciles de conducir. Cuando hemos visto un cartel que indicaba el lago, nos hemos desviado hacia allí y hemos encontrado un camping. Al día siguiente, que hemos dado un paseo en bici por el borde del lago hemos visto varios otros campings y algún restaurante.

 

Hay servicios y electricidad, y wifi. También muchos mosquitos. Está al lado del lago y es muy bonito. Hay un restaurante con muy buena pinta al lado, "La Grata", pero el restaurante de la "casita" es de 5 estrellas, así que tiene mucha competencia.

 

Coordenadas N42° 38'09.3" / E 11°53'09.7"

Cuesta 20€ la noche.

Hemos conducido 56km

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Alberto Guisado (lunes, 10 abril 2017 17:49)

    Buenas Josemi,
    Ya he empezado a seguir el viaje, la verdad es que da mucha envidia leerlo desde el trabajo. El pueblo de Montemerano parece expectacular.
    Mucho animo y que vaya todo bien.