62º y 63º etapa. Sopot, Gdansk, Gdynia. 29 y 30/05/17

Estos días, 28, 29 y 30 nos hemos dedicado a descansar y a disfrutar del mar báltico.

 

Nos hemos bañado en el mar, aunque está muy frío. Y hemos visitado estas tres ciudades: Sopot, Gdansk y Gdynia.


Si quieres ver más fotos, están colgadas en la página de facebook disfruta del viaje, en los álbunes de fotos: Sopot, Gdnask, Gdynia

Estas tres ciudades están muy ligadas a la II Guerra Mundial.

 

El 1 de septiembre de 1939 un acorazado alemán atacó el puesto militar polaco que defendía la entrada a la ciudad de Gdansk dando comienzo a la Guerra. Fueron invadidos por los nazis, quienes usaron los astilleros de Gdansk para construir buques de guerra, esclavizando a sus habitantes.

 

Fueron liberadas por el ejército rojo en 1945 después de una dura batalla con las fuerzas alemanas que destruyó practicamente el centro de Gdansk, hoy totalmente reconstruido.

1. Qué ver en Sopot

Iglesia neogótica de Sant George en Sopot, donde empieza la avenida Montecassino

Sopot es una pequeña ciudad turística del mar Báltico. Se puso de moda como centro vacacional en el s.XIX cuando un antiguo médico de Napoleón puso de moda los baños de mar estivales.

 

Tiene una plaza cerca de la playa, y varios edificios interesantes como la iglesia de Sant George.  Hay una avenida que una esta iglesia con la playa que se llama Montecassino, en homenaje a los heroes polacos de dicha batalla. Esta avenida está repleta de restaurantes, pizzerias, tiendas de ropa, joyerias.

 

En frente del mar está el Grand Hotel, casi intacto desde 1927 en que se inauguró. Famoso por sus amplios salones y por todos los famosos que se han alojado en él, incluído Adolf Hitler, aunque ahora no se cite en los folletos turísticos. Eran famosos sus cuartos de baño por los que salía agua de mar.

 

Esta ciudad también es famosa por sus balnearios y sus centros de spa.

 

Lo que más nos gustó fue el ambiente de vacaciones.

Valorando cambiar el modo de transporte

En la plaza había una exposición de coches mercedes.

 

Había un concierto un poco más tarde, gente paseando y disfrutando del buen tiempo tomando algo en las múltiples terrazas.


Vimos mucha gente de vacaciones o pasando el fin de semana. Por el día pasan el día en la playa, con ropa veraniega, por la noche se visten de noche, muy muy elegantes. Hemos visto gente con muchísimo estilo y no solo gente joven.

 

Y hemos tenido otra prueba de la tranquilidad con la que podemos andar por aquí. Estuvimos visitando el interior de la iglesia, y se me olvidó la mochila en un banco. Volví al rato, cuando me di de cuenta, y seguía allí. ¡¡¡¡Qué alivio!!!


Mercadillo en la plaza de Sopot

En la plaza había un mercadillo con puestos de diferentes países del mundo.

 

Nos sorprendió ver un puesto de comida española en la que venían paella, gazpacho, salpicón de pulpo, entre otras cosas. Ya es el segundo que nos encontramos en Polonia, el primero estuvo en el mercado de Wroclaw en el que había un puesto de productos ibéricos.

 

Compramos vino tinto de Macedonia a 4€ con un toque muy dulce, y un vino blanco polaco excelente, a 12€ la botella, de uva alemana gewürtramminer, que da un vino muy afrutado. Debe ser de los pocos vinos que hay en Polonia, ya que por aquí se bebe más cerveza y cuando hemos intentado pedir vino en algún sitio eran extranjeros.

 

La mejor compra fue un pan casero, de miga consistente pero que se parte como si fuera mantequilla. Buenísimo.

 

Y también nos llevamos un queso de oveja suave con hierbas.

 

Como os podeis imaginar nos quedamos con ganas de probar de todo.

Puesto de comida española en la plaza de Sopot. Ya es el segundo contacto con España, el primero estuvo en el mercado de Wroclaw que vendían productos ibéricos.


Hemos tenido mucha suerte. El domingo hizo un día totalmente veraniego. La gente estaba en la playa, paseando, jugando, tomando el sol, aunque muy poca gente se metía en el agua..

 

Mucha gente pasea con los bastones nórdicos, incluso por dentro del agua.

 

Y hay carril bici, en el que la gente circula a una velocidad vertiginosa. Es el primer lugar en el que vemos tanta velocidad. Es como la autopista de bicis, incluso es peligroso ir despacio.

Gente disfrutando en la playa del mar Báltico en Sopot

Nosotros nos bañamos y descubrimos por qué la gente no lo hace.  El agua está congelada. Pero hemos sido valientes y nos hemos bañado unas cuantas veces. Es un placer meterse en el agua del mar. Y queda una sensación muy agradable en la piel.

 

Aquí pensarán de nosotros lo mismo que en el mediterráneo pensamos de los suecos y alemanes que se meten en el agua. QUE ESTAMOS LOCOS. Nos encanta bañarnos en el mar, y por ahora ya lo hemos hecho en el mar negro y en el báltico.

 

El agua es mucho menos salada que la que estamos acostumbrados en el Cantábrico, y tiene un olor más parecido al de río. La arena es blanca, parecida a la nuestra, pero al andar mete un ruido algo diferente. El agua no se ve azul, es como un poco amarilla.


2. Qué ver en Gdansk

Puerta dorada en Gdansk

Gdansk, está a 12kms de Sopot, así que nos cogimos las bicis y nos fuimos para allá. Sopot, Gdansk y Gdynia forman las tres un mismo núcleo urbano.

 

Es un placer dejar descansar el coche, y movernos en bici. Además, como ya hemos comentado hay carril bici que hace muy cómodo moverse, y todo es llano, lo que lo hace más fácil.

 

Un rato va al lado de la playa, lo que es muy bonito. Y después es casi recto. Tuvimos la suerte de encontrar una angelita vestida de blanco que iba en bici y cuando le preguntamos nos dio unas indicaciones muy buenas para llegar al centro, así como para volver. "Llegar hasta las vías del tren, ahí torcer a la izquierda, el edificio de la ópera y todo recto hasta el centro".

 

Muchas gracias a ella, y a todas las personas que de alguna forma nos facilitan la vida.

Astilleros de Gdansk

Con lo primero que nos encontramos en Gdansk fue con los astilleros. Fueron la sede del sindicado Solidaridad y donde se dió el movimiento obrero y las protestas que permitieron abrir una brecha en el sistema comunista y abrir paso a la caída del muro de Berlín. Allí hay varios monumentos que recuerdan todos estos hechos históricos, al final no nos acercamos hasta ellos.

 

También hay una placa conmemorativa a Lech Walessa, líder del movimiento Solidaridad y presidente de Polonia galardonado con el premio Nobel de la Paz. Y se puede visitar la iglesia de Santa Brígida, parroquia donde se juntaba el sindicato y que estuvo ligada a las protestas.

Placa conmemorativa a Lech Walessa en la puerta verde en Gdansk, donde está su oficina.


Gdnask es la sexta ciudad de Polonia y la mayor ciudad portuaria del país.

 

Desde su fundación ha estado ligada a las rutas comerciales por el mar Báltico por lo que ha tenido mucha influencia de los países bajos y del imperio germánico. Su estructura y casco antiguo muestra la riqueza de los comerciantes burgueses que la habitaron.

 

Fue practicamente destruida en la II Guerra Mundial, y reconstruida posteriormente.

Fuente Neptuno en pleno corazón de la ciudad

Al entrar en la ciudad está la puerta dorada, del s.XVII. Es un arco triunfal de dos pisos que da a la calle larga. Antiguamente entraban por él los cortejos reales y conecta con una importante vía comercial con la calle larga, donde vivían los grandes comerciantes de la ciudad.

 

Antes de la puerta se encuentra la puerta alta y la antepuerta que son restos de las antiguas fortificaciones y entradas a la ciudad. Y cercana está la armería, un edificio que actualmente es un museo.

 

En la calle larga se pueden contemplar muchas de las antiguas casas, cada una con su propia decoración, intentando superar a la de al lado y dar muestra de la riqueza y de la ocupación de sus propietarios.

Ayuntamiento en la calle larga, es uno de los edificios más representativos que se pueden ver en la calle.

Puerta dorada en la calle larga

Casas de la calle larga (Dluga)

Esta calle desemboca, a través de la puerta verde en el río.

 

La puerta verde es una casa donde se albergaban los huespedes importantes de la ciudad, ahora tiene la oficina Lech Walessa.

Puerta verde en Gdasnk, conecta la calle larga al río

Al otro lado del río se pueden ver las casas que eran graneros. Unas casas de madera, muy bonitas.

Al lado del río sigue habiendo casas ricamente ornamentadas, y se puede ver la casa grúa que es la que se ve al fondo a la izquierda con una parte de madera.

Un edificio característico al lado del río es la casa grúa. Se construyó como grúa y se puede ver el mecanismo en el interior, pero también como arsenal militar para defenderse de los caballeros teutónicos que tenían un castillo en el otro lado de la ciudad.

Muelle y casas del otro lado del río. Aquí actualmente está la sede de la filarmónica de Gdnask.

Hay varias torres redondas. Una de ellas es la torre de la miel. Que se construyó como recuerdo de que vencieron a los teutones ya que su castillo estaba al lado. Al lado de los graneros está la torre de la leche.

 

Además de la calle larga y el río, otra de las calles famosas es la calle Mariacka. Esta calle conecta la iglesia de Nuestra Señora con el rio por una de las puertas de la ciudad. Era una de las calles habitada por orfebres y ricos comerciantes. Actualmente hay múltiples puestos de venta de joyería en ambar, sobretodo.

 

Nos llamó mucho la atención todos los detalles que hay en cada casa, incluidas las figuras en que terminan las tuberias.

 

Tuberías decoradas en la calle Mariacka, junto con las terrazas. Delante están las tiendas de los orfebres y joyeros en ambar


Además de la ciudad nueva se puede visitar la ciudad vieja. Aquí se encuentra el antiguo molino. Los caballeros teutónicos cuando ocuparon Gdansk construyeron un gran proyecto hidroeléctrico, el canal de Radunia de 17kms de longitud.

 

Servía para abastecer de agua a las fosas del castillo pero también para a este molino.

 

Fue construido en 1350, y tenía 12 ruedas hidraúlicas, llegando a tener hasta 18. Estuvo ligado a luchas entre los caballeros y la ciudad. En un momento en que el rey regaló el  molino a la ciudad y los caballeros se negaron, los pobladores iniciaron una rebelión para conseguir que las ganancias que se obtuvieran del molino pasaran a las arcas municipales.

 

El molino funcionó hasta la II Guerra Mundial dando 200 tm de harina al día. En marzo de 1945 fue destruido. Actualmente es un museo y un centro comercial. Al lado está unos antiguos graneros y el ayuntamiento.

Molino de la ciudad vieja de Gdansk

En la ciudad vieja también se puede visitar el monumento a Juan Hevelius, astrónomo famoso de la ciudad. Además de astrónomo tenía una fábrica de cervezas, que se ha mantenido casi hasta la actualidad, con la marca Hevelius.

Monumento a Jan Heweliusz en la ciudad vieja


Después de recorrer la ciudad, pasamos por el mercado. En la parte de dentro hay puestos de carne y embutidos, quesos y ropa y en la parte de fuera fruta y verduras. Compramos algo de fruta, nectarinas y melocotones a 2,5€ el kilo. Había cerezas, como en Wroclaw, pero seguían tan caras, a 8€, así que decidimos solo mirarlas.

 

Teníamos intención de comer en el mercado, pero no nos dió al ojo lo que vimos, así que nos volvimos a la autocaravana, que ya teníamos comida preparada. Además necesitamos ahorrar un poco que llevamos muchos gastos.

 

Recorrimos casi 30kms en bici. Muy a gusto. Llano, carril bici, un poco fresco para entrar en calor.

 

Nos gustó conocer Gdansk, una ciudad que merece la pena.


3. Qué ver en Gdynia

Gdynia está a unos 15kms de Sopot y a unos 30kms de Gdansk. Es también ciudad portuaria del mar báltico. A principios del siglo XX era una pequeña ciudad pesquera y turística que contaba con varios hoteles y restaurantes. Pertenecía a Prusia, y posteriormente a Alemania.

 

Tras el tratado de Versalles después de la I Guerra Mundial fue incorporada a Polonia y se convirtió en el puerto más importante del país, ya que Gdansk era una ciudad libre. Por lo que es la ciudad más comercial de las tres. Tiene aproximadamente  250.000 habitantes

Acorazado de la marina polaca "Blyskawica" en el puerto de Gdynia, hay grupos de niños visitándolo.

En el puerto está amarrado un buque de guerra polaco, actualmente barco museo y el velero "Dar Pomorza" que fue el buque escuela de la Marina Polca hasta 1981.

 

Como se puede ver en la foto, en Gdynia hay muchos más bloques y edificios de ciudades modernas que en las otras dos. En 2009 se inaugurraron las Sea Towers, el duodécimo rascacielos más alto de Polonia. Gdynia está llena de tiendas donde están las más famosas marcas de moda, de restaurantes.

Barco escuela de la marina en el puerto de Gdynia

Fuente en Gdynia

Detalle en una paza de Gdynia


Coordenadas,

Sopot: N54º25'53.6"/E018º35'15.4"

Camping cerrado, estamos en un espacio aparcados al lado de unos chiringuitos, al lado de la playa. Sitio ideal. Gratuito, sin servicios. A 100m de un hotel con wifi gratis: mera-spa. A 100m hay otro camping abierto.

 

Hemos estado 2 noches aparcados aquí, la del 28 y la del 29.


Escribir comentario

Comentarios: 0