Curiosidades sobre Sofía

Estatua de Sofía, protectora de la ciudad

Este artículo está relacionado con la etapa 30 de visita a Sofía en viaje. Puedes pinchar aqui para verlo.

 

Sofía, está en pleno centro de los balcanes, en la parte occidental de Bulgaria, en el valle de Sofia y entremedio de 4 macizos montañosos.

 

Desde la ciudad se puede ver una montaña de mas de 2000m de altitud, cubierta de nieve.

La estatua de Sofia da la bienvenida a los visitantes a la vez que protege a la ciudad y al Estado.

 

Fue encargada para el inicio del nuevo milenio.

 

Es una mujer joven, con la cabeza y las manos en oro, con una diadema en forma de muralla, sosteniendo en su mano derecha una corona de laurel, y en la izquierda un mochuelo, símbolo de la sabiduría.


Es una ciudad relativamente grande, con un millón trescientos mil habitantes.

 

La parte turística está en el centro, y hacia las afueras hay barrios de construcción comunista.  Las casas normales se ven un poco deterioradas.

 

Hay un itinerario marcado para poder ver la ciudad y todos los diversos monumentos que hay, pero a nosotros nos gusta perdernos y dejarnos sorprender por lo que vamos encontrando.

 

Hay varias oficinas de información y turismo. Preguntamos a varias personas por ellas pero no la conocían, sin embargo cuando preguntamos por el estadio de futbol, nos contestaron enseguida.

 

Una está en la estación del metro Sérdica 2, email: largo@info-sofia.bg, otra en el pasaje subterráneo delante de la Universidad San Clemente, email: turist@info-sofia.bg y la tercera en el jardín Urbano, email: chitalnyata@gmail.com.

 

Esta tercera abre todos los días de 10 a 20h, y las otras dos únicamente de lunes a viernes de 9.30 a 18.00.

Al lado de la estatua de Sofia, está la iglesia ortodoxa Santa Petka de los Talabarteros (Svela Pelka Samardzhiyska) del s.XIV, la mezquita Banya Bashi que estaba en obras, la sinagoga de Sofía y la catedral catolica de San José.

 

Así que al igual que hemos visto en Bosnia, aquí también están las cuatro religiones en un espacio muy cercano unas de otras.

Imagen tomada en la carretera en Bosnia

Se puede ver también el templo romano que es otro de los edificios más antiguos de la ciudad.

 

Alrededor una necrópolis y murallas, de la época romana que han descubierto y dejado a la vista.

 


Puente de las águilas en Sofía

Otra de las puertas de la ciudad está en el puente de las águilas.

 

Es un puente muy pequeño que queda disimulado entre el tráfico.

 

Fue construido en 1891. Además, es el inicio del paseo Tsarigradsko chassée, que es uno de los emblemáticos de la ciudad.


Hay cuatro pilares coronadas por sendas águilas en bronce que representan a los desterrados de Sofía que eran recibidos en este lugar por sus parientes cuando pudieron volver por la liberación.

Cercano hay una plaza donde se pueden ver varias esculturas representando este hecho. Las imagénes son muy expresivas. Muy bonito.

 

Y fue muy curioso cuando descubrimos que estaba a dos minutos del estadio de futbol, donde estábamos aparcados.


Catedral ortodoxa de Sofía

Uno de los monumentos que más llama la atención es el Templo monumento de San Alejandro Nevski.

 

Es la mayor iglesia ortodoxa en activo de bulgaria.

 

Se construyó en honor y reconocimiento al pueblo ruso y a todos los que murieron en la liberación de Bulgaria del imperio otomano.

 


Vistamos la basílica de Santa Sofía. Es una iglesia del s.IV. Sí no falta ninguna X, es del s.IV, construida sobre los restos de otros anteriores. Nos dejó impactados. Está construida en ladrillo y tiene unos parédes altísimas, con cubierta de medio punto y bóvedas centrales. Lo comparamos con las pocas iglesias prerománicas que conocemos y ésto era civilización cuando nosotros estábamos en la edad de piedra, todavía. En la edad media sirvió de catedral metropolitana y en el s XIV da nombre a la ciudad, por eso aparece en el escudo. En la dominación otomana fue reconvertida a mezquita y destruidos los frescos que tenía. Sufrió dos terremotos que la dejaron abandonada, y en 1939 fue reconstruida y santificada de nuevo. En el subsuelo hay abierto un museo con instalaciones funerarias de la necrópolis oriental.

Se empezó en 1904 y se terminó en 1913. Las cúpulas tienen un retoque en oro, que es del 2006.

 

Al entrar adentro nos decepcionó un poco, es muy oscura y no sentimos la energía que hay en otros lugares.

 

Por debajo se puede visitar un museo con frescos, pero no entramos.

Mercadillo cerca de la catedral de Sofia

En la parte de afuera hay un espacio muy grande para aparcar, y cerca hay un jardín con un mercadillo sobretodo de antiguedades, un lujo para los coleccionistas.

 

Se podían encontrar desde cámaras de fotos, instrumentos, y muchas joyas.


Basílica de Santa Sofía en Sofía

Vistamos la Basílica de Santa Sofía.

 

Es una iglesia del s.IV, construida sobre los restos de otros anteriores.

 

Nos dejó impactados. Está construida en ladrillo y tiene unos parédes altísimas, con cubierta de medio punto y bóvedas centrales.


Detalle de los techos y paredes de la Basílica de Santa Sofía en Sofía

Lo comparamos con las pocas iglesias prerománicas, que conocemos, bastante posteriores a ésta.

 

Esto era civilización cuando nosotros estábamos en la edad de piedra, todavía.


En la Edad Media sirvió de catedral metropolitana y en el s XIV da nombre a la ciudad, por eso aparece en el escudo.

 

En la dominación otomana fue reconvertida a mezquita y destruidos los frescos que tenía. Sufrió dos terremotos que la dejaron abandonada, y en 1939 fue reconstruida y santificada de nuevo.

 

En el subsuelo hay abierto un museo con instalaciones funerarias de la necrópolis oriental. En la fachada sur está el monumento al soldado desconocido, con el fuego eterno. Y al este la tumba de un famoso escritor búlgaro.

 

Iglesia rusa en Sofía

Otro edificio muy bonito y peculiar es la iglesia rusa.

 

Es un edificio muy bonito, ortodoxo.

 

Se puede visitar porque está abierto para el culto, como todas las iglesias.

 

En un lateral hay una cripta dónde está el sepulcro con las reliquias de Sant Nicholas.

 

La gente tiene muchísima devoción, y se arrodillan delante de la tumba y se están un rato hablándole y besándola.

 

También hay una mesa para poder escribir lo que quieras, yo lo hice, pero no me enteré qué hacían con los papeles, así que el mío lo he enterrado en la iglesia de Boyana.


Hay muchísimos jardines, y muy amplios.

 

Encontramos uno en frente del edificio del teatro nacional Ivan Vazov. Hay una fuente muy larga con la estatua de una chica disfrutando de mojarse en el agua, y la gente estaba paseando, sentada, conversando, jugando con los niños alrededor de la fuente, escuchando el sonido del agua, amenizados con la flauta de un músico callejero.

 

El teatro tiene un frontón triangular en el que destaca la figura del dios Apolo rodeado por las musas de las artes. Es uno de los teatros más grandes y emblemáticos de Bulgaria.

En otro de los jardines se encuentra el monumento al Zar Libertador.

 

Se erigió en honor al emperador ruso Alejandro II y a las más de 200 mil bajas que hubo en la guerra entre Rusia y Turquia entre 1877 a 1878, que permitió liberar Bulgaria.

 

Por encima se erige la figura ecuestre del emperador y en la base representa a los soldados rusos y voluntarios búlgaros guiados por la diosa de la victoria.


Museo de historia de Sofía en el antiguo edificio de baños termales.

Es muy bonito el museo de historia de Sofia, situado en el viejo edificio de los Baños Termales, que como recuerdo tiene una fuente de la que mana agua caliente.

 

 


Además hay muchos otros edificios neoclásicos, que como no íbamos siguiendo el mapa y los nombres están en cirílico no sabemos muy bien cuales son.

 

Están la Galería Nacional, El Museo cuadrado 500 en el que se pueden ver exhibiciones de arte búlgaro y también de artistas extranjeros, la asamblea nacional que es dónde se reunen los 240 diputados que forman la Corte y algunos más.


Hay una calle comercial, en la que se encuentran todas las grandes marcas de ropa, incluida Zara, que hacía tiempo que no nos la encontrábamos. No vimos Desigual, que también nos la estamos encontrando en diferentes ciudades.

Calle peatonal de Sofía

Y una calle con un montón de terrazas y restaurantes.

 

En uno de ellos nos sentamos para tomar un helado.

 

Después volvimos para cenar y casi todos los restaurantes eran de comida italiana, y todos llenos.


Así que tenemos claro que el gran imperialismo en la comida es Italia. Por puesto también había MacDonals en varios lugares en Sofia.

Y para finalizar, os volvemos a recomendar Sofia. Nos ha sorprendido y enamorado. Nos ha gustado mucho. La hemos disfrutado. Nos hemos sentido muy bien. La gente vive muy tranquila. Es muy amable, y aunque no habla mucho inglés te intenta ayudar como se le ocurre.

 

Se puede pasear por la noche sin ningún peligro. Una interesante ciudad para descubrir.


Escribir comentario

Comentarios: 0