37° etapa. Monasterio Brancoveanu, Castillo de Bran, Rasnov, Blasov, Sinaia 4/05/17

Hoy nos hemos ido temprano del monasterio y hemos ido al castillo de Bran, el castillo de Drácula, luego al castillo de Rasnov, que es donde vivió Drácula. Hemos visitado Blasov y para dormir nos hemos acercado a Sinaia, ya camino de Bucarest.

 

Y estamos aparcados en un lugar espectacular, al lado de un río cerca de un bosque.


 

Si quieres ver más fotos, están colgadas en facebook, en la página de facebook  disfruta del viaje en la sección fotos, organizadas por álbunes de cada sitio: castillo de bran, rasnov, blasov


Nos hemos levantado y hemos salido directamente hacia el castillo de Bran, el castillo de Drácula.

 

Esperábamos carreteras estrechas, sinuosas, entre bosques, como aparece en la famosa novela de Drácula. Y así ha sido.

 

En vez de ir por la carretera nacional, se nos ha ocurrido coger las carreteras blancas y amarillas que eran más directas. El GPS también nos marcaba por allí, así que "allá vamos" por la Transilvania profunda.

Y bien profunda, pero en la carretera. Era un bache continuo, lo difícil era coger un trozo con brea en su sitio. Parecía que íbamos haciendo rallies. La autocaravana, la pobre, iba haciendo maniobras orquestales para poder pillar trozo de brea y superar los agujeros.

Después de sufrir un buen rato, de saludar a los paisanos que veíamos por los pueblos, de cruzarnos con algún que otro campesino con su carro, y varios bmws o volvos, bastantes camiones y furgonetas, hemos llegado a Bran, con el firme propósito de olvidarnos de los caminos rurales.

Subida al Castillo de Bran

Y al llegar, hemos visto la imponente figura del castillo en lo alto de un escarpado monte.

 

¡¡¡¡El castillo del peligroso vampiro Drácula!!!

 

Sin embargo, para llegar hay un montón de tiendas de productos para turistas. Claro, la novela.

 

Nos quita un poco las ganas de ir, pero seguimos adelante, pertrechados con nuestras cruces y protecciones del vampiro.

 

Y cual es nuestra sorpresa que NO HAY NINGUN VAMPIRO.


Una de las estancias del Castillo

El castillo fue la residencia de la reina María de Rumanía entre la primera y segunda guerra mundial.

Y el castillo está hecho a su imagen y semejanza, con un montón de detalles muy bonitos. Se pueden visitar las diferentes estancias.



Algunas de las estancias del castillo

La Reina era hija del duque de Edimburgo y de una duquesa de Rusia, por lo que era sobrina de la Reina de Inglaterra y del Zar de Rusia. Se casó con el heredero a la corona de Rumanía, el futuro rey Ferdinand I de Rumanía.

 

Fue una mujer muy guapa, según las fotos, muy elegante y muy especial. Trabajó de enfermera durante la I Guerra Mundial, recibió por ello la cruz al mérito.

 

Y fue artista, escribiendo algún libro, pintanto, haciendo decoración de interiores y también de mecenas.

Una de las estufas del castillo

Hay unos muebles tallados en madera impresionantes, también las puertas.

 

En cada habitación hay una estufa económica (de leña), con azulejos, muy bonitas.



El castillo de Bran por el interior

La relación del castillo con Drácula, el vampiro, es casi pura coincidencia. Aparece en la famosa novela del escritor irlandés Bran Stokes, que nunca estuvo aquí.

 

Drácula era Vlad el empalador, de la historia rumana, pero esta idea la juntó con otras imágenes de terror como chupar sangre, el murciélago, etc. de su propia cosecha, y consiguió escribir el libro más vendido de la historia después de la Biblia.

 

En Rumanía no se hace mucha relación a Drácula, el vampiro, y es lo primero que sorprende. Según escuchamos a una guía, al principio les molestaba, ahora es un buen reclamo para que la gente venga y a partir de ahí puedan conocer todo lo que Rumanía ofrece.

 

Vlad Tepes, el empalador, fue príncipe de Valaquia entre 1456 y 1462. Fue un gran luchador contra el expansionismo otomano que amenazaba su país y al resto de Europa. Cosa curiosa es que sufrió anemia de pequeño, de ahí su relación con la sangre. Fue prisionero de los otomanos hasta los diecisiete años de edad, año en que consiguió el trono de Valaquia, aunque tuvo que luchar por él en varias ocasiones. Era famoso por su forma de matar a sus enemigos, que les atravesaba con una lanza para que murieran lentamente.

 

En Rumanía es considerado un héroe. Fue todo un revolucionario en su época y liberador de Rumanía, nada que ver con la leyenda. Además también tenía algo de Robin Hood, repartiendo dinero entre los pobres.

El castillo merece la pena visitarlo. Nos ha gustado mucho.

Saludos a Toño de Santa Cara y a todo el grupo de navarros que están viajando por Rumanía en estas fechas.

Y encima hemos tenido una gran sorpresa.

 

Nos hemos encontrado con un grupo de jubilados de la Ribera de Navarra, de Santa Cara, Tafalla y alrededores.

 

¡Vaya, de al lado de casa!!

 

Si es que encima conocían a gente de mi pueblo.

 

¡¡¡Qué ilusión nos ha hecho!!!

 

Además, ha sido buen encuentro ya que seguro que llevaban ajos de falces, que son super ricos y tienen muchísima fama.

 

¡¡¡¡Ya estamos salvados frente a los vampiros!!!!


Sin embargo, no me he librado del vampiro, pero ha sido a plena luz del sol, y por la espalda, a traición.

 

Cuando hemos salido de Bran dirección a Rasnov, he sentido un un pinchazo y un dolor fuerte en la espalda. Me ha hecho gritar, me he asustado, me he sacudido, y había una avispa enorme, que no sabemos cómo ha entrado en la autocaravana.

 

Mas vale que la pomada árnica-úrtica de weleda ha sido efectiva y me ha quitado el dolor y no ha dejado que se hinchara demasiado.


Castillo de Rasnov en lo alto del monte

Nos hemos dirigido al castillo de Rasnov.

 

Este castillo, en lo alto del pueblo, en un lugar estratégico para la defensa, está relacionado con la historia de Rumania, y con Vlad Tapes.

 


Murallas de la fortaleza de Rasnov

El castillo de Rasnov está ligado a la defensa de Rumanía desde la época de los dacios contra los romanos.

 

Consiste en diferentes líneas defensivas, hasta llegar a la parte más alta, en el cerro.


Vista desde el Castillo de Rasnov. Se ve el pueblo en la parte baja y toda la comarca. Es una zona de deportes de invierno gracias a la cercanía con los Cárpatos.

Plaza de Rasnov, dentro del castillo

En el interior está el pueblo, aunque están casi todas las casas en ruinas menos unas pocas dónde venden souvenirs a los turistas.


Nos hemos encontrado un museo de un hombre muy peculiar, Cetatea Rasnov, 8amo. Tiene antiguedades y artilugios de diferentes sitios. Tiene varias fotos de sí mismo en diferentes lugares que ha visitado, entre ellos los pirineos.Nos ha dado su tarjeta.

 

Se ha alegrado cuando le hemos dicho de dónde somos. "Vascos" con la mano en el corazón, ha dicho.

Saludo de Cetatea Rasnov y acordeonista detrás en el castillo de Rasnov.

Había un acordeonista que nos ha dedicado "alma, corazón y vida".

 

He bailado con el del museo. Luego con otra canción, hemos hecho corro con unos alemanes y el del museo.

 

Nos han aplaudido después. Ha sido muy divertido.



Uno de los edificios de Blasov.

Hemos comido en Rasnov, y después hemos ido a Blasov.

 

Es una ciudad muy grande, 180.000 habitantes, y la capital del distrito.

 

Hemos visto una zona comercial en la entrada y hemos aparcado allí, a 3kms del centro.


Puerta de entrada a Blasov a través de las murallas

La parte antigua está dentro del antiguo sistema de murallas, quedando todavía alguna de las puertas, como se puede ver en la foto.

 

Son varias calles paralelas, en la que se nota que la calle principal es más turística, está más cuidada, y hay mucha más gente. En estas calles aparecen diferentes edificios.

 

En la parte alta hay un castillo-ciudadela.


Pudimos ver la sinagoga de Blasov, aunque llegamos tarde y ya la habían cerrado al público. En la entrada han un homenaje a las personas muertas en el holocausto, con un cartel con Nunca Mas, en diferentes idiomas.

 

Allí nos encontramos con un grupo de turistas catalanes que también estaban visitando Blasov.

Imagen de la sinagoga de Blasov.

Homenaje a todas las personas deportadas y muertas en los campos de concentración, en el Holocausto


Antiguo ayuntamiento de Blasov, actual museo de historia, en plena plaza

Tiene una calle peatonal, llena de tiendas, restaurantes, terrazas que llega a la plaza Statului.

 

La antigua plaza del ayuntamiento, en la que se pueden admirar impresionantes edificios barrocos con fachadas rícamente ornamentadas.

 

En el centro se encuentra el antiguo ayuntamiento, hoy museo de historia. Es una edificio de arquitectura sajona del s. XV.

 

En esta ciudad, al igual que en Sibiu, también se nota la influencia germánica. 

 

Hemos disfrutado mucho sentados en la plaza, escuchando el sonido del agua de la fuente que teníamos detrás, viendo a los paseantes, hombres y mujeres muy elegantes, a los padres con los niños, los niños conduciendo unos coches de juguete enormes, los turistas con su cámara de fotos y el helado.


Detalle de una de las casas de Blasov

Casas barrrocas de Blasov


Detalle de la calle peatonal

Plaza con la iglesia ortodoxa


Entrada a la iglesia negra

Uno de los edificios más importantes es la iglesia negra que es luterana.

Los alrededores están en obras, así que no llaman mucho a ir, así que quizá ya hemos ido un poco a disgusto.

 

Para entrar había que pagar 10lev cada uno. Y era tan fría, nos ha decepcionado un poco.

 

Destacaban los bancos de la iglesia, que los fueron construyendo para que los feligreses se sentaran a oir el sermón, y representaban las diferentes clases sociales. Los pobres no tenían espacio sentados.

 

 

También es famosa por sus tapices y alfombras de tejido otomano, que se pueden ver en la iglesia.



Para dormir, nos hemos acercado a Sinaia que es la siguiente ciudad que queremos visitar. Hemos encontrado en park4nights un lugar cercano, a 12kms.

 

Está en un bosque, a la entrada del parque natural de Bucegi, al lado de un río. Un paraíso.


Coordenadas:

Castillo Bran: No hemos cogido coordenadas, pero es un parking que está al lado del castillo. 20lev por 4horas.


Rasnov: N45º35'22.1"/E025º33'59.7". Hemos aparcado en la calle al lado del funicular que sube al castillo. Hemos pagado 24lev por subir y bajar.


Blasov: N45º39'33.3"/E025º33'59.7" Paking a la entrada de la ciudad, zona comercial, a 3kms del centro. Con las bicis se llega muy fácil, es subida de ida.


Sinaia: N45º25'50"/E025º31'56.3". Area de descanso en plena naturaleza usado por los rumanos. Al lado del río, en el inicio del parque natural. A 12kms de Sinaia.

Hoy hemos conducido 144kms

 

Escribir comentario

Comentarios: 0