20° etapa. Zadar, Sebenik, Parque Nacional Krka, 17/4/17

Hoy hemos seguido hacia la costa. Hemos ido por la carretera, evitando peajes porque las carreteras son muy buenas. Muchísimo mejor que en Italia. Menuda diferencia. Y hemos ido a Zadar, ya en la costa.

 

Después de visitarla y pasear un rato por ella. Hemos seguido por la carretera y hemos llegado a Sibenik.

 

Para dormir nos hemos acercado al camping del parque nacional de Krka que visitaremos mañana, que está a 11km.

 

Vamos a colgar más fotos en facebook para quien le interese verlo, en disfruta del viaje.

 



Imagen del puerto en Rotonica

Antes de salir, hemos dado un pequeño paseo por el pueblo donde estábamos aparcados.

 

Están construyendo villas de vacacaciones, y se está llenando de ingleses y extranjeros.Hemos visto una mezcla curiosa de casas en construcción, casas nuevas y casas abandonadas.

 

Había un pequeño puerto con unas barcas, y una vista impresionante de todo el canal. Muy bonito.

 

Está muy cerca de una zona montañosa, en la que se veía nieve. Y en el cruce un pequeño altar a una virgen.



Una de las plazas de Zadar

Zadar es una ciudad de la costa de Croacia. Se encuentra en un pequeño saliente al mar, un istmo, así que la ciudad antigua está casi rodeada por el mar, azul, precioso, con un montón de barcos y yates amarrados.

 

Esta ciudad antigua no ve el mar, está rodeada por murallas, salvo una parte que fue destruida en la segunda guerra mundial, aunque sí hay un paseo que también rodea la ciudad, al lado del mar.


Catedral de Santa Anastasia

La ciudad está formada por calles llanas, que se van cruzando, zizagueadas por algunas otras más pequeñas.

 

Está llena de iglesias y edificios importantes. Fue una ciudad romana y tienen un museo arquológico con un montón de piezas romanas, puestas como partes de la decoración de una hermosa plaza, que ahora está abierta al mar.

 

Tiene una iglesia gótica, la catedral de Santa Anastasia, que es una de los cuatro patrones de la ciudad. Según las guías es una de las más bonitas de Croacia. Y a nosotros nos llamó la atención el rosetón que hay en la puerta. Una iglesia prerrománica, la de Sn Donato, que se construyó con una planta circular.

 


Entramos en otra iglesia, la de la virgen del puerto, con una muestra de fotografías de la Madre Teresa de Calcuta. Observando las fotografías, de repente una nos llamó muchísimo la atención. He puesto la foto en disfruta del viaje, a ver si descubres qué es. Bueno, te lo facilito. Es una imagen de Cristo crucificado, con el texto en español.

 

Como ves es es muy interesante pasear por la ciudad. Nos encontramos turísticas, pero no demasiados. También nos llamó la atención la cantidad de gente que estaba sentadas en las terrazas. Es una ciudad que nos gustó mucho.

 

Hay también dos monumentos curiosos que no te puedes perder. El órgano del mar, que aparentemente son unos agujeros en el suelo, pero por dentro son tubos y una gran cavidad que permite que escuchemos el sonido producido por el mar. Y el saludo al sol, un gigantesco círculo de 22m de diámetro realizado a base de placas de vídrio que representa al sistema solar. Por la noche se ilumina. 


Es la capital de la zona de Dalmacia con 1200km de una costa pintoresca, salpicada de 300 islas e islotes, bahías tranquilas y totalmente vírgenes. Además hay 4 parques nacionales.

 


Despúes de estar en Zadar, seguimos por la costa hacia Sibenik. En algunos sitios la costa está justo al lado de la carretera, y es precioso el contraste con el verde de la vegetación. No hemos visto playas como las que estamos acostumbrados, sino simplemente un pequeño espacio de piedras al lado del mar. Hay algún pueblo con urbanizaciones para los turistas, pero muy disimuladas, sin esas grandes moles de vacaciones. Es muy interesante ver el mar, en algunos sitios es como un brazo que se adentra en la tierra, ya que se ve la costa del otro lado, hay muchas islas entre medio, y en un tramo de la carretera estuvimos totalmente rodeados de él.


Sibenik, es otra ciudad de la costa dálmata. A diferencia de Zadar que es plana, ésta está en una colina.

 

En la parte alta está el castillo de Santa Ana, que no pudimos visitar porque estaba cerrado. Sí pudimos entrar en el cementerio que está justo debajo. Buena vista al mar tienen los muertos. "Es como el cementerio de Mecano".


Es una ciudad para patearla y recorrer sus calles intrincadas tranquilamente, dejándose sorprender por las calles, por las plazas, por los edificios que van apareciendo, los detalles. Encontramos, al lado de una iglesia, una gruta representando la aparición de la virgen de Lourdes. Escudos de armas sobre las entradas, incluso una imagen de la escoba de una bruja.

 

La catedral de San Jacobo ha sido declarada por la Unesco patrimonio de la Humanidad. Merece la pena visitarla por fuera, además se abre a una gran plaza casi en la parte baja de la ciudad. Llaman la atención las figuras de caras que están en la fachada, son personas importantes de la ciudad cuando se construyó. Cobran por entrar, y ese dinero lo podrán utilizar en lavarle la cara porque está bastante deteriorada.

 

Los franciscanos tienen también su iglesia en la ciudad. Fueron una parte importante en su historia. Nos llamó la atención el techo de la misma, en madera pintada. Precioso.

 

También es una ciudad con mucha vida, muchas terrazas, restaurantes y heladerías, tanto en la parte vieja, como en la zona de al lado del mar.

La historia de todas estas cidudades de la costa está marcada por múltiples turbulencias y diferentes guerras y ocupaciones. Sibenik tiene origen anterior a los romanos. La colina dónde se asienta es una fuerte defensa frente a ataques exteriores, y jugó un papel importante en la ruta navegable con Roma. Fue codiciada por Bizantinos y Venecianos, y finalmente formó parte de la república veneciana durante 400 años. Resistió ataques de los otomanos. Y a partir del s. XIX formó parte del imperio astrohúngaro. Las guerras mundiales también tuvieron efecto en sus costas, destruyendolas en parte.

 

Sibenik fué una ciudad muy próspera con mucha industria, tanto naval, de metales, textiles y transformación de alimentos, que se vió muy afectada durante la guerra de los balcanes. La mayor parte de su tejido industrial fue destruido y no se volvieron a reconstruir después de la guerra, po lo que su población trata de recuperarse a través del turismo.

 

En ambas ciudades se nota el paso de la guerra. En Sibenik, muchos de los edificios están totalmente reconstruidos. Y en los rincones dónde no se acerca el turismo se necesita una mano de pintura. En Zadar todavía hay casas que no están arregladas.

 

Despues de disfrutar Sibenik nos hemos acercado al parking del parque nacional de Krka que está a 11 kms. El parking es gratuito así que vamos a pernoctar aquí. Y además tiene wifi gratis. Lo que es una gran suerte para avanzar con el blog.

 

Coordenadas: 

Parking de Zadar, no las hemos cogido

Parking en Sibenik: N43º44'47.3"/E015º53'05.5"

Parking para pernoctar en el parque nacional de Krka: N43º47'43.3"/E015º58'07.3"

Hemos conducido 137kms en total.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0