23° etapa. Dubrovnik (Croacia), Pocitelj y Medjugorje (Bosnia). 20/4/17

Hoy ha sido un día de aventuras, de torear, y si sigues leyendo te vas a enterar por qué.

 

Hoy hemos pasado la mañana en Dubrovnik. Nos ha encantado, pero es una ciudad para turistas, así que nos hemos ido pronto. Nos hemos quedado con pena, porque por un día no coincidimos con Montse y Tomás que están haciendo un crucero por esta zona del Mediterráneo.

 

Hemos dejado Croacia, y hemos pasado a Bosnia. Ha sido un gran cambio. El GPS nos ha mandado por caminos que para el google maps no existen.

 

Hemos llegado a Pocitej y Medjugorje, cerca de Mostar, que nuestro amigo Mejo Kodro nos recomendó. Y desde aquí aprovechamos a agradecérselo de corazón.


 

Si quieres ver más fotos, están colgadas en facebook, en la página disfruta del viaje, en la sección fotos, organizadas por álbunes de cada sitio.


Dubronik es una ciudad grande, con muchas otras anexas, como se puede ver en el mapa. Es muy difícil andar con una autocaravana. Por eso aparcamos en Lapad, cerca del puerto donde atracan los cruceros, que está en la parte izquierda del mapa. No era un parking para autocaravanas, así que cruzamos los dedos y nos fuimos con las bicis.

 

Tuvimos que subir varias cuestas para poder llegar al centro, que estaba como a unos 5kms. Fue un poco complicado, no hay carril bici, mucha circulación y tuvimos que ir por dirección contraria en algunos tramos. Podíamos haber ido en autobús.

Plano general de Dubrovnic. Se puede ver que la parte vieja es el cuadradito de la derecha, donde pone PILE.

Foto de Dubrovnik desde la parte alta, con la isla que está enfrente. Cuenta Josemi que es impresionante la entrada desde el mar, en un crucero.


Vista de las murallas de Dubrovnik

Es una ciudad amurallada, y muy bien amurallada como puedes ver en las fotos. Se puede hacer un recorrido por las murallas, pero no lo hicimos, había que pagar 21€ y ya la habíamos visto desde arriba.

 

Tiene varias puertas para entrar, desde la parte alta hay que bajar por calles estrechas con muchas escaleras, o por la parte baja en la que se entra directamente en la calle principal.

 

Tiene una salida al mar, desde la que se ofrecen visitas y excursiones a otras islas cercanas. Y es un buen espacio para descansar, tanto para turistas como para los pocos lugareños que hemos visto.


Vista de la calle principal de Dubrovnik

Me ha gustado y sorprendido mucho.

 

Es una ciudad monumental, en piedra blanca, con muchos palacios, iglesias, la catedral. Tiene la calle principal en la parte baja y calles paralelas a diferentes alturas, conectadas por otras con escaleras.

 

Nos ha encantado entrar en las iglesias sin tener que pagar. Poder visitar la catedral, la iglesia de San Blas, la de los franciscanos, la serbio-ortodoxa.


Es una ciudad para patear y disfrutar. Aunque nos ha pasado lo mismo que en otras ciudades turísticas, pierde la vida y se convierte en un espacio para contemplar, así que deja de tener interés para nosotros.

 

Josemi ya la conocía, estuvo poco tiempo después de la guerra y ahora está totalmente reconstruida. Y está mucho más dedicada al turismo, sólo se ven turistas por las calles. Los lugareños están trabajando en los restaurantes y tiendas de la ciudad. Echamos de menos ver a los hombres croatas altos y estilizados y a las guapas mujeres croatas.

Imagen del molino del parque

Vimos unas fotos de cómo estaba Dubrovnik en el 90, y en el 91 después de que fuera destruido en la guerra.

 

En la anterior visita a la ciudad, una guía, les contó que su padre murió de pena, porque no entendió como su amigo íntimo durante más de 20 años, un médico serbio que vivía en Dubrovnik, era el encargado de dirigir el ataque contra la ciudad.

 

Cuándo dolor y destrucción crea una guerra, y no sólo en los edificios.

 



Después de estar en la ciudad, volvimos a la autocaravana, y es una gran alegría cuando la encontramos. Hoy nos hemos llevado la primera sorpresa del día, ya que teníamos una multa. Por no tener el ticket, y sí que estaba, justo al lado de la multa. Pensamos que era por ser autocaravana. 65 kunas.

 

Hemos puesto dirección a Bosnia, a Mostar. Y ha empezado la segunda sorpresa del día cuando el GPS nos ha metido por unas carreteras que ni los bosnios ni croatas conocen. Cuando las he buscado en el google maps, ni siquiera aparecen. Pero también era lo que nos apetecía ver. Es muy montañosa, en 1hora pasamos del nivel del mar a más de 500 m de altitud. En muchas zonas está abandonado, es zona de bosque bajo, mucha maleza interior y muy pedregoso. Y de repente se abre a valles amplios. LLama la atención la cantidad de muros de piedra que se ven entre los campos.

 

Se ven todavía los efectos de la guerra. Hay muchas casas derruidas, pueblos abandonados, pueblos con la parte destruida abandonada y otra totalmente nueva, otros en los que se ven todas las casas con tejados nuevos. Valles enormes con los campos abandonados, o muy pocas zonas dónde se está cultivando todavía. Y también otros sitios ya más reconstruidos. Ahora vamos a ver cómo es la Bosnia más de las ciudades.


Algunos de los muchos cementerios que hemos cruzado. Hay desde pequeños espacios al lado de una iglesia o ermita, hasta placas de marmol con el nombre y muchas veces la foto, al lado de la carretera, hasta el de la derecha que parece más un cementerio musulmán, por la forma de las lápidas.

La recepción en Bosnia

Cuando llegamos a la frontera, tuvimos una gran recepción. El universo nos puso en la puerta un toro, y bastante bravo además. Los policías de la entrada se estarán riendo todavía al ver el toro y la matrícula española.

 

Después otros policías, nos pararon al pasar un pueblo porque íbamos a 59km/h y el límite eran 40km/h. Y siguieron toreándonos. Que si teníamos que ir a comisaría, que si nos íban a hacer un favor, desde el corazón y que si les dábamos algo para comer. Les preguntamos que si servía vino, pero no podían tomarlo porque estaban en servicio. Les ofrecimos jamón, y nos dijeron que 20€ y cuando se lo íbamos a dar, nos cogieron el jamón y el vino.


Nos dolió el corazón al dárselo, pero brindamos que les aproveche y que ya sea el último pago con la policía. Nos dimos cuenta de cómo nos afecta la policía. Sólo por tener el uniforme nos quitaron todo nuestro poder y no supimos reaccionar de otra forma. A toro pasado, habríamos hecho otra cosa. Aprendizajes.


Vista de Pocitelj desde arriba

Después de tantas aventuras y seguir con el toreo del GPS que se encargaba de mandarnos por donde nadie sabe dónde, llegamos a Pocitelj.

 

Es un pueblo musulmán antíguo, una fortaleza, con el castillo en la parte alta, la mezquita, la madrasa o escuela de religión, las diferentes casas construidas directamente en la piedra.

 

Está en la ladera de una montaña y conforme vas subiendo te das cuenta de la magnitud de todo el conjunto, que desde abajo no parece.


 

Merece la pena visitarlo, además para nosotros es totalmente diferente a lo que hemos visto hasta ahora, que son pueblos medievales cristianos. Este es un pueblo medieval musulmán. La torre es un minarete, mucho más estrecho que las torres de las iglesias. Y de esto también nos hemos dado de cuenta en algunos pueblos bosnios. Está reconstruido, ya que fue destruído durante la guerra de los balcanes.

 

Ya en 1444, Počitelj existía como fortaleza húngara, pero es a partir del S.XV, cuando el Imperio Otomano toma el gobierno convirtiéndola en un punto estratégico de su avance hacia Occidente, cuando desarrolla su verdadera capacidad urbanística. Es de estas fechas el logro de su sistema de amurallamiento.

 

Además, tiene unas vistas impresionantes del rio Meretva. En la parte este, dónde se ha desarrollado la ciudad nueva es un valle encuadrado en las montañas, muy próspero.

 

Nos encontramos con un grupo de profesores gallegos que están haciendo un encuentro de educación con profesores bosnios. Nos contaron que los bosnios hablan algo de español porque les gusta mucho las telenovelas. Fue un placer hablar con ellos. Un saludo para ellos desde aquí.

 


Vista de la iglesia de Medjugorje

En este lugar, dicen que la Virgen María, la virgen de la paz se apareció a 6 personas en 1981. Y desde entonces ha estado dando mensajes de amor y oración.

 

Una de las cosas que más nos ha llamado la atención es que en sus mensajes habla de realizar un ayuno semanal, los miércoles y viernes. Y nosotros venimos de trabajar haciendo seguimientos de ayunos en el Centro Médico Zuhaizpe con el Dr. Karmelo Bizkarra, en Navarra, España y ver las ventajas que tiene sobre la salud.


Después nos dirigimos a Medjugorje. Es un centro de peregrinación mariana. Al llegar nos encontramos con que se estaba celebrando una misa en la iglesia, y llegamos a la bendición. La iglesia estaba llena y el espacio está preparado para acoger a miles de peregrinos y fieles.

 

 

Nos llama la atención la diferencia que pudimos encontrar entre Pocitelj, en la que entramos en la mezquita y al estar solos pudimos sentir la emoción y energía del lugar, y Medjugorje que hay tanta gente que el sistema lo ha comercializado convirtiéndolo en un centro de turismo y venta de souvenirs.

 

Nos hemos quedado a dormir en un área de autocaravanas en Medjugorje, Autocamp Dane1, con todos los servicios, agua, eléctricidad. Hemos pagado 10€ y el señor que está al cargo es majísimo y nos ha ayudado un montón.

 

Coordenadas: 

Dubrovnik: Un espacio para parar en la parte alta, permite dejar la autocaravana e ir en bici o en autobús N42º39'05.4"/E018º05'55.2".  Gratuito

Pocitelj: N43º08'08.8"/E017º43'51.1". Gratuito

Area de autocaravanas en Medjugorje: N43º11'42.5"/ E017º40'32.5". 10€ con todos los servicios

Hemos conducido 170 kms en total.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0