14º etapa.  Cuevas de Postojna-castillo de predjama-lago beld-Lago Bohinj 11/4/17

Hoy admiramos las Cuevas de Postojma, que nos ha permitido alucinar con las maravillas que hay en el interior de la Tierra.

 

Luego vamos al Castillo de Predjama, que se encuentra a 9km y seguimos admirando cómo el hombre es capaz de utilizar lo que la naturaleza le ha dado y mejorarlo.

 

Y posteriormente nos acercamos al lago Bled, que es un centro de vacaciones al lado de dicho lago, damos una vuelta y seguimos más adelante hacia otro lago, más cerca de los alpes, dentro del parque nacional del Triglav, que es la montaña más alta de Eslovenia, al lago Bohinj.

 

Dormimos en el lago Bohinj, en un camping en el que no hay nadie, así que nos sale gratis.

 

 


 

Si quieres ver más fotos, están colgadas en facebook disfruta del viaje. También nos ha sugerido una reflexión sobre la belleza, la simpleza y el ritmo que puedes leer en el apartado de reflexiones.


Imagen de las dos columnas mas impresionantes de las cuevas de Postojna

Las cuevas de Postojna, se enclavan en una zona de karstica que recorre parte de Eslovenia. Es una de las cuevas que más turismo tiene pero hay muchas más cuevas que se pueden visitar.
Nos ha llamado la atención todo este montaje, ya que en las cuevas que hemos visto anteriormente estaban cuidando y restringiendo mucho la entrada de turistas para preservarlas y evitar contaminaciones. En esta no han comentado nada de todo esto, y además cada día entran miles de personas. Están abiertas al público desde hace 200 años, y han sido visitadas por múltiples personalidades.
Cuando se entra hay un tren eléctrico que acerca hasta las zonas más interesantes, tarda una media hora. El exterior está negro porque en la segunda guerra mundial se explosionó un almacén de gasolina que estaba en el interior.
Después se camina como una hora entre diferentes salas, cada una con diferentes formaciones de estalactitas, estalagminas, cortinas, espaguetis, etc.

 

La joya son las imágenes de la foto, son dos columnas que han crecido juntas pero cada una de un color, una marrón y la otra blanca resplandeciente. Como una pareja de novios preparados para ir al altar. Juntos pero diferentes. Es la representación del amor, también en el centro de la Tierra.

 

Y en EsLOVEnia, venden el amor como atractivo turístico, ya que, como ellos dicen, es el único país del mundo donde el amor está hasta en el nombre.


Vista del castillo de Predjama, integrado en la cueva

Al comprar las entradas a las cuevas, también compramos la entrada al castillo de Predjama, y también mereció muchísimo la pena.

 

Es un castillo que se construyó dentro de una cueva Karstica. En la visita al castillo recalcan cómo en la Edad Media era mucho más importante la seguridad que la comodidad, y en el castillo lo consiguieron. Aprovecharon el espacio de la cueva para construir un castillo muy sólido. 


 

Se pueden observar cómo estaban distribuidas las diferentes estancias, desde la zona de los caballeros, las bodegas, las estancias de los señores, el baño, etc. Es curioso cómo aprovechaban el agua que caía por la roca para tener agua potable, y además, agua segura, que no podía ser contaminada por el enemigo. Y es impresionante cuando se llega a lo que parece que es el tejado del castillo y la parte más alta, empieza otro castillo, insertado aún más en la roca.

 

Cuentan que estuvieron un año y un día sitiados, y que el señor del castillo les regalaba a los sitiadores viandas y frutas, lo que les volvía locos porque no podían entender de dónde podían obtenerlas. Además en primavera les regalaba cerezas que conseguía a través de un pasadizo secreto de la cueva a otro valle donde las cerezas maduraban antes, por lo que el enemigo pensaba que estaba ayudado por poderes sobrenaturales.

 

Al final, perdieron el castillo porque un criado fue sobornado y se chivó de la zona más desprotegida del castillo, el baño del señor. Y fue donde lo mataron.

 

En la Iglesia del pueblo se puede ver un Tilo, con casi 500 años, que la novia plantó en la tumba del señor del castillo. Está hueco por dentro pero todavía vivo y con mucha fuerza. También aquí aprovechan para vender la fuerza del amor en Eslovenia.

 


Imagen del lago Bled y de la isla

Después nos hemos dirigido hacia el oeste, hacia la zona de los alpes julianos, hacia la frontera con Austria.

 

Hemos llegado al lago Bled, que es una zona de vacaciones muy famosa en la que se pueden hacer excursiones de todo tipo y practicar diferentes tipos de deportes, desde canoa, descenso de barrancos, etc, etc.

 

Es un pueblo muy bonito, totalmente dedicado al turismo, con hoteles, restaurantes por todo el pueblo. Aquí venía Tito de vacaciones.


 

Hemos aparcado en un parking de un hotel cerca de la carretera. Nos han cobrado 5€ y nos han dejado porque no había casi coches. Hemos podido dar un pequeño paseo.

 

Teníamos la referencia de un camping para poder dormir, pero nos apetecía intentarlo en el siguiente lago, que es más salvaje y con menos turismo y hemos seguido viaje.

 

Hemos llegado al final del lago, a un camping en el que no había nadie y hemos dormido allí. Había un cartel para recepción en el bar, pero estaba cerrado y nadie vino a cobrarnos. Disfrutamos mucho de dormir en este sitio tan especial, y salvaje.

 

Coordenadas N46º16'45.2"/E013º50'14.3"

Hemos conducido 165kms

 

Escribir comentario

Comentarios: 0