Reflexión sobre Auschwich

Crematorios y cámaras de gas de Auschwich

Hemos visitado el campo de concentración de Auschwich, y algunos otros lugares relacionados con los nazis, el holocausto, el exceso de poder.

 

Nos han surgido muchas dudas, muchas preguntas y hemos querido expresarlas en esta reflexión personal.

 


Como ya hemos comentado en el artículo, muchas veces hemos visto imágenes relacionadas campos de concentración, especialmente de Auschwich-Birkenau, pero también de muchos otros. Sin embargo, es muy diferente verlos en la tele o en películas o en los libros a estar aquí.

 

Aquí se siente en la piel, en el cuerpo, en el corazón. Se puede experimentar la energía que hay en estos lugares, una energía densa, pesada.

 

Es comprobar que lugares que nunca debieron existir, lo hicieron realmente. Los pelos se ponen de punta viendo los diferentes edificios, leyendo los paneles, con las imágenes de lo visto en la cabeza.

Una de las cámaras de gas del campo de concentración de Auschwich

En el campo de concentración, al ir pasando de un módulo a otro, con el cuerpo y el corazón encogidos, nos fueron surgiendo un montón de preguntas en la cabeza:

 

¿cómo ha sido posible?

 

¿qué es lo que lleva a unas personas a desensibilizarse de tal forma para producir tanto dolor y sufrimiento en otras?

 

¿puede ser una idea más fuerte que la vida de otro ser humano?

 

¿qué es lo que hace que sea más fuerte cumplir una orden que la vida de otro ser humano, de otro ser vivo?

 

¿cómo se puede asesinar a tantas personas y seguir viviendo, seguir comiendo y durmiendo y reir y abrazar a la mujer, a los hijos?

 

¿qué mecanismos activamos para protegernos del dolor, del horror? ¿Cómo somos capaces de justificarlo en nuestra cabeza?

Barracones del concentración de Auschwich-Birkenau

Y hay mucha gente que se ha planteado esto mismo. No somos originales, ya lo sabemos.

 

Uno de ellos es Baketik, en el País Vasco, que hablan de la limitación humana, la limitación de la conciencia.

 

Nosotros nos planteamos también si es la fuerza del sistema. ¿El sistema nos atrapa y nos roba nuestra energía para alimentar la suya?

 

¿Lo vamos alimentando al potenciar una idea, un mecanismo?. ¿Seguimos a sus líderes y nos vamos uniendo a esa energía, a esos "ideales" y poco a poco esa energía que vamos creando y alimentando se hace cada vez más fuerte, y coge la fuerza de la masa? ¿puede tener tanta fuerza como para que la sigamos incluso cuando va en contra de algo tan importante como la vida?

 

Quizá lo has podido comprobar en un concierto, o un partido de futbol, en que te ves arrastrado por la emoción, y por un momento, es el grupo el que manda. Y hay que poner mucha conciencia para salirte de esa energía. ¿Conoces la sensación?

 

¿pero cual es el mecanismo que nos deshumaniza de esa forma, que nos convirtamos en meras marionetas?

 

Hay diferentes teorías que explican esto como la teoría de sistemas, la cuántica, el transurfing, etc. ¿pueden tener razón?

Entrada a la cámara de gas y crematorio

Y no queremos justificar a nadie, pero ¿puede ser que el mismo Hitler y sus compinches estuvieran siendo arrastrados por esta misma energía de destrucción, de miedo, de horror?.

 

Tenían todo el poder, entonces, ¿por qué necesitaban construir unos bunkes enormes para pasar las vacaciones? ellos tambien necesitaban protegerse, ¿de que?

 

Hemos estado en la guarida del lobo, es el lugar donde construyeron todo un complejo de bunkers para pasar las vacaciones,  Hitler y su plana mayor. Ahora quedan las ruinas y lo que quedó después de que los bombardearan cuando se fueron, al final de la guerra. Impresionan. 

Bunker de Hitler en la guarida del lobo, en Gierloz, Polonia. Donde iba de vacaciones.

LLovía, y era el único tiempo que podía hacer para que estuviéramos allí.

 

Era como si la Tierra también llorara tanto dolor.

 

Era como si con sus lágrimas intentara lavar, limpiar toda la injusticia.

 

Era como si quisiera que el agua que fertiliza a la Tierra, que hace que las semillas puedan germinar, hiciera que esas personas que murieron fueran como semillas de otra tierra, de otro renacimiento, de otra forma de vivir.

Paredes de los búnkeres construidos para Hitler y los miembros de su equipo. Como quedó después que lo destruyeran antes de abandonarlos al final de la guerra

Y creemos que no es momento de buscar culpables ni inocentes. ¿Por qué quién puede tirar la primera piedra? ¿cómo actuaríamos nosotros si estuviéramos en la piel de cada una de esas personas?

 

Creemos que es momento de mirarnos a nosotros mismos, cada uno a su interior, de liberar todo ese dolor y todo ese peso. De abrir el corazón, de mirar a la persona que tenemos enfrente a los ojos y ver su grandeza y también su miseria, como la nuestra. Y tenderle la mano, y tendernos la mano. Y hacer que entre todos este sea un mundo bello y en el que queramos vivir y disfrutar.

 

Creemos que es momento de RECUPERAR NUESTRO PODER. Trabajar en aumentar nuestra conciencia, para que seamos nosotros los que elegimos y no nos dejemos arrastrar por el sistema, por ninguno de ellos.

¿Y cómo evitar que ocurra?

 

Ojalá lo supiéramos, pero lo que sí sabemos es que hay muchas personas trabajando para la paz, para la humanidad.

 

Pongamos nuestra energía en ello, en potenciar lo que queremos, esa Tierra en la que aportamos todos, desde nuestra diversidad y diferencia y también desde nuestras semejanzas. Y así vayamos fortaleciendo las raíces de esta nueva humanidad que está naciendo.

 

Y queremos hacer un gran homenaje a todas aquellas personas que han luchado, que han creído en las personas, que a pesar de las circunstancias tan duras en las que han vivido han aportado a la humanidad y la han hecho crecer.

 

En especial queremos hacer un homenaje a Victor Franklin, sobreviviente de este campo de Auschwich, creador de la logoterapia, escritor del libro El sentido de la vida y un gran ejemplo de cómo se puede vivir la vida. A nosotros nos ha ayudado mucho.

 

El decidió que iba a sobrevivir, decidió que le podían quitar todo, pero no le podían quitar la posibilidad de elegir. De elegir desde que podía disfrutar de la bazofia de comida que apenas comía, a que eran las mejores condiciomes posibles donde podía vivir, sin dejar por eso de buscar mejorar y cambiar sus circunstancias.

 

Es el ejemplo de que somos libres para elegir la forma que queremos vivir, independientemente de las circunstancias exteriores, aunque sean tan duras como las de este campo de concentración.

 

Es el ejemplo de que cada día podemos elegir cómo queremos estar, cómo queremos vivirlo. Y cuando no lo conseguimos en la señal de que hay algo más fuerte, hay una herida profunda que está intentando salir para que la sanemos.

Y terminamos aquí, con una imagen de la belleza que la Naturaleza nos sigue regalando, independientemente de lo que hagamos, de cómo seamos.

 

Y es nuestra elección apreciarla y disfrutarla y cuidarla, o no.


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Xema (viernes, 16 junio 2017 15:25)

    Ahoooo!!!! Preciosa reflexión, gracias. Todo lo pasado dicen que ha sido necesario para llegar al momento presente, así que agradeciendo a todos los partícipes de ese momento, aprovechemos para respirar y seguir agradeciendo los tiempos que nos han tocado vivir, el aprendizaje, la abundancia y sobre todo el destino, que es hacia una Vida Plena y más Consciente.
    Fuerte abrazo