13º etapa.  Trieste-Idrija (Eslovenia) 10/4/17

Hoy disfrutamos toda la mañana de Trieste, que es la ciudad más meridional y al norte de Italia. Y a la tarde entramos en Eslovenia.

 

Nos dirijimos a unas cuevas muy famosas, las cuevas de Postojna, pero como están cerradas visitamos una ciudad cercana Idrija, y volvemos a dormir cerca de las cuevas.

 

Si quieres ver más fotos, están colgadas en facebook disfruta del viaje



Trieste es una ciudad de mar. Y se puede apreciar cuando se pasea por la ciudad. Es especial en muchos aspectos. Nos ha sorprendido mucho, no sabíamos nada de ella y nos ha gustado muchísimo.

Lo primero que vimos cuando llegamos es una torre que sobresale de todos los edificios cercanos. Es el faro de la Victoria. Lo erigieron en 1927 para conmemorar la entrada de los italianos en la ciudad y que ésta volviera a ser italiana.

 

El faro comprende una amplia base que abarca parte del bastión preexistente de un fuerte austriaco, recubierto de piedras. Sobre la columna monumental se levanta un capitel con la linterna del faro, está protegida por una jaula de cristal y bronce y a todo el conjunto se le denomina la cofia, en homenaje al caracter marinero de Trieste. Encima hay una estatua de la Victoria.


 

Cada faro tiene un lenguaje único y especial. Cada uno emite su luz con una cadencia que permite diferenciar unos de otros. Este tiene dos luces separadas por aproximadamente 4 segundos y un espacio sin luz de unos 13segundos, aproximadamente.

 

Qué importante es la diferencia, y cuántas veces bloqueamos e intentamos ocultar aquellas cosas que nos hacen diferentes y por tanto especiales, incapacitando nuestra comunicación, que aquello que nosotros aportamos al mundo pueda ver la luz.

 

Piazza de la Unita d'Italia

Por la mañana hemos cogido las bicis y hemos recorrido la ciudad. Es un crisol de culturas y de historia. Fue la salida al mar del imperio astrohúngaro, que abarcaba desde Polonia hasta el Mediterraneo y desde los balcanes hasta Baviera, hasta después de la primera guerra mundial que pasó a ser italiana otra vez. y esto también se puede comprobar en la convivencia de credos, hay iglesias católicas, serbio-ortodoxa, una sinagoga y alguna otra que no hemos visto.

 

Y aquí nos hacemos una pregunta, ¿cómo se sienten las personas que han pertenecido a culturas tan diferentes? Hemos visto un cartel de Trieste independiente. ¿Pueden identificarse con Italia cuando los abuelos han nacido con otra cultura? ¿cuales son las raíces que quedan?

Es una ciudad monumental, con edificios muy elegantes. Mas que una ciudad italiana parece Viena. Nos recuerda algo a Donosti.

 

LLama la anteción la piazza de la unita d'italia. Una plaza cuadrada, amplia que está mirando al mar. De hecho es la plaza más grande de Europa que está de cara al mar. Hay varios hoteles y restaurantes con terrazas.

 

Paseando por entre calles y plazas encontramos el canal, que es un espacio muy agradable donde hay mas terrazas y gente disfrutando de un café al sol. Termina con la iglesia de San Antonio el nuevo, que fue consagrada cuando la peste del siglo XVIII. Y en un lateral está la iglesia ortodoxa, con unos mosaicos preciosos. Un poco más lejos hemos visto la sinagoga, también un edificio enorme, en piedra blanca. No hemos podido entrar porque el horario de visita era por la tarde.

 

Hemos tomado un café en una terraza porque decía que en Trieste gusta un buen café. Y estaba bueno, pero yo los he probado mejores, por ejemplo en el cafetal, en donosti.

Hemos dado un paseo por el puerto, viendo el otro faro.

 

Y por la ciudad antigua pero no nos hemos dado de cuenta de llegar a la catedral. Hemos entrado en la oficina de información y turismo y nos han dado un mapa, justo nos han marcado dónde estábamos y poco más y cuando lo hemos estudiado ya era tarde para volver. Queda pendiente.


Lo que si nos han dado es información sobre rutas en bici y andando alrededor de la ciudad. E información para ir al palacio de Miramare que está a unos 6km de donde estamos aparcados.

 

El paseo hacia el palacio de Miramare, es amplio, con bancos, árboles, con algunas pequeñas terrazas al lado del mar. Nos ha llamado la atención cómo la gente se tumbaba directamente en el cemento o con un hamaca a tomar el sol. Hemos echado de menos la playa, y nos hemos vuelto a acordar de Donosti. El mar está tranquilísimo, no hay olas, y es transparente.


Palacio de Miramare

Hemos llegado al palacio de Miramare.

 

Es un castillo blanco de fábula, en un pequeño saliente de la bahía y mirador al mar y rodeado de un verde, de un parque exhuberante que lo circunda.

 

Lo construyó el archiduque Maximiliano de Hausburgo como regalo de amor a su esposa Carlota de Bélgica.

 

Pero la ambición de ésta última le llevó a proclamarse emperador de México y abandonar el palacio .

 


Actualmente se puede visitar el interior. No hemos entrado pero por las fotos que hemos visto tiene tanta riqueza como el de Versalles, o más. Después de pasear un rato por los jardines, que son preciosos, y relajarnos observando a los turistas y a los grupos de escolares que lo visitaban, hemos vuelto a la autocaravana para comer y descansar un rato.


Hemos estado discutiendo sobre si seguir en Trieste y volver a la ciudad a pasear y disfrutarla o irnos a Eslovenia y al final hemos decidido esto último.

 



Hemos salido hacia las 18h hacia la autopista, volviendo a subir las cuestas espectaculares de la llegada, y pasándolo bastante mal con la autocaravana ya que las carreteras son muy muy estrechas y con curvas muy cerradas.

 

Cuando hemos pasado la frontera, ha sido muy curioso ver el gran cambio que ha experimentado el paisaje, más seco, con muchas coníferas y mucha menos circulación. Pero solo ha sido la primera impresión, después hemos comprobado que por la autopista circulan muchísimos camiones, y que Eslovenia es un bosque contínuo. Muy muy bonito.

 

Compramos una viñeta para poner en el coche y poder circular por las autopistas que cuesta 15€, y es muy cómodo ya que te olvidas de los peajes.


Nos hemos dirigido hacia Postojna, que hay unas cuevas muy bonitas, las mejores de europa. Pero cuando hemos llegado era tarde, cierran a las 5. Así que nos hemos enterado de horarios, hemos estado hablando con una pareja de barceloneses que están haciendo erasmus en Croacia y hemos decidido seguir hasta la siguiente ciudad que queríamos visitar Idrija, que está a 47km.


El camino es muy bonito. A Eslobenia le llaman la suiza de los Balcanes, y sí que el paisaje lo parece. Muchos abetos, y posiblemente hayas, que están echando ahora la hoja. En algunas zonas amplias llanuras de cereal entre los árboles y pequeños pueblos con iglesias de torre puntiaguda y casas grandes con tejados pronunciados. En otras zonas puertos con curvas de 180ºC, como la carretera del puerto de Azpiroz entre Pamplona y Donosti.

Vista de la iglesia en lo alto de Idrija (Eslovenia)


El pueblo merece la pena. Es muy bonito.

 

Al llegar llama la atención una iglesia en lo alto con un via cruces que sube mas arriba para acabar en otra capilla más pequeña.

 

El pueblo se construyó alrededor de la segunda mina de mercurio mas grande del mundo.

 

Han estado explotandola unos 500 años y ésto ha traído mucho desarrollo a la zona y al mundo, y han sido centro de investigación y desarrollo tecnológico.

 

Actualmente las minas no están funcionando pero el pueblo se ve próspero, y hay unos cuantos bancos, al menos siete.

 

La calle principal alberga el ayuntamiento y una plaza con un monumento al minero. Esta calle culmina en un castillo que era donde se empezaba a distribuir el mercurio hacia el mundo.

 

Hay un teatro ovalado. Y edificios y casas muy cuidadas. Hay pisos también, y estos son de peor construcción.

 


Imagen del monumento al minero en la plaza de Idrija

Nos ha llamado mucho la atención lo diferente que se ve este pueblo, de la comarca del Berguedá con las minas de carbón. ¿Es que las minas de mercurio han sido más prósperas que las de carbón? ¿Qué han hecho diferente? ¿se podía haber hecho algo de ésto en Berguedá?

 

Nos llama la atención cómo en todas la información turística venden Eslovenia como lo mejor del mundo. ¿Es así o están orgullosos de lo suyo o lo saben vender?



 

Después de visitar el pueblo hemos vuelto a las cuevas para dormir. Hemos parado en un espacio al lado de un río que nos ha gustado.

Postojna
aparcamiento noche: N45º50'03.0" /E014º16'03.0". Un espacio al lado de un río. No hay servicios de ningún tipo y es totalmente salvaje. Estamos solos.


Aparcamiento cuevas: N45º46'49.6"/ E014º 12' 18.7". Es el aparcamiento para autobuses, pero hemos podido entrar. Hay un parking cercano para autocaravanas que hay que pagar 18€ para pernoctar, pero no entramos porque dormimos en otro sitio.

 

Hemos conducido 131kms
Viñeta para poner en el coche y poder circular por las autopistas que cuesta 15€. Compramos gasoil a 1,153€/l, 43,83€.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0