Reflexiones sobre el cuidado

No estamos solos, hay algo o alguien que nos acompaña y nos guarda.

 

¿Crees ésto? Nosotros sí. Hemos tenido unas cuantas pruebas de que es así, y nos deja muy tranquilos pensarlo.

 


La primera nos fuimos a dormir a un parking cercano a la entrada a la fortaleza de Belogradchik, y cuando ya estábamos en la cama apareció algún coche con gente de marcha. ¿qué hacemos? Decidimos confiar y quedarnos allí.

 

A la mañana cuando nos hemos levantado, la perrita de la foto estaba al lado de la autocaravana, cuidándonos.

 

Y ha sido muy bonito. Quien tenga mascotas lo entenderá. Nos ha acompañado a dar un paseo con las bicis. Luego nos ha estado esperando en la autocaravana, y cuando hemos vuelto, ha dado gritos de alegría de vernos.

 

Nos hemos emocionado.

Y en Vidin, nos pasó parecido. Aparcamos cerca de la fortaleza Baba Vida en Vidin, y era lugar de encuentro y quedada.

 Por la mañana, para recordarnos que estamos protegidos,

 

estábamos acompañados por 4 camionetas-caravana de mozarrones alemanes. Encantandores.


Esto también nos hace pensar que estamos en el lugar que tenemos que estar.

 

Que nos estamos encontrando a las personas que son importantes para nosotros.

 

 


Así que gracias a las personas que estáis, a las que estáis apareciendo, a a las que vais a aparecer.

 

  Gracias

Como una frase del evangelio que dice algo así como que ningún pelo de nuestra cabeza se perderá. Que Dios, que cuida todo en el Universo, también nos cuida a nosotros. Que así como cuida a los pájaros del cielo, también nos cuida a nosotros.


Que hoy haya paz dentro de ti,
que puedas confiar en tu poder más alto,
pues estás exactamente donde debes estar.
Que no olvides las posibilidades infinitas que nacen de la fe.
Que puedas usar estos regalos que has recibido y transmitir el amor
que te ha sido dado.
Que puedas sentirte satisfecho sabiendo que eres un niño de Dios.
Permite que su presencia se establezca en tus huesos
y permite a tu alma la libertad para cantar, bailar y calentarse en el sol,
que está allí para todos y cada uno de nosotros.

Santa Teresa de Jesús

Escribir comentario

Comentarios: 0