51º etapa. Budapest. 18/05/17

Edificio del Parlamento de Budapest a la noche.

Ayer llegamos a Budapest, y empezamos a disfrutarla.

 

Nos acercamos al centro y la vimos de noche. Dimos un paseo en barco por el Danubio.

 

Es una ciudad muy bonita, una de las perlas del Danubio. Una ciudad importante en el imperio astrohúngaro y en la cultura europea.

 

 


Si quieres ver más fotos, están colgadas en la página de facebook disfruta del viaje: Budapest.

Fue un poco aventura la llegada a Budapest.

 

Aparcamos y queríamos ir al centro, pero no teníamos ni mapa, ni dinero. Y tuvimos una gran idea, cogimos un taxi, le pedimos que nos acercara a un cajero, sacamos dinero y después al centro, al edificio del parlamento, que sabíamos que está al lado del Danubio.

Un brindis por vosotros desde el Danubio

Dimos un pequeño paseo por el Danubio y aprovechamos que vimos la oportunidad de dar un pequeño crucero.

 

Hora y media con una bebida y música en directo unos 20€ por persona.

 

Un lujo, menudo recibimiento nos dimos.



Por la mañana, como ya teníamos un poco de idea de Budapest, cogimos las bicis y nos fuimos al centro. Cerca de donde estábamos aparcados está la plaza de los heroes.


Y os vamos a ir contando la ciudad en relación al itinerario que realizamos.

 

Tiene estatuas representativas de los heroes húngaros, desde los líderes de las siete tribus magiares que fundaron Hungría en el siglo IX, San Esteban I de Hungría, que tiene una iglesia dedicada y otros personajes importantes.

 

Se inició su construcción en 1896, con la celebración del milenio del país, y se finalizó en 1929. Fue destruida durante la II guerra mundial y reconstruida y modificada durante la época comunista.

 

Junto con la avenida Andrassi, que nace de ella, es considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Plaza de los heroes en Budapest, vista desde la Avenida Andrassi


Edificio de la ópera en la avenida Andrassi

Continuando por la avenida, ya se pueden apreciar los grandes edificios característicos del imperio astrohungaro.

 

Hay algunas plazas con estatuas de diferentes personajes.

 

Y a la derecha nos encontramos el edificio de la ópera.


Es uno de los grandes edificios de ópera europeos, y con una de las mejores acústicas del mundo. Tiene espacio para 1289 espectadores. Y una gran oferta de cultural, no en vano Budapest y Hungría es parte de la cuna de la cultura europea.

 

La vez anterior que estuve en Budapest, hace ya unos cuantos años, fuimos a ver un espectáculo y una de las cosas que más me llamó la antención, además de disfrutar del evento, fue que todos aplaudían al unísono, como en una rememoranza de la homogeneización que impuso el regimen comunista.


Basílica de San Esteban en Budapest

Siguiendo por la avenida Andrassi, nos encontramos con la Basílica de San Esteban. Es la catedral y de culto católico.

 

Junto con el parlamento, es el edificio más alto de la ciudad, con 96m. Se puede subir hasta la cúpula, desde la que se obtienen unas vistas panorámicas de la ciudad. Aunque decidimos continuar nuestro paseo.

 

Cerca de aquí hay una oficina de información y turismo, donde conseguimos un mapa de la ciudad, y compramos tickets para los baños de Szechenyi, que estaban con un 20% de descuento


Continuamos paseando por las calles ya peatonales y nos encontramos la plaza de la libertad.

Plaza de la libertad, con el monumento a la liberación de Budapest por el ejército soviética en 1945

Esta plaza se denomina así porque en este lugar fueron ejecutados muchos combatientes por la libertad de Hungría en 1848 y 1849.

 

Está entre medio de la embajada de Estados Unidos y el monumento a la ocupación soviética, que es el monolito que se ve en la foto y recuerda la liberación de Budapest por el ejército rojo en 1945.


Es un espacio tranquilo para pasear y hay además unas terrazas donde poder disfrutar del buen tiempo.

 

Desde allí se aprecian el edificio del Parlamento y nos dirigimos hacia allí. En el camino nos encontramos con una estatua de Ronald Reagan, al que le dimos la mano en un gesto de que las personas importantes, que tienen en sus manos los destinos de muchas personas, puedan vernos como tales y velar por un mundo mejor para todos.

 


Puente simbólico con la imagen de Mijail , lider importante de Hungría

Siguiendo nuestro camino nos encontramos con una estatua curiosa. Es un puente con un señor encima mirando hacia el parlamento.

 

Uno de los guías que andaban por ahí nos contó que es un monumento Nahy Impe, uno de los líderes de la Revolución Húngara de 1956.


Los tanques soviéticos entraron y sofocaron la revuelta dejando más de 3000 muertos. Los líderes fueron matados o encarcelados. Nahy Impe murió en la carcel en Rumanía, 2 años más tarde.

 

Está encima del puente indicando el largo camino hacia la libertad, y mirando al parlamento, a la democracia.


Imagen del Parlamento Húngaro en Budapest, visto desde el Danubio

Continuamos camino y llegamos al parlamento.

 

Es el segundo más grande de Europa, después del de Bucarest, y es uno de los edificios más representativos de Budapest. Tiene una longitud de 268m y una altura de 96m.

 

Está en una situación privilegiada, delante tiene una gran plaza, con una estatua ecuestre, una fuente, y bordeándolo pasa el tranvía. Es la foto que se puede ver al principio del artículo.

 

Y por el otro lado, en las orillas del danubio, por lo que se puede ver toda su majestuosidad, como en la foto de arriba.

Monumento a Kossuth, y sus ministros en la plaza del mismo nombre, al lado del Parlamento. Es el representante del independentismo húngaro.

A la derecha hay un monumento a Lajos Kossuth, que fue el presidente húngaro en la revolución del 1848, acompañado de sus ministros. Y es el que da nombre a la plaza.

 

Esta revolución implicó la independencia húngara del imperio austriaco, por lo que son de las mayores figuras nacionales en su historia. Y un hito importante del independestismo húngaro.


Como vemos, la historia de Hungría, y en concreto de Budapest está llena de revoluciones. Es un país que le ha tocado levantarse y luchar contra muchos imperios y dominaciones.

El otro lado de la estatua de Kossuth

La estatua tiene un reverso, también dedicado a los heroes nacionales, pero ya no nos pudimos enterar exactamente qué significa.

 

Nos gustó, y queríamos que lo supierais.



El parlamento se puede visitar, pero continuamos caminando hacia el danubio. Es un barco muy vivo, donde se puede ver mucha circulación de barcos de arriba a abajo, principalmente dedicados al turismo. Se pueden ver atracados varios cruceros, y están los muelles donde contratamos el crucero que dimos por la noche.

Imagen de Buda desde Pest

Budapest es una ciudad que nació con la unificación de dos ciudades anteriores: Buda y Pest. Pest, que es la parte más comercial, al otro lado del Danubio, se encuentra Buda, que es más residencial. Hasta ahora hemos estado paseando por Pest, y desde el Danubio se puede ver la antigua Buda.


Una de las imágenes que sorprende es ver una hilera de zapatos, reproducidos en hierro, en el borde del danubio. Representan a los judíos que fueron arrojados al río en la segunda guerra mundial, y que Budapest no se olvida de ellos.

Zapatos reconstruidos en hierro de la época de la II Guerra Mundial al lado del Danubio. Homenaje a las víctimas judías.


Puente de las cadenas en el danubio

Budapest tiene varios puentes sobre el danubio.

 

El más importante es el de las cadenas, ya que fue el que permitió la unificación de las dos ciudades en 1983.



Cruzamos el danubio por el puente de las cadenas, y vamos a empezar a visitar Buda. El nombre, hace referencia, bien a su fundador Bleda, o de la palabra eslava voda que significa agua

 

Castillo de Buda, en Budapest.

Uno de los edificios que destaca es el palacio de Buda, que fue residencia de los reyes de Hungría desde el siglo XIV y fue reconstruuido a mitades del s XVIII como símbolo de la dominación de los Habsburgo sobre la Hungría recuperada del imperio otomano.

 

Está considerado patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se puede visitar


Tunel del kilómetro cero en Buda, al lado del puente de las cadenas

Para subir al castillo hay un tunel, donde está el kilómetro cero. Y al lado hay un funicular.

 

Nosotros cómo íbamos en bici seguimos por el Danubio, y subimos por una carretera interior. Pasamos por la primera iglesia luterana de Budapest, que está al lado del Danubio.



Bastión de pescadores con la estatua ecuestre de San Esteban

En la parte alta de Buda está la iglesia de S.Matías. Una iglesia impresionane. Y enfrente de la iglesia hay una plaza donde se puede ver el bastión de pescadores con la estatua de San Esteban, uno de los primeros reyes de Hungría.

 

El bastión de pescadores es un trozo de las murallas que defendían la ciudad en la Edad Media, y se llama así porque eran los pescadores los responsables de defenderla.

 

Actualmente es una terraza con siete torres que dan al Danubio, cada torre representa a las siete tribus magiares. Es un mirador con numerosas escaleras y paseos. Impresionante.

 

Decidimos no entrar en el castillo, ni en la iglesia de Matías porque hacía mucho calor y priorizamos tomarnos una cerveza en un mirador del bastión de pescadores.


Mercado central en Budapest

Después de estar en Buda y pasear un poco por ella disfrutando de sus casas decoradas, y de su ambiente, volvimos a bajar al Danubio, y lo cruzamos por dos puentes más a la derecha del puente de las cadenas, otro puente muy bonito, para llegar directamente al mercado central.

 

Estamos acostumbrados a mercados mucho más rurales y éste nos sorprendió porque es totalmente turístico. El edificio es muy bonito y merece la pena acercarse, pero los puestos aprovechan de todos los turistas y se nota en los precios y en el tipo de mercancias. Nos sorprendió ver jamón español.

Comida en el mercado central

Como no podía ser menos, comimos en el mercado, aunque no fue fácil porque no fuimos originales y no había sitio para sentarse.

 

Pedimos gulash de ternera sobre una base de patatas, que es como un guiso de ternera, y una berenjena rellena con arroz con verduras y queso gratinado por encima. Estaba muy rico.



Otro de los edificios que no queríamos perdernos era la sinagoga, y tuvimos suerte ya que accedimos a un tour gratis en español.

 

Es la más grande de Europa, y la segunda del mundo, después de la de Nueva York. Tiene capacidad para 3000 personas, 1500 hombres en la parte de abajo, y 1500 mujeres en los pisos laterales.

Sinagoga de Budapest, la segunda más grande del mundo.

La construyeron a mitades del siglo XIX, en un tiempo record 5 años, y contiene elementos que le hacen asemejarse muchísimo a una iglesia católica.

 

Tiene un par de púlpitos laterales, que en las sinagogas no se usan, la mesa donde se colocan las tablas de la Tora para su lectura se ha desplazado al frente, en vez de estar en el centro de la sinagoga, asemejandolo a un altar.

 

Tiene un órgano en la parte posterior, que en las sinagogas los instrumentos musicales no están permitidos, ya que se consideran de luto desde que se destruyó el templo de Jerusalem.

 

El órgano se toca en las celebraciones judias, e incluso los sábados pero para no incurrir en pecado, lo toca una señora católica.

Cementerio de la sinagoga de Budapest

En el patio de la sinagoga hay 24 fosas comunes, rodeadas de placas con nombres, y todo rodeado de árboles y cubierto por hiedra.

 

Corresponden a las personas que murieron en el gheto de Budapest.


Los judíos de Budapest vivieron en relativa tranquilidad durante la segunda guerra mundial hasta 1944 en que fueron obligadas a recluirse en el gueto, el último que se formó.

 

Este gheto fue sitiado durante 6 semanas, las últimas de la guerra. Las condiciones fueron tan duras que muchas personas murieron.

 

Cuando fue liberado por  el ejército rojo soviético, se encontraron con muchas de ellas muertas en ese mismo lugar de la sinagoga, así que decidieron enterrarlas allí. Hay una foto que muestra este hecho en las paredes del patio de la sinagoga. Hecho excepcional en una sinagoga, ya que los cementerios no se colocan en los patios.

 

Las placas corresponden a las personas que fueron identificadas. Quedan muchas sin nombre.

Placa con nombres de personas que ayudaron a salvar a personas judías de Budapest

Hay otros monumentos conmemorativos de las personas que murieron en el Holocausto, como una imagen que representa a las personas que fueron obligadas a caminar desde Budapest hacia un campo de concentración en Austria, en invierno. Por lo que caminaban hacia un abismo sin futuro.


Un sauce llorón metálico, el árbol de la vida, con nombres grabados de las personas que murieron en el holocausto, financiado por el actor Toni Curtis, descendiente de judíos húngaros.

 

Hay unas placas en el suelo con los nombres de las personas que ayudaron a salvar judíos a riesgo de su propia vida.

 

El más representativo es Raoul Wallenberg, cónsul sueco que acogió y liberó a miles de judíos dándoles pasaportes suecos. Uno de ellos es Angel Sanz, diplomático español que consiguió dar pasaportes falsos alegando origen sefarditas.Hay una película que lo cuenta que se llama "el angel de Budapest"

Mosaico de vídrio en la sinagoga de Budapest

Y hay un mosaico de vídrio que representa la llama del holocausto como conmemoración de los 50 años realizada por una mujer que sobrevivió a uno de los campos de concentración y lo hizo con sus propias manos a la edad de 84 años.



Y para finalizar nuestra visita a Budapest nos fuimos a los baños, que por algo esta ciudad se caracteriza por tener 80 manantiales termales.

 

Hay mucha variedad dónde elegir, pero elegimos los que teníamos al lado de "la casita", los baños Szechenyi, que son los más grandes de Budapest. Hay otros muy famosos que son los baños Gellert, en Buda. Son famosos porque se han rodado varios anuncios, entre ellos el de los cuerpos danone.

Edificio de los baños Szecheny

Siempre es un placer relajarse en aguas termales, pero aquí el placer se multiplica por la belleza y suntuosidad del edificio donde están localizados.

 

Hay un  montón de piscinas interiores a diferentes temperaturas, y un par de piscinas exteriores. En las interiores no utilizan cloro. Una maravilla. Además hay posibilidad de baño de vapor y de sauna seca. Todo un privilegio.


Nos llamó la atención la cantidad de gente que iba con cámaras de fotos adaptadas a la humedad, con los móviles en funda impermeable. Nosotros no lo hicimos, nos permitimos ese espacio de relax, para nosotros, sin fotos.


Por la noche volvimos a Budapest. Estuvimos paseando por la calle Váci Utca, que es la calle comercial más famosa. Disfrutamos viendo a lugareños y turistas paseando y sentados en las terrazas. Saludamos a Zara que también andaba por aquí. Nos tomamos un helado, y estuvimos sentados escuchando música en directo de la terraza de al lado.

A la vuelta pasamos por un parque donde estaba mucha juventud con botellas y cervezas disfrutando de la noche tan maravillosa.

 

Hemos pasado un par de días fantásticos en Budapest. La única pega es que aquí se va el dinero como si fuera agua. Será por eso que hay tanta agua en Budapest.


Coordenadas,

N47º31'00.2"/E019º05'03.2". Aparcamiento gratuito en los jardines de la ciudad, a 200m de los baños Szecheny.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0