22° etapa. Split, por la costa hasta Dubrovnik 19/4/17

Si quieres ver más fotos están colgadas en facebook   disfruta del viaje, (en la sección de fotos)

Hoy hemos estado visitando Split por la mañana. Del Parking en el que estábamos hemos acercado la autocaravana a otro parking mas cercano, a 6kms y hemos ido desde allí en bici. Damos las coordenadas al final.

 

Por la tarde nos hemos dedicado a viajar en la autocaravana por la costa, hasta Dubrovnik. Estábamos pensando entrar en Bosnia, pero ha cambiado el tiempo, hace mucho frío y Mostar está nevado, así que seguimos un día más por la costa, que aunque hace frío se está bastante mejor.

 



Vista de la parte antigua de Split desde la torre de la catedral, se puede divisar la ciudad dentro de las murallas del palacio del emperador

Split es una ciudad muy grande, con una zona industrial desarrollada y muchísima circulación, estábamos mal acostumbrados ya que tanto Zadar, Sibenik, Trogit son ciudades mucho más pequeñas.

 

La parte turística es pequeña, casi se reduce al palacio del emperador Diocleciano, que alberga a casi toda la ciudad, la catedral con su torre a la que hemos subido y diferentes palacios, plazas, calles intrincadas, etc.

 

Hay una zona que están reconstruyendo y posiblemente sea muy bonita cuando la terminen, pero perderá mucho de su encanto. En las fotos puedes hacerte una idea de la ciudad. Es muy curiosa, también en piedra blanca como las anteriores.


Vista de la catedral de Split dentro del palacio del emperador

Una calle de Split


Diocleciano fue un emperador romano que abdicó de ser emperador en Roma y se construyó un palacio en la bahía tranquila, que ahora es Split. Pronto se convirtió en una ciudad ya que alojó a los habitantes de una ciudad cercana que fue asolada, y así fue creciendo. Y sufriendo ataques y cambios de dueños, perteneciendo a los eslavos, los venecianos, los franceses, el imperio astrohúngaro, y ahora Croacia.

 

Hoy hemos disfrutado mucho. Ha sido día de encuentros, hemos estado con unos chicos y chicas chilenas, descendientes de croatas, que estaban viviendo en Split para aprender la lengua, unas mujeres catalanas que viajan con el hijo de una de ellas, Josep, que ha vivido un año en Bosnia, en una ONG después de la guerra. Ha sido un placer juntarnos con ellas, y esperamos volver a encontrárnoslas, ya que sigen la misma ruta que nosotros.

Foto con los tunos de Alicante

Nos hemos juntado con unos chicos de la tuna de Alicante que nos han dedicado la canción de clavelitos, y nos hemos sacado una foto con ellos.

 

Con una familia polaca con la que ya habíamos coincidido en el parque nacional de Krka.

 

Todas nos han hecho múchísima ilusión. Y esperábamos encontrarnos con una chica catalana que encontramos en las cuevas de Postjona que estaba haciendo el erasmus aquí, pero no ha sido posible.


Comprando en el mercado de Split

Hemos estado en el mercado y eso ha sido lo más rico, nos ha permitido entrar en la Croacia real.

 

Está en pleno centro, adosado al muro del palacio de Diocleciano.

 

Es un espacio al aire libre donde hay muchas mesas. Los caseros y campesinos de la comarca colocan su mercancía.


Puestos del mercado

Las caras, la mercancía, el ambiente, el trato entre ellos, eso es lo que nos hecho disfrutar, fuera de los circuitos de todo preparado para turistas.

 

Unos tenían variedad, pero otros eran unas acelgas, o unos espárragos verdes, o unos caracoles, los más grandes que hemos visto hasta ahora.

 

Había muchísimos puestos de frutos y frutas secas, una zona para flores y plantas en las que había muchas aromáticas, varios puestos de embutidos, en los que había jamón curado, bastante bueno, por cierto.


Hemos comprado fruta y verdura, pan, unas fresas que íbamos a comer allí mismo al sol, pero hemos visto una pequeña tasca y hemos entrado.

 

Hemos pedido pescadito frito, que estaba de rechupete y un plato de un cocido que estaba tomando una señora, que ha resultado ser callos, que también estaban excelentes. Hemos pedido vino blanco, peleón, que se nos ha subido a la cabeza y nos ha hecho reirnos un montón. Por todo, hemos pagado 70kunas, unos 10€.

 

Había un señor que sabía un poco de español y hemos estado hablando con él en una mezcla de lenguas. Está jubilado y tiene pensión alemana, pero las pensiones en Croacia son de entre 300€ y 500€, una persona puede ganar unos 1000€ al mes, pero los precios de las tiendas, la ropa, la comida en el supermercado no es mucho más barata que en España.

 

También con él hemos aprendido que el viento que soplaba ayer tan fuerte es "el bora", así que hemos entendido porqué en Trieste hablaban que el Bora se llevaba la niebla, y todo lo que se ponga en su camino. Menudo vendaval el de ayer a la noche.


Imagen de la costa del adriático en Croacia

Después de Split hemos seguido por la costa hasta Dubronik.

 

Y nos ha seguido sorprendiendo mucho porque es muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. Por un lado es muy montañosa, incluso alguna de ellas recubierta de nieve, y por el lado del mar, está lleno de islas.



Es una costa muy bien cuidada, hay pueblos pequeños que mantienen su encanto con su iglesia y casas bajas, sin grandes apartamentos ni urbanizaciones para turistas. Conforme nos íbamos acercando a Dubronik, aparecía alguna playa, aunque muy pequeñas, y más urbanizaciones.

 

La carretera es muy buena, aunque cuesta hacer kilómetros porque por el relieve no se puede ir a mas de 50-60 km/h.


Estamos mucho más al este, así que oscurece casi una hora antes. Hemos llegado a Dubronik a las 7.30 y ya era de noche. Teníamos la referencia de un parking en la ciudad pero está muy céntrico y hay mucho ruido para dormir. Nos hemos dirigido hacia el puerto y hemos encontrado un pequeño txoko de tierra, al lado de aparcamientos para coches. Hemos pagado 10kunas hasta mañana y vamos a pasar la noche aquí. Mañana por la mañana la moveremos al parking inicial.

Coordenadas: 

Split: N43º32'00.9"/E016º29'23.4". Parking gratuito cerca del cementerio, a 6km del centro. Fácil para ir en bici.

Hemos dormido en un parking a 9km y nos ha parecido lejos para ir con las bicis, así que nos hemos acercado con la autocaravana unos 3km y hemos aparcado en un parking al lado de Lidl, cerca del cementerio, nos ha parecido un buen sitio para dejar la autocaravana y visitar la ciudad. Y es fácil de llegar, solamente seguir una carretera que va paralelo al polígono industrial unos 4kms y después subir a mano izquierda y seguir por la Ulica Domovinskog Rata otros 2 kms aprox. y te lleva directamente al centro.

 

Dubronik: N42º39'19.0"/E018º05'08.3". Parking al lado del puerto. No sabemos si se puede aparcar. Hemos pagado en el parkímetro

Hemos conducido 222 kms en total.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0