58º etapa. Wroclaw. 25/05/17

Llegamos ayer por la tarde a Worclaw y la hemos disfrutado toda la mañana.

 

Nos ha encantado, es una ciudad mágica.

 

Además de su casco antiguo y sus edificios majestuosos tiene una magia especial.

 

Sígue leyendo y lo descubrirás.

 


Si quieres ver más fotos, están colgadas en la página de facebook disfruta del viaje, el album de fotos Worclaw.

Qué ver en Wroclaw

1. El casco antiguo

Wroclaw o Breslavia está situada en el suroeste de Polonia, junto al río Óder. Tiene 700.000 habitantes. En ella confluían dos grandes rutas comerciales, la Vía Regia y la Ruta del ámbar que le dió un gran desarrollo económico, además de los grandes recursos de los que dispone.

 

Desde el s.XII estuvo muy relacionada con Alemania ya que fue repoblada por habitantes germánicos y perteneció a Alemania hasta después de la II Guerra Mundial, siendo una de las ciudades más importantes.

 

Durante la guerra se vió muy afectada y muchos de sus edificios fueron destruidos. Además había una gran población judía que fue eliminada en su gran mayoría en el holocausto.

 

Ha sido la ciudad europea de la cultura junto con San Sebastian en 2016, y en 2017 será la sede de los Premios del Cine Europeo y de los Juegos Mundiales.

Plaza del mercado en Wroclaw

Lo primero que llama la atención del casco antiguo de Wroclaw es la plaza del mercado.

 

Es la segunda más grande de Polonia, después de Cracovia. También es del s.XIII y está rodeada por casas muy bonitas pintadas en diferentes colores y con diferentes decoraciones.

Casas de la plaza del mercado de Wroclaw


Casas de la plaza del mercado en Wroclaw

En la plaza también se encuentra el ayuntamiento, y en una esquina la iglesia de Santa Isabel, del s.XII.

 

En la plaza está la oficina de información y turismo, y nos dieron un mapa gratuito en el que no se podía ver casi nada, y un mapa con el recorrido turístico y explicaciones en español, pero lo perdimos, y cuando fuimos a por otro, la chica que estaba no lo encontró. Así que nos quedamos sin las explicaciones y nos dedicamos a disfrutarla sin saber muy bien qué era qué.

 

En todas las plazas hay mapas turísticos que te indican donde estás. Y está rodeada de un canal que permite orientarte fácilmente.

 

Y esa es la magia de esta ciudad, dejarte perder por ella, y dejarte encontrar por los múltiples habitantes mágicos que la habitan.

Ayuntamiento de Wroclaw en la plaza del mercado

Iglesia de Santa Isabel en la plaza del mercado de Wroclaw


La ciudad tiene una isla donde está situada la catedral que también fue destruida durante la guerra. Según la historia, en esta isla comenzó la ciudad con la fundación de un obispado. Cercanas a la catedral hay varias iglesias más, una de ellas que tiene dos pisos, hasta hace unos años cada piso estaba dedicado a un culto diferente, en el bajo al católico romano y en el primero al ortodoxo

Catedral y varias iglesias más en Wroclaw

Tocando música celta, al fondo está uno de los puentes más antiguos de la ciudad

En la plaza de la catedral, había un par de chicos tocando música celta con una flauta y una guitarra.

 

Nos transportaron, por un momento, a otras tierras más lejanas. Estuvimos un rato escuchándoles, nos gustó muchísimo.

 



Iglesia de ladrillo en Wroclaw

Edificio en Wroclaw


2. Los otros habitantes de la ciudad

 

La ciudad es muy bonita y nos gustó muchísimo, y además tiene otro atractivo que son los enanitos que viven en la ciudad.


Orquesta tocando en la ciudad

Bomberos

Descansando en un rincón


Hay hasta 175 enanitos repartidos por toda la ciudad, y es muy divertido ir a su búsqueda. Te los encuentras en los lugares más insospechados, desde un rincón hasta lo alto de una farola. Y los hay de los más diferentes tipos, el que te saluda con el corazón los bomberos, el vago, etc.

Parece que en un origen eran una forma de protesta. Estaba prohibido cualquier signo político en contra del comunismo, empezaron pintándolos en carteles y lugares públicos y posteriormente salían disfrazados de enanos. La policía no podía detener a alguien por ir disfrazado así.

Otro de los enanitos

Nos quedaron muchos por descubrir, así que tendremos que volver.

 

Lo que sí está claro es que nos podemos convertir en uno de ellos



Bailarina

Y hay más habitantes de la ciudad que se salen de lo habitual.

 

Nosotros descubrimos una bailarina, una señorita sentada en su sofá, unos paeantes que se hundían en la tierra, y algunos más


Señorita en su sillón

Conjunto que representa la transformación



3. El mercado

Tuvimos la gran suerte de encontrar un lugar fantástico para aparcar la autocaravana, un parking de tierra cerca de varios espacios comerciales y de un mercado de productores locales.

 

Pudimos comprar verdura y fruta para recargar nuestra nevera que ya empezaba a ser peligrosa porque tenía mucha hambre que nosotros, y llevarla directamente sin tener que cargarla en las bicis.

Comprando en el mercado de productores locales. Menos glamour pero más cercanía y mejor precio

Compramos huevos que tienen dos yemas cada uno, fresas a 2,5€ el kilo, manzanas a 0,5€/kg, peras a 1€/kg, había nectarinas a 2,5€/kg. Hay una especie de pacharanes, dulces, pero son caros a 8€/kg, así que los dejamos y nos quedamos con lo más tradicioanl.

 

Y compramos también zanahorias, berzas, chirivias, lechuga, aguacates. Nueces partidas a 8€/kg y avellanas crudas a 6€/kg, también había diferentes tipos de frutas secas dulces como datiles, pasas, arándanos, etc.


Después en Wroclaw fuimos al mercado central, un edificio muy bonito que está cerca de la isla de la catedral. Allí estuvimos disfrutando del edificio, de los puestos, de todas las curiosidades que vimos.

Edificio del mercado central

Puesto del mercado central

Uno de los puestos que más nos sorprendió fue el de Pata negra, vendiendo jamón ibérico, embutidos de ibérico, aceite de oliva, y algunos productos españoles más.

 

Para no pasar envidia, a la noche, para cenar, abrimos un sobre de jamón que teníamos guardado.


Y como no podía ser menos, comimos en el mercado, en los puestos en los que comía la gente de aquí.

 

Había varios puestos con diferentes comidas preparadas, desde ensaladas, sopas, diferentes platos de carne y alguno de pescado. Elegimos raviolis de pollo, una hamburguesa de arroz y verduras y ensalada, y verduras con salchicha y un crep de queso. Estaban deliciosos, y super baratos, al cambio unos 5€ los dos.

 

Luego nos fuimos a una cafetería y tetería muy especial que había en el mercado, un poco escondido, y pedimos un par de tes de los múltiples que había y dos postres, uno oriental y el otro una especie de tarta de queso. Riquísimos, aunque pagamos el triple que por la comida.

 

Las tazas eran de porcelana, de las más finas de las que hemos usado en nuestra vida, de las que aparecen en las vitrinas de algunos de los palacios que hemos visitado. Bueno, no vamos a ser modestos, de las que usamos en casa todos los días.


Comida en el mercado central de Wroclaw y las tazas del te con los postres


Después de comer nos volvimos a la autocaravana, descansamos un poco y dejamos Wroclaw. Alguno de sus habitantes mágicos se ha venido con nosotros escondido en un rincón. Nos acompaña y nos protege, y también nos hace alguna travesura, para que seamos capaces de concetar con la ligereza y la alegría.

 

Hemos seguido un poquito hacia el sur, a unos pueblos que pertenecen a la misma región de la que Wroclaw es la capital. Nos apetecía conocerla un poco más. Lo contamos en la etapa de mañana.


Coordenadas,

Worclaw (pernocta). N51º05'38.5"/E017º01'47.7". Aparcamos en un parking de tierra a 3,5kms del centro en una zona comercial, cerca de un mercado popular. Mucho movimiento durante el día, muy tranquilo por la noche. Gratuito


Castillo de Ksiaz (pernocta): N50º50'30.2"/E16º18'02.2".
Parking del castillo, por la tarde tenemos que pagar 20Pln (5€), por la mañana no hay nadie cobrando. Parecía más tranquilo, han pasado muchos coches por la carretera que estaba al lado.

 

Hemos conducido 64kms

 


Escribir comentario

Comentarios: 0