35° etapa. Alba Iulia, Sibiu, Monasterio Brancoveanu 2/05/17

Hoy hemos visitado Alba Iulia por la mañana, y por la tarde Sibiu, dos grandes ciudades de la Transilvania. 

 

Después hemos ido a dormir hacia Blasov pero queríamos visitar otro monasterio y nos hemos ido allí, al monasterio Bancoveano.


 

Si quieres ver más fotos, están colgadas en facebook, en la página disfruta del viaje, en la sección fotos, organizadas por álbunes de cada sitio: Alba Iulia, Sibiu.


Nos hemos levantado en Alba Iulia, hemos dormido muy bien y muy tranquilos, y hemos ido a visitar el centro histórico.

 

Es una ciudad con una gran importancia histórica. Fue fundada por los romanos en honor a Julia Augusta, la madre del emperador Marco Aurelio. Aquí también fueron coronados varios personajes importantes de la historia rumana, Miguel El Bravo como príncipe de Valaquia, Moldavia y Transilvania en 1600. Y también coronada reina María de Rumanía, esposa del rey Ferdinand I, importante en el proceso de reunificación de Rumanía. Y aquí se votó y aprobó la unión de Transilvania en 1918.

Imagen de la silueta de la ciudad en la muralla

Ha sido una gran sorpresa y es la primera ciudad que nos quita la idea de Transilvania como lugar rural. Hay ciudades impresionantes.

 

Está en el interior de una ciudadela con forma de estrella de 6 puntas, rodeada de murallas


Puerta de entrada al casco histórico de Alba Iulia

Tiene varias puertas de entrada, aunque solo hemos podido ver una, que tiene un puente levadizo y una estatua a la entrada.

 

En el interior se puede observar el mecanismo de elevación del puente. Y da entrada a la calle principal. Una gran avenida peatonal.


Dentro es una exquisitez.

 

Es una calle principal dónde está la catedral católica, muy bonita en el interior, y además hemos tenido la gran suerte de escuchar a una persona tocando el órgano, lo que ha hecho que fuera una experiencia espectacular.

Estatua equestre delante de la catedral católica

Organo de la catedral católica


Iglesia ortodoxa en Alba Iulia

Hay una iglesia ortodoxa también muy bonita, del s.XIX, rodeada de unos jardines muy bien cuidados con muchas flores, sobretodo tulipanes.

 

Además hay algún palacio que ahora es museo y otros edificios interesantes.


Este fin de semana pasado han celebrado una feria romana, y se veía los restos de un campamento, puestos de venta de artesanía y diferentes productos y estaban desmontando un escenario.

Soldado en Alba Iulia, dándonos la bienvenida

Grupo de chicos con un sacerdote


En los jardines y calle principal hay estatuas como de soldados de la época de Napoleón, un grupo de escolares con un sacerdote, con una señora de la misma época, una cíngara con su nieto, y una chica vendiendo flores, un par de hombres conversando, y varias mas.  Muy delicadas y muy bonitas.

 

En la puerta de entrada hemos visto un oficial vestido de época. Y también 3 soldados de época cabalgando en sendos caballos, dando la vuelta a las murallas. No sabemos si es habitual, o únicamente por la feria.


Nos ha sorprendido y nos ha gustado mucho.

 

Y además nos ha encantado el mercado que nos lo hemos encontrado de subida. Hay unos cuantos puestos de frutas de todo tipo, de gente que se dedica a ello. Y en el interior puestos de los caseros y campesinos que venden sus productos.

 

Casi todo eran productos de la huerta, mucha berza, rabanitos, rábanos, espinacas, también zanahorias, tomates. También mucha planta. Dentro de los caseros había alguno que tenía manzanas, algún otro huevos, y varios vendían una especie de panceta salada y curada. También conservas caseras de diferentes clases, como pimientos y guindillas posiblemente en vinagre, lo que parecía salsa de tomate, berenjena, callos. 

 

Alguno tenía vino en botella de plástico y en algún otro nueces peladas.  Pero hemos echado en falta más embutidos, o tipos de quesos, solo había alguno fresco.


En este mercado nos ha sorprendido, que no lo habíamos visto antes, vender animales vivos, sobre todo aves, desde pollos de varias clases, perdices, gallinas y gallos, patos, etc.


También había un par de puestos que hacían salchichas, como las de Orsova, que la gente comía con mucha mostaza. Hoy hemos decidido no probar.


Es una gozada estar en los mercados porque se ve lo característico del país. Casi todo es gente mayor, mujeres con las caras arrugadas y las manos endurecidas de tanto trabajar, pero que de alguna forma son las que siguen manteniendo lo característico de la zona.

 

El resto lo vamos perdiendo, nos vamos homogeneizando, y ya da igual de que país seamos, la apariencia externa es la misma.

 

Gente que te mira a los ojos, que sonríe, que te da a probar y te intenta vender, pero es honesto con el precio y con el dinero que se queda. Gente que comparte, que habla, que está viva.


Después de comer y descansar un poco, hemos conducido hacia Sibiu.

 

Nos la han definido como la ciudad más bonita de Rumanía y también nos ha sorprendido y gustado mucho.

Plaza grande (Piata Mare) de Sibiu.

La construyeron colonios sajones en el s.XII, y ya desde entonces fue un centro económico y cultural en la Edad Media, con relaciones comerciales entre el Báltico, mar negro y el mediterraneo. Esto hizo que se construyeran grandes edificiones y fortificaciones, con una gran belleza, que ahora se aprecia.

 

Durante mucho tiempo ha estado habitada por la colonía alemana en Rumanía, siendo antes de la segunda guerra mundial el 60% de la población. En la guerra se fueron todos y hoy sólo queda una pequeña minoría.

 

Es una de las que mejor nivel de vida tiene en toda Rumanía.

 

Tiene 154.000 habitantes. Hemos visto coches de muy alta gama, gente muy bien vestida y muy elegante, las casas, sobretodo las del centro, están muy cuidadas. Tiene empresas automovilísticas, textil, componentes eléctricos de Siemes, y varias empresas importantes más.

Otra imagen de la plaza grande de Sibiu

Es una ciudad amurallada, y dentro de las murallas, se caracteriza por tener una plaza grande y otras dos pequeñas, que comunican por pequeños pasadizos.

 

Además hay una calle peatonal con un montón de tiendas, y en donde también hemos encontrado a Zara.


Iglesia católica evángélica de Sibiu

Iglesia ortodoxa


Hay edificios famosos e importantes. En la plaza grande, están una iglesia católica (Biserica Romano-Católica) de estilo barroco del s. XVIII, la Torre del Ayuntamiento (Turnul Sfatului), del s.XIII, el palacio Brukenthal de finales del XVIII, que actualmente es museo. Y en todas las casas se ve el indicativo de monumento histórico. Debían ser casas de antiguos comerciantes y artesanos que ahora son restaurantes, hoteles y tiendas.

 

La ciudad tiene uno de los museos más interesante de toda Rumania, pero hoy estaba cerrado.

 

Hemos visto la catedral luterana, muy bonita, sobretodo por fuera, ya que dentro hacía mucho frío. La iglesia ortodoxa, que está en una de las plazas, la iglesia de santa Úrsula, ya hacia las afueras. La sinagoga.


Detalles de algunas de las casas de Sibiu.

Sobretodo, nos hemos dedicado a disfrutarla, a callejear por sus calles y plazas, sentir su ambiente.

 

Siempre con la sensación de que alguien te mira, te sigue te vigila. Y para que te hagas una idea, fíjate en las fotos de abajo.


Detalle de las casas, sobre todo de los tejados, en Sibiu.

Nos han encantado los tejados, y es lo que mas nos ha llamado la atención.

 

Tienen unas ventanas que parecen ojos, y parece que te siguen y te están observando, algunos con cara de admiración, de alegría, e invitándote a conocerla, otros vigilantes, y atentos, no vaya a ser que descubramos alguno de los secretos ocultos de la ciudad.


Imagen de los cárpatos nevados, desde la carretera. En esta zona se llaman montes Fagaras

Después de estar toda la tarde en Sibiu, hemos ido a un monasterio para dormir y visitarlo al día siguiente.

 

Por el camino hemos estado viendo los cárpatos, con las cumbres cubiertas de nieve. En esta zona está una de las carreteras más famosa del mundo, que es la Transfagarasan. Atraviesa las montañas Fagaras, que son las que vemos en la foto, uniendo Transilvania con la región del sur que es Valaquia. Alcanza 2042m de altitud, a través de curvas muy cerradas. Es la carretera dónde han probado muchos coches de lujo. En esta época está cerrada por la nieve.

 

Monasterio Brancoveanu, en Transilvania, Rumania

Es el monasterio Brancoveanu.

 

Muy importante en la historia rumana, y en el arte ortodoxo, que además está camino a Brasov que es la zona cercana al castillo de Drácula, que son lugares que también queremos visitar.


Al llegar estaban los monjes rezando con un altavoz, por lo que hemos seguido sus cantos desde una de las capillitas del monasterio. Es muy bonito, con los típicas pinturas ortodoxas, con un estilo propio, y sobre todo con maderas talladas.


Aquí hemos encontrado un parking al lado del monasterio para dormir, que parece muy tranquilo. Hay un bar cercano, en el que hemos tomado una cerveza. La gente estaba cenando, y los platos tenian muy buena pinta.

 

Hemos intentado comer huevos fritos con jamón, que aparecía en la carta, y NO  NOS HAN DEJADO, porque es para desayunar.

Coordenadas:

Sibiu no las hemos cogido, pero hemos aparcado en un parking de pago al lado del stadium de futbol. A 1km del centro más o menos. Hemos pagado 10 lev rumanos (2,5€ por unas 4-5horas)


Monasterio Vankoveano en Sambata de Sus:  N45º41'30.9"/E024º47'46.1".
Parking al lado del monasterio. Sitio muy tranquilo. Hay un bar cerca, y el monasterio tiene agua para poder coger. No hay servicios.

 

Hemos conducido 160 kms en total. Hemos ido por autopista, que está de maravilla y no hay que pagar peajes.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0