12º etapa.  Montepulciano-Sn Giovanni Valdarno-Trieste  9/4/17

Hoy es día de salto. Dejamos la Toscana y nos dirijimos hacia el Norte y Este. Seguimos en Italia, pero ya en la frontera con Eslobenia y Croacia, en Trieste.

 

No sabemos muy bien hacia dónde nos dirigiremos después, depende del tiempo y de cómo nos de el aire.

 

En vez de hacer el viaje de una vez, vimos el pueblo de Montepulciano, que es dónde hemos dormido y estuvimos en San Giovanni Valdarno, un pueblo cerca de la autopista, que nos había recomendado un italiano con quien estuvimos hablando en San Remo.

 

Si quieres ver mas fotos, están colgadas en facebook disfruta del viaje



Montepulciano, también está encaramado en una colina y en la parte más alta hay un castillo. Es un pueblo medieval, también muy bonito. Hemos leido que hay 8 barrios, y que tienen una fiesta en la que 2 parejas de cada barrio, vestidas en atuendos típicos, tienen que empujar un barril hasta el castillo que se encuentra en la parte superior. En algunas calles hay un cartel con el nombre del barrio y una foto con algunas personas con los trajes típicos.


Desde el pueblo se pueden observar unas vistas espectaculares de los dos valles entre los que se encuentran, el Val de Chiana y el de Orcia. Alrededor se ven muchas viñas que hacen que haya unos vinos, según ellos de calidad reconocida en todo el mundo, el vino Nobile. Para probarlo hemos comprado una botella, además ecológico.


Está dentro de la ruta francigena, la ruta de peregrinación que va a Roma, y en la entrada, en la oficina de turismo, se podía sellar las credenciales. Y la calle por la que pasan los peregrinos se llama Roma.

 

Oficina de turismo con sellado de credenciales de los peregrinos a Roma

En el pueblo hay muchos monumentos e iglesias, testimonio del pasado histórico de los siglos XIV y XV, en el que algunas de las familias nobles del pueblo amasaron poder y fortuna, llegando a su máximo esplendor en el siglo XVI cuando los Medicis dominaron en las ciudades de la Toscana.

 

Además en este pueblo se rodaron parte de escenas de la saga crepúsculo en concreto de la película luna nueva, aunque no hemos visto ninguna referencia en el pueblo, ni nos hemos encontrado con ningún vampiro.

 

Sí hemos visto el barrio judío, tenía una hermosa plaza con bonitos rincones, muy cuidado.

 

Ha sido gracioso, nos hemos cruzado con un señor con un gorro como de los judíos y se lo hemos preguntado, muy azorado, se lo ha quitado y nos ha explicado que no, que es católico y que ha ido a Roma, pero que hay que tener cuidado con el frío en la "testa".


Hemos entrado en dos iglesias, en una estaba el párroco y le hemos preguntado si hacían algo para día de ramos, y nos ha dicho que la misa mayor para "el día de la palma".

 

En otra iglesia nos ha llamado mucho la atención el retablo. Estaba totalmente tapado con ramas de boj semejando el calvario.


Como era domingo y todavía era pronto casi todas las tiendas del pueblo estaban cerradas, así que no teníamos tentación de comprar nada, pero justo a la salida había una señora que le ha tentado a Josemi, y hemos caído los dos como felipones.

 

Nos hemos llevado vino (el vino Nóbile) y pasta, además de picar un poco de queso y de pan con aceite.

 

La señora era toda una comercial, además de esa tienda estaba al cargo de otras dos cercanas y su hijo vendía palmas de olivo trenzadas a mano.



Plaza de San Giovanni Valdarno

Hemos vuelto a la autocaravana a San Giovanni Valdarno. No es un pueblo especialmente turístico pero nos ha llamado mucho la atención.

Hemos llegado a San Giovani Vardano, que está a 3km de la autopista, y hemos aparcado a la entrada del pueblo, cerca del río. Es un pueblo pequeño y hay mucho sitio para aparcar. Teníamos un paseo hasta el centro del pueblo y nos ha venido bien para estirar las piernas. Este pueblo no está en un monte, sino en el llano.
La plaza es impresionante. Llama la atención un edificio con soportales y muchos escudos, que está en el medio, como partiendo la plaza en dos. Es el ayuntamiento y también alberga un museo. Por Semana Santa había una pequeña noria delante.
En la parte de atrás de este edificio hay otra plaza, en la que se encuentran dos iglesias, una en el fondo y otra a la izquierda. En la del fondo, para entrar en la iglesia hay que subir unas escaleras. Es muy grande y tiene como dos partes, también, la parte delantera donde está el altar y la parte trasera que es circular, con un ábside en el centro. Allí nos han regalado un ramo de olivo bendecido.

Hemos comido en el pueblo. Nos daba pena no haber probado ninguna comida en restaurante y/o tracttoria, así que nos hemos dado el lujo. La ostería del angelo, un pequeño restaurante que está cerca de la plaza, detrás de un arco. Hemos entrado y estábamos solos, quizá era muy pronto. Cuando nos hemos ido había otras dos mesas comiendo. El camarero era un señor mayor muy amable. Ha sido curioso mirar la carta y no tener ni idea de qué estaba escrito ni de qué eran los platos. Con las explicaciones que nos ha ido dando el camarero y lo que hemos podido entender hemos acertado y hemos disfrutado mucho de la comida.
Antes de irnos ya de Italia, no hemos podido resistir la tentación de comprar unos helados para llevar y comerlos durante el viaje. Y encima para celebrar que ya funciona el frigorífico.
Por cierto, aprovechamos para agradecer a Itsasmendi en Andoain, y en especial a Binguen, toda la atención y apoyo que nos han dado cuando hemos estado con el frigorífico sin funcionar. Ha sido muy importante para nosotros, fue un momento de crisis, y saber que hay alguien que se está preocupando por nosotros, y que está haciendo más de lo que puede para resolvernos un problema, nos ha ayudado muchísimo. Gracias.
Despues de comer nos hemos puesto en marcha hacia Trieste. Salto grande de mapa. Acabamos Italia y nos vamos hacia Eslovenia o Croacia, decidiremos cuando lleguemos. Cuando llegamos está atardeciendo, y es precioso.

En Trieste aparcamos en un area que aparece en el libro de camper de ACSI que pone que está en el puerto y es una zona tranquila. Cuando llegamos tenemos que bajar unas cuestas impresionantes para poder llegar y hacer curvas supercerradas. Es un parking al lado del puerto, con un paseo muy bonito al lado del mar.

Coordenadas N45º40'57.5" / E13º45'03,3"
Hemos conducido 551km, y hemos gastado 31,70 € de peajes y 101,00 € de gasoil, super caro a 1,577€/litro.

 

 


 

La plaza es impresionante. Llama la atención un edificio con soportales y muchos escudos, que está en el medio, como partiendo la plaza en dos. Es el ayuntamiento y también alberga un museo. Por Semana Santa había una pequeña noria delante.


En la parte de atrás de este edificio hay otra plaza, en la que se encuentran dos iglesias, una en el fondo y otra a la izquierda. En la del fondo, para entrar en la iglesia hay que subir unas escaleras. Es muy grande y tiene como dos partes, también, la parte delantera donde está el altar y la parte trasera que es circular, con un ábside en el centro. Allí nos han regalado un ramo de olivo bendecido.

Hemos comido en el pueblo. Nos daba pena no haber probado ninguna comida en restaurante y/o tracttoria, así que nos hemos dado el lujo. La ostería del angelo, un pequeño restaurante que está cerca de la plaza, detrás de un arco.

 

Ha sido curioso mirar la carta y no tener ni idea de qué estaba escrito ni de qué eran los platos. Con las explicaciones que nos ha ido dando el camarero, que era muy amable, y lo que hemos podido entender hemos acertado y hemos disfrutado mucho de la comida.


Antes de irnos ya de Italia, no hemos podido resistir la tentación de comprar unos helados para llevar y comerlos durante el viaje. Y encima para celebrar que ya funciona el frigorífico.


Por cierto, aprovechamos para agradecer a Itsasmendi en Andoain, y en especial a Binguen, toda la atención y apoyo que nos han dado cuando hemos estado con el frigorífico sin funcionar. Ha sido muy importante para nosotros, fue un momento de crisis, y saber que hay alguien que se está preocupando por nosotros, y que está haciendo más de lo que puede para resolvernos un problema, nos ha ayudado muchísimo. Gracias.

 

 



Despues de comer nos hemos puesto en marcha hacia Trieste. Llegamos cuando está atardeciendo, y es precioso.

En Trieste aparcamos en un area que aparece en el libro de camper de ACSI que pone que está en el puerto y es una zona tranquila. Cuando llegamos tenemos que bajar unas cuestas impresionantes para poder llegar y hacer curvas supercerradas.

 

Es un parking al lado del puerto, con un paseo muy bonito al lado del mar, hacia el castillo de Miramare hacia el este. Y a 3 kms del centro de Trieste hacia el oeste.

Coordenadas N45º40'57.5" / E13º45'03,3"
Hemos conducido 551km, y hemos gastado 31,70 € de peajes y 101,00 € de gasoil, super caro a 1,577€/litro.


Escribir comentario

Comentarios: 0