70º etapa. Alrededores de Bialystok (Zabłudów, Trześcianka, Hajnówka, Białowieża, Klasztor Prawosławny). 5/06/17

Hoy, ha sido un día muy especial.

 

Hemos quedado con Aneta y ha sido nuestra guía especial para conocer los alrededores de Bialystok

 

Hemos estado en Zabludow, Trzescianka, Hajnowka, la reserva de Bialowieza, en el monte santo de Prawoslawny. Y hemos vuelto otra vez a Bialystok.

 

Y lo mejor ha sido la compañía, las charlas. Lo que hemos vivido mucho más allá de lo que hemos visto.


Si quieres ver más fotos, están colgadas en la página de facebook disfruta del viaje, en los álbunes de fotos: Bialystok-1

Autocaravana en el camping de Bialystok, con toda la lavandería colgada al sol.

En el camping hemos disfrutado mucho, y hemos aprovechado para hacer la limpieza de la autocaravana, desde la ropa, que ya necesitaba ser lavada, a la casita por dentro y por fuera.

 

Nos vimos bien que lloviera la noche así le quitó la primera capa de polvo a la autocaravana y nos facilitó poderla limpiar por fuera.

 

Queríamos que estuviera reluciente para recibir a Aneta.


1. Zabludow

Tienda de helados artesanos en Zabludow y puesto de venta ambulante de fresas

Quedamos con Aneta a las 10 y media en la puerta de su casa. Nos dirigimos hacia el sur, y primero paramos en Zabludow, que nos venía de camino, para probar los helados artesanos.

 

Los hacen como los vienen haciendo desde hace muchos años, con las máquinas de siempre y con los ingredientes tradicionales, por eso solo hay los gustos que se pueden obtener sin aromatizantes: de leche, cacao, fresa, frutas del bosque y frambuesa. Además son mucho más fríos que los modernos.

 

Mucha gente viene los fines de semana expresamente para comprarlos, y aguantan perfectamente sin deshacerse la media hora que se tarda en volver a Bialystok. Y es curioso, está al lado de las dos iglesias que hay, la católico-romana y la greco-romana u ortodoxa, y todos vienen aquí para comprar los helados. La religión separa, pero estamos unidos por algo más profundo,la necesidad humana, el placer y disfrutar, los helados.

 

Como había un puesto de fresas aprovechamos a comprar fresas para el desayuno, y helados para los postres.


2. Trześcianka

Casa de madera típicas de la arquitectura rural de toda esta zona

Seguimos hacia el sur, y nuestra siguiente parada es Trześcianka, para ver la arquitectura de madera. En este pueblo se pueden ver muchas casas de madera, con la estructura típica del s.XVI. Provienen de la reforma agraria, la primera en Europa, que realizó la reina Bona Sforza. La reforma cambió la estructura de los pueblos y los colocó en terrazas, con casas separadas entre sí y alineadas en torno a la carretera.

 

Cada casa tiene ornamentaciones propias, en las ventanas y contraventanas y utilizan diferentes colores, cada uno es típico de un país, por ejemplo el azul es característico de los provenientes de Bielorrusia. Antes estas casas estaban en todo el país, incluso en Bialystok, ahora ya están desapareciendo.

Iglesia ortodoxa de madera en Trześcianka


En este pueblo está la iglesia ortodoxa en madera de San Miguel Arcangel, construida en los años 1864 a 67, sobre otra anterior. Tiene mucha tradición y fuerza la iglesia ortodoxa y ha habido una escuela de formación orotodoxa.

 

En esta religión dan mucha importancia al arte para llegar a Dios, así que son muy importantes los cantos y las armonias que usan en ellos. Así que tanto los curas, como las monjas tienen una formación musical especial. Ya nos habíamos dado cuenta de ello.

 

Además, aprendimos otra diferencia, en las cruces ortodoxas siempre tienen otra barra horizontal en la parte baja, es la que utilizaron para sostener los pies de Jesús cuando estuvo colgado en la cruz. Y es curioso, hasta que no lo hemos sabido no lo hemos visto, ahora es lo primero que nos llama la atención en una cruz.


Iglesia de madera azul

3. Reserva de Białowieża

Bisonte en la reserva de Bialowieza

Continuamos por la carretera y fuimos directamente a la reserva de Bialowieza para ver los bisontes. Aquí hay unos cuantos para que los podamos visitar, pero se encuentran hasta 4.000 ejemplares en libertad, de ellos 1.000 en Polonia. En 1919 se murió el último bisonte en libertad en esta zona y la reserva ha permitido que este animal se haya podido recuperar otra vez e introducir en la naturaleza.

Después nos enteramos que también en España hay bisontes, en la zona de Burgos, gracias a que se llevaron 6 ejemplares polacos en 2010.

 

Los bisontes son unos animales muy antiguos. Los europeos son un poco más pequeños que los américanos. Y nos impresionaron, tienen mucha fuerza, están muy unidos a la tierra, tienen una cara como de un gran hombre sabio.

Alce en la reserva de Bialowieza

En la reserva los animales están en semi-libertad. Y pudimos ver también alces, jabalíes, caballos polacos, que antes han sido salvajes, ciervos, había un lince hembra pero estaba tan escondida que no la vimos, y también lobos. No les pudimos hacer la foto porque estaban detrás de unas rejas bastante tupidas, pero vimos 2 ejemplares.

Ciervo disfrutando del pasto en la reserva en medio de los árboles

Jabalíes disfrutando de la vida


Código de conducta de los lobos

Como hemos comentado vimos un par de lobos. Y nos llamó la atención el cartel que está a la derecha donde aparece las diferentes posturas que los lobos adoptan, desde la de agresividad a la sumisión.

 

Es un buen manual para entender a los perros, sus hermanos domésticos.


La reserva se encuentra dentro del parque Nacional de Bialowieza, protegido tanto en la zona polaca como en la bielorrusa.

 

El bosque es un bosque antiguo, muy en contacto con la tierra, y en el siglo XV toda esta zona estaba cubierta por este bosque y solo se podía atravesarlo por las rutas fluviales. Como nos explicaba Aneta, en polaco hay tres formas de denominar a los bosques dependiendo de su antiguedad.

 

Desde mediados del siglo XVI ha estado protegido, y la caza de bisontes prohibida. El rey emitió un decreto por el cual se liberó a los campesinos de la zona de pagar impuestos con el objetivo de que fueran cuidadores forestales. El nombre viene de Torre Blanca, que fue una mansión de caza que construyó el rey en esta zona.

 

Sin embargo, a veces se hacen cosas tremendas. Para proteger a los bisontes se exterminó a otros depredadores de la zona como lobos, osos y linces, y se introdujo animales importados de otras zonas como ciervos y alces.

Arbol cortado en el parque natural de bialowieza

En 1830 los forestales de esta zona se levantaron contra el zar Alejandro II, lo que les llevó a ser deportados a Siberia.

 

Una segunda deportación fue en la II Guerra Mundial. Muchos de los que pudieron sobrevivir volvieron, porque en Siberia no tenían nada para comer. Eran campesinos y allí no hay tierras para cultivar, así que muchos de ellos murieron de hambre y miseria.

 

Esta zona estaba habitada también por población judía, siendo en algunos pueblos el grupo mayoritario. En muchos de los pueblos se pueden ver las sinagogas.


4. Hajnówka

Esperando a comer en el restaurante Cersca, es una anigua estación de tren rusa. El restaurante es precioso y está decorado con todos los detalles de una antigua casa rusa.

Después de visitar los bisontes nos acercamos a Hajnówka. Es una pequeña ciudad de unos 20.000 habitantes en los que como en toda esta zona está habitada por polacos, bielorrusos y otras minorías, y la religión predominante es la ortodoxa.

 

Visitamos el museo del parque, y queríamos haber visto un roble milenario que tiene su propio nombre, pero no sabíamos muy bien dónde estaba y eran las tres de la tarde y teníamos uno de los bisontes metido en el estómago rugiendo para que le diéramos de comer. Así que nos acercamos a un restaurante muy especial, Cersca. Coordenadas: N52º41'25.0"/E23º52'25.4".

 

Aneta tenía muy buenas referencias y nunca había estado, así que gracias a nosotros estuvo por primera vez.

 

Es una antigua estación de tren, y hay varios trenes cerca para visitar. Se ven las agujas del cambio de raíles, todavía en buen estado. Y dentro, la casa está decorada con todos los detalles. Pudimos ver los manteles de hilo, los antiguos calentadores de agua para infusiones o café, la cubertería, etc.

Interior del restaurante, con el calentador de agua, los manteles de hilo, al fondo se puede ver un piano

Y lo más importante, la comida. Excelente.

 

Comimos perugi, que es una especie de raviolis, relleno de queso blanco y con salmón ahumado por encima, hígado de conejo al armanac, y otros platos que ya no nos acordamos de los nombres.

 

Bebimos una bebida hecha a base de fermentar el pan: Kwas Chlebowy, muy rico, y un jugo de abedul.


Aneta nos contó que el único dulce que tenían en la época de su abuela en esta zona era el jugo de abedul. Que en primavera ponían botellas a los árboles para obtener la savia y todos los niños estaban esperando este jarabe para disfrutar del dulce.


5. Monte santo en Grabarka. Klasztor Prawosławny Śww. Marty i Marii na Sw. Górze Grabarce.

iglesia ortodoxa del monte santo

Después de comer nos acercamos a Grabarka, coordenadas: N52º25'02.2"/E023º00'17.7" para visitar el monte santo, el montasterio Klasztor Prawosławny Śww. Marty i Marii na Sw. Górze Grabarce.

 

Es un monasterio que está en un pequeño monte en una región que es totalmente plana. Un espacio muy especial y muy lleno de energía. La iglesia la llevan monjas ortodoxas, está al lado de un pequeño río en el que tiene agua con un gran poder, en el que cuando pones los pies te limpia y te recarga y también se puede beber.

Pozo de donde se puede beber el agua. Noostros cogimos para llevarnos. Está al lado del río y debajo del monasterio.

Fuimos privilegiados y el universo quiso que lo supiéramos. Al llegar al monasterio ponía el horario de apertura hasta las 17h, y eran las 19. Pero pudimos entrar y en la iglesia estaban celebrando una misa, llegamos al final, pero lo suficiente para llenarnos de la música de los cantos armoniosos que realizaban las monjas y el cura que llevaba la ceremonia.

 

Estuvimos visitando las miles de cruces que la gente deja cuando llega en peregrinación a este monasterio y disfrutando de la energía del lugar. Bajamos y llenamos las botellas de agua, nos mojamos los pies en el agua. Y cuando casi nos íbamos a ir apareció otra monja y cerró la puerta de abajo del monasterio. Habíamos podido estar por pura suerte.

 

Y fue muy bonito lo que nos dijo la monja. "nosotras cuidamos esto e intentamos tocar lo menos posible lo que Dios ha hecho".

 

Este es un lugar de peregrinación, como puede ser Santiago de Compostela en España. En julio y agosto puede haber miles de personas, de todos los lugares del mundo, y van dejando su Cruz.  Y las cruces no eran solo ortodoxas, había incluso alguna chamánica. 

Imágenes de las cruces que hay en la subida al monasterio

Mas de las miles de cruces que hay alrededor del monasterio

HA SIDO UN DIA MAGICO. Nos hemos sentido privilegiados de poder visitar todos estos lugares, sentir la energía tan especial de estos bosques y estos lugares, del monasterio. Ver los bisontes, comer en el restaurante. Y sobre todo la conexión y la compañía con Aneta.

 

Un verdadero placer.


Coordenadas,

Cersca: Coordenadas: N52º41'25.0"/E23º52'25.4".Restaurante en Hajnówka

 

Klasztor Prawosławny: N52º25'02.2"/E023º00'17.7"

 

Hemos conducido 297kms. Dormimos en un pequeño espacio a la entrada de un bosque cerca de la casa de Aneta en bialystok.


Escribir comentario

Comentarios: 0