75º etapa. Vilnius o Vilna, capital de Lituania. 10/06/17

Hemos visitado Druskininkai y nos hemos cargado de paz y tranquilidad en esta ciudad balneario.

 

Después hemos seguido a la capital de Lituania, a Vilnius (o Vilna como aparece en algunos lugares)


Si quieres ver más fotos, están colgadas en la página de facebook disfruta del viaje, en los álbunes de fotos: Vilnius

Qué ver y hacer en Vilnius, capital de Lituania

1. Un poco de historia

Vilnius tiene un casco antiguo medieval de 3,2km cuadrados. Está declarado como patrimonio de la humanidad desde 1994 por la Unesco.

El origen de la ciudad se remonta al s.XIV con la construcción de un fuerte en la cima de una colina del Ducado de Lituania, aunque antes hay referencias de estar habitada ya por tribus bálticas, eslavos y judíos.

 

A principios del s.XVI se establecen las murallas, con nueve puertas y tres torres, y comienza un desarrollo económico con el establecimiento de la residencia del rey de Polonia y Duque de Lituania en 1544.

 

En 1579 se estableció la primera universidad, llevada por los jesuitas españoles, que la convirtió en un gran centro científicio y cultural. Sin embargo, este crecimiento se vio frenado varias veces por la conquista de los rusos, quienes saquearon y destruyeron la ciudad. La primera vez en 1655, y la segunda en 1795, también el ejército de Napoleón la saqueó en su avance hacia Rusia en 1812, y posteriormente volvió a sufrir fuertes represiones rusas.

 

Perteneció a Polonia desde 1922 lo que le permitió un gran desarrollo, hasta que fue invadida otra vez por los rusos en 1939, y declarada capital de la República Socialista de Lituania.

 

Cuando entraron los alemanes en 1941 fueron recibidos como libertadores de los rusos, y los muchos lituanos participaron activamente como apoyo a las acividades nazis, incluida la creación de 2 guetos en la ciudad para la población judía que posteriormente fue aniquilada en un 95%. Sin embargo, también hubo lituanos que con riesgo de su propia vida ayudaron a los judíos.

 

En 1991 fue declarada República de Lituania con Vilnius siendo su capital.


2. Alrededores del río Neris

Llegamos a Vilna hacia las 7 de la tarde, y ahora oscurece a las 10, así que teníamos unas cuantas horas para pasear por la ciudad. Habíamos conseguido un mapa en un hotel y nos permitió hacernos una idea muy buena.

 

Recorrimos las orillas del rio Neris, hay carril bici, muchos jardines y empezamos a tener una idea de la ciudad.

 

Vilnius está en la confluencia de dos ríos, el Neris, que es un río grande y caudaloso y el Vilna, que es mucho más pequeño, que desemboca en él.

Río Neris a su paso por Vilnius, y un barco que hace turismo por el río

Vimos los puentes, el puente que está al lado de la iglesia de San Pedro y san Pablo, el del rey Mindaugas, el verde y el blanco.

 

Tienen colgadas esculturas por debajo, que nos llamaron la atención.

Puente que está al lado de la Iglesia de S. Pedro y S. Pablo con una bola colgando por debajo. El puente verde y el blanco también tienen otras esculturas

Iglesia de S. Pedro y S. Pablo en Vilnius

Todo el borde del río son jardines, sobre todo en el otro lado de dónde está el casco antiguo, en los que la gente está disfrutando del buen tiempo, tomando el sol, haciendo deporte, paseando.

 

Por cierto, se ve la hierba bastante seca. Parece que hay mucha sequía.

Campos de voleiball-playa en los jardines de Vilnius al lado del río

Globos sobrevolando Vilnius

Vimos unos globos volar por encima de la ciudad, y tuvimos la suerte de ver a los de la organización y preguntamos.

 

Prohibitivo, 120€ por una hora y media y encima a las 6 de la mañana o a las 7 de la tarde. Ni que fuera París.


Ciclista con la ropa marca Orbea

Nos hizo mucha ilusión ver un cliclista vestido con ropa de Orbea, la marca vasca de ciclismo.

 

Le pedimos que nos dejara hacernos una foto con él. Se quedó un poco alucinado pero posó para nosotros.


Al otro lado del río están construyendo una especie de "La defanse", como en París. Hay muchos edificios modernos, haciendo ver que Lituania, y su capital, están subidos a la velocidad europea.

 

Hay también otros edificios que no sabemos muy bien cuales son, el museo de la técnica, la universidad de educación, una especie de castillo muy bonito, una iglesia ortodoxa.

"La defense" en Vilnius, como en París. Aquí está la muestra de la velocidad de Vilnius en lanzarse a la conquista de Europa

Al cruzar el río nos encontramos con el parlamento, y la biblioteca. Y por la calle Gedimino nos dirigimos hasta la catedral, que es el corazón de la ciudad.

 

Esta es una de las calles peatonales y comerciales de las principales de Vilnus. Aquí nos encontramos con Zara, ya es todo un reto buscarla en las ciudades.

Parlamento de Lituania en Vilnius

Biblioteca de Vilnius, al lado del Parlamento, y al inicio de la calle Gedimino


3. La catedral y el centro histórico

Plaza donde se encuentra la catedral de Vilnius, se ve el campanario blanco y una estatua que está en la plaza. La catedral son las columnas que se ven

Cuando llegas a Vilnius lo primero que destaca es la catedral de San Estanislao y San Ladislao, neoclásica, blanca, con el campanario, también blanco, en un edificio aparte, que se puede visitar.

 

Está en una plaza grande y es el corazón de la ciudad.

 

Detrás se divisa la Torre de Gedidimas, situado en una pequeña colina. Se puede subir hasta él y tiene unas vistas impresionantes de la ciudad.

Torre de las Gediminas, en Vilnius. Está en una colina detrás de la catedral y el casco antiguo. Se puede visitar y tiene unas vistas impresionantes de la ciudad.

De la catedral se puede continuar hacia el río y hay un edificio enorme, neoclásico también que es el museo nacional lituano. 

 

Hacia la plaza, y siguiendo por la misma acera que la catedral está el palacio de los duques lituanos, que también se puede visitar. Continuando hay un parque con muchos árboles, fuentes, juegos para los niños, es el jardín de los Bernardinos. que continúa por el borde del río Vilna.

Palacio de los Duques de Lituania, en la plaza de la Catedral, y al lado del jardín de las Gediminas.

De enfrente del Palacio de los Duques nace la calle Pilles que es una de las más antiguas y transitadas de Vilnus.

 

Esta calle está llena de terrazas, restaurantes y de turistas. Además estaba muy animada por grupos de hinchas del equipo de futbol de eslovaquia. Por toda la calle había mercadillos de artesanías, y varios músicos callejeros tocando. Nos ha impactado una niña como de unos 10 años que estaba tocando una flauta, bastante bien por cierto, pero que ha estado al menos 6horas allí.

Inicio de la calle Pilles, llena de terrazas y de vida, tanto de turistas como de paseantes de la ciudad

Mercadillo en la calle Pilles delante de una de las iglesias que hay en la calle. Toda la calle está llena de puestos de venta de artesanía, muchos de ellos hechos a manos.

La calle Pilles conecta la plaza de la catedral con la del Ayuntamiento. Siguiendo la calle lo primero que nos encontramos, a mano derecha, es el palacio presidencial  la universidad de Vilnius, una de las más antiguas de la región, con sus 13 patios, biblioteca, campanario y la iglesia de S. Juan Bautista y S.Juan Evangelista.

Plaza del Ayuntamiento, con el edificio del antiguo ayuntamiento al fondo. Ahí está la oficina de información y turismo.

Siguiendo en la misma dirección que veníamos continúa la calle Didzioji, en la que hay varias iglesias, la iglesia rusa de San Nicolás, la iglesia ortodoxa de la santísima trinidad con un altar verde precioso en su interior, la iglesia de los jesuitas de S. Casimir, la iglesia de Santa Teresa de las carmelitas y alguna más.

Iglesia de S. Casimir de los jesuitas

Iglesia de Santa Teresa, con la puerta de la Aurora al fondo a la derecha

Siguiendo la calle se llega a la puerta de la Aurora. Es la única que queda del sistema medieval de defensa.

 

Aquí está la imagen de una virgen negra, la virgen de la Compasión, venerada por católicos y por ortodoxos. Se considera que esta es una imagen milagrosa que salvó a la ciudad de la destrucción. Cuando pasamos habia un grupo de gente rezando con cantos ortodoxos.

Saliendo por la puerta nos encontramos con más mercadillos de artesanía. Se puede continuar hacia la izquierda, y se va bordeando lo que queda de las murallas, con un bastión de defensa y una vista panorámica de la ciudad.

Bastión de defensa, y vista de la ciudad

Volviendo hacia la catedral está la iglesia de Santa Ana, de estilo gótico-tardío de ladrillo. Muy bonita. La apariencia externa se ha mantenido casi inalterada, a pesar de todas las destrucciones ocurridas en las guerras que han asolado Vilnius. Al lado está el convento de los bernardinos. Cuando llegamos habían celebrado una boda y pudimos disfrutar viendo los trajes elegantes de la novia y de sus invitados.

Jardines de los Bernardinos. Siguiendo de la iglesia de Santa Ana son los que conectan otra vez con la plaza de la catedral

Mercado y barrio judío

Cerca de la puerta de la Aurora se encuentra el mercado central: Hales Turgus. Hemos entrado, ya sabeis que nos pierden los mercados. Además necesitábamos verdura.

 

Nos ha sorprendido que no había mucha variedad a comparación con lo que hemos encontrado en Polonia. Había muchas fresas, a 3€, y cerezas desde 4 a 8€. Algunas de ellas gordísimas.

 

Hemos comprado arándanos a 9€/kg que ya llevamos mucho tiempo viéndolos y se nos han antojado. También frutos secos, como en todo el viaje hay montón de frutos secos, aquí volvemos a comprar nueces partidas a 9€/kg y alguno más de vicio: nueces de macadamia, anacardos a 14€/kg.

 

También nos perdemos por la zona de los embutidos y compramos un lomo de cerdo curado y una especie de salchichón para poder llegar a Noruega, que a este paso....

 

Y pan negro que es el típico de Lituania, con especias. Buenísimo

Edificio del mercado central: Hallus Targus

Siguiendo por la calle del mercado se llega a la sinagoga coralina. Es la única que queda en Vilnus, ya que las demás fueron destruidas en la guerra. Estaban arreglando la fachada.

En esta zona fue creado uno de los guetos judíos en la II guerra mundial. Y anteriormente estaba animada por todos los talleres de artesanía y tiendas de comerciantes judíos. En algún sitio hemos leído que Vilnius alcanzó gran explendor gracias a judíos y polacos, ya que los lituanos eran principalmente agricultores.

 

El casco antiguo se caracteriza por muchas calles estrechas y sinuosas que se van entremezclando. Merece la pena perderse por las calles. Conforme se va paseando van apareciendo más iglesias y jardines. Algunas calles y casas están muy arregladas, pero otras no tanto.

Calle Gedimino

Nos ha gustado mucho encontrarnos con un acontecimiento local en la calle Gedimino. Vimos con la bici que estaban montando algo y nos acercamos a ver. Había una feria con mercadillos de ropa y joyas sobretodo, aunque también algún otro de comida y artesanía.

Mercado en la calle Gedimino

Vimos ropa muy bonita y original, incluso unas corbatas, como si fueran unas pajaritas pero en sentido vertical, permitían cumplir el protocolo para hombres y también lo podían usar las mujeres.

 

El mercado estaba muy animado y también fue muy interesante ver la gente, hombres y mujeres muy altos y estilizados. Mujeres muy elegantes, pintadas, pero no demasiado, muchas incluso más altas que sus parejas. Nos comentaron que para las mujeres lituanas, la apariencia externa es super importante, es capaz de no comer pero no puede estar sin manicura y pedicura bien hecha. Vimos también hombres con mucho gimnasio encima.

Pasarela de modas en la calle Gedimino. Está sobre una plataforma de palets.

Y hemos participado en un desfile de modas.

 

Ha sido curioso, la pasarela estaba construido con palets. Y han desfilado desde niñas pequeñas, hasta jóvenes con moda urbana, futuras promesas de la moda y la pasarela. Ha sido curioso verlo, la gente también estaba sentada en unos sillones de la calle hechos con palets. Es como en la tele, ropa rara.

Doreta, lituana y Antonio de Granada que vive en París.

Nos hemos encontrado con una pareja que también hablaban en español, Antonio y Doreta, y hemos compartido banco y un rato agradable de conversación intercambiando experiencias.

 

Desde aquí les deseamos mucha suerte en la vida y en su pareja. Actualmente él vive en París y ella en Motril.

Grupo de música de Puerto Rico animando la calle

En la calle Gedimino se encuentra el edificio del teatro, y de repente ha salido gente cantando y bailando. Nos hemos quedado sorprendidos pero nos hemos animado y nos hemos unido a la fiesta. Ha sido muy bonito. Todo el mundo bailando, levantando las manos, agachándose al ritmo de unos músicos de Puerto Rico, Fantazzi, que han puesto mucho ritmo. Sus letras estaban llenas de amor, de armonía, de juntarnos unos con otros, de agradecer lo que estamos viviendo.

 

Cuando han terminado hemos podido saludar al cantante que se ha alegrado al poder hablar en el mismo idioma. Muy majo. Iba regalando abrazos a todo el que se lo pedía.

Foto con el cantante de Fantazzi

Después nos hemos enterado que estaban dentro de unas jornadas de TED en Vilnius. Tenían varias charlas y conferencias como son habituales en TED, y amenizado con diferentes artistas, uno de ellos Fantazzi, que tuvimos la suerte de participar.

TED Vilnius delante del teatro de Vilnius

Pasamos un rato muy agradable en la calle, fue todo muy divertido. Nos gustó formar parte de estos acontecimientos y sentirnos parte de la ciudad.

 

Y además estuvimos picando varias cosas aquí, en un puesto de comida vegetariana, en una cervecería. Lo contamos más adelante.


República independiente de Uzupis

Calle de Uzupis donde está la constitución en múltiples idiomas, incluido el español.

A la tarde, después de estar disfrutando por Vilnus, nos hemos acercado a la República Independiente de Uzupis. Es un barrio de la ciudad habitada por artistas, que se declaró independiente el 1 de abril de 1997, que coincide con el día de los santos inocentes del mundo anglosajón.

Tiene un ángel cantor como custodio, su propio gobierno, dos iglesias, dos obispos, su propia constitución, que está en la calle en múltiples idiomas. Nos ha encantado.

Constitución de Uzupis. 

  1. Todos tienen derecho a vivir cerca del río Vilnelé y el río Vilnelé tiene derecho a fluir cerca de todos.
  2. Todos tienen derecho a agua caliente, a la calefacción en el invierno y a un tejado.
  3. Todos tienen derecho a morir, pero no es su obligación.
  4. Todos tienen derecho a equivocarse.
  5. Todos tienen derecho a ser únicos .
  6. Todos tienen derecho a amar.
  7. Todos tienen derecho a no ser amados, pero no necesariamente.
  8. Todos tienen derecho a ser insignificantes y desconocidos.
  9. Todos tienen derecho a ser perezosos y a no hacer nada.
  10. Todos tienen derecho a amar y proteger un gato.
  11. Todos tienen derecho a cuidar de un perro hasta que uno de los dos se muera.
  12. Un perro tiene derecho a ser un perro.
  13. Un gato no está obligado a amar a su dueño, pero le debe ayudar en los momentos difíciles.
  14. Todos tienen derecho a no saber de vez en cuando que tienen obligaciones.
  15. Todos tienen derecho a dudar, pero no es su obligación.
  16. Todos tienen derecho a ser felices.
  17. Todos tienen derecho a ser infelices.
  18. Todos tienen derecho a guardar silencio.
  19. Todos tienen derecho a tener fe.
  20. Nadie tiene derecho a usar la violencia.
  21. Todos tienen derecho a darse cuenta de su irrelevancia y de su grandeza.
  22. Nadie tiene derecho a usurpar la eternidad.
  23. Todos tienen derecho a comprender.
  24. Todos tienen derecho a no comprender nada.
  25. Todos tienen derecho a tener varias nacionalidades.
  26. Todos tienen derecho a celebrar o a no celebrar su cumpleaños.
  27. Todos tienen la obligación de recordar su nombre.
  28. Todos pueden compartir lo que poseen.
  29. Nadie puede compartir lo que no posee.
  30. Todos tienen derecho a tener hermanos, hermanas y padres.
  31. Todos pueden ser libres.
  32. Todos son responsables de su libertad.
  33. Todos tienen derecho a llorar.
  34. Todos tienen derecho a ser incomprendidos.
  35. Nadie tiene derecho a echarle la culpa al otro.
  36. Todos tienen derecho a ser subjetivos.
  37. Todos tienen derecho a no tener ningún derecho.
  38. Todos tienen derecho a no tener miedo.
  39. No venzas .
  40. No te defiendas
  41. No te rindas.

Hemos tomado una cerveza y unos pancake de patata en una taska muy curiosa y especial que está en la calle principal, en la del ángel cantor.

 

Allí se nos ha juntado un señor mayor y ha resultado ser un artista muy especial. Hemos estado conversando con él de una forma muy curiosa, como hemos podido con los varios idiomas que chapurreamos, porque sabía poco inglés, y nosotros nada de lituano o ruso.

 

Ha sido curiosísimo, llevaba un mapa de España en el bolsillo, conocía Bilbao y San Sebastian, y se ha alegrado de saber que somos de allí. Nos ha explicado que tuvo una escuela de arte durante 8 años, donde soldaba soplando con sus pulmones y por eso los tiene fastidiados. Conocía al cantante Rafael, y nos ha bailado guantanamera.

 

Nos ha dibujado y regalado una caricatura nuestra, y un autoretrato que ha dibujado mirando para adentro.

 

Curioso personaje. Estaba tomando una sopa, pero en su bolsa llevaba una botella de vodka. Le acompañaba un perro, que le seguía arrastrando su correa. Ha sido muy divertido

Artista de la República independiente de Uzupis, con las caricaturas que nos dibujó


Dónde comer o cenar

Nosotros no solemos ser buena referencia para comer o cenar en cualquier lugar porque normalmente lo hacemos en la autocaravana, aunque también nos gusta comer o cenar algo en algún sitio para probar la comida local. A ser posible lo intentamos en el mercado, que suele haber comida típica, para la gente local, y a muy buen precio. En Vilnius no había espacio en el mercado para comer, o no encontramos ninguno.

 

Fuimos a cenar algo al restaurante Leiciai con comida lituana, calle Stikliu,6. Comimos el típico cepelín, que es una croqueta de patata rellena de carne. Nos encantó. Y una tabla de quesos lituanos, muy buenos y similares a algunos españoles. Precio europeo, pagamos 20€, junto con una cerveza de 0,5l para los dos.

 

Ofrecían un menú degustación por 25€/persona con varios platos típicos en pequeñas raciones para poder probar de todo, pero el camarero nos dijo que ya no se podía, lo mismo que una degustación de cervezas. Nos quedamos con la duda si se debía a que era tarde.

 

En la zona, había muchos restaurantes con muy buena pinta y con mucha gene sentada en las terrazas, así que posiblemente tenían también buenos menús.

Puesto de comida vegetariana

Al día siguiente, estuvimos en un mercado callejero que había en la calle Gedimino y compramos en un puesto de comida vegetariana que había en el mercado en la calle y hemos comido allí, una especie de talo rellenado con queso y verduras, otro con solo verduras, una sopa como de cocido con garbanzos y de postre otra especie de talo con manzana, y una bolita de café y chocolate. Super rico y barato, 12€ todo.

En otro bar cercano, hemos picado orejas de cerdo crujientes con miel, exquisitos, y patatas fritas caseras con 3 salsas ali-oli suavecito, una salsa de tomate picante con queso, y una salsa de mostaza, y dos cervezas, una belga con sabor a frambuesa y otra honey-moon, tostada, super ricas. Las patatas las mejores que hemos comido desde hace mucho tiempo en un restaurante.


Patatas fritas con salsas, orejas fritas con miel y cerveza. Platos de picar en una cervecería en la calle Gedimino.

Por lo que hemos visto, dentro de la comida Lituana son típicos los productos a base de patata y de cerdo. Algunos de los platos típicos son Siupinyis que son morros, rabo y manitas e cerdo, Lietuvistos, una especie de ensaladilla, Kepta luona, un pan negro con ajo, saltibarsciai, una sopa de remolacha que se toma fría en verano, Koldunai, que son una especie de raviolis rellenos, Kugelis, que es una ensalada a base de patata y zanahoria rallada, y por supuesto el cepellín, del que ya hemos hablado. El que nosotros probamos era excelente, en algunos otros sitios hemos oido que está soso.

 

El pan que toman es negro, y lo hacen con muchas especias. Todo el que hemos probado está buenísimo.


Nos ha gustado mucho Vilnius y nos hemos sentido muy a gusto. Ciudad muy recomendable para visitar.

 

Nos encontramos con gente muy amable, como una mujer que nos cedió su puesto de aparcamiento para que nosotros pudiéramos aparcar.

 

Se ve una ciudad activa, con mucha gente haciendo deporte al lado del río. Y también muy tranquila, no como en las capitales europeas estresadas. La gente va paseando, se sienta en las terrazas, se les ve hablar, compartir, reirse. Tienen muchos jardines y zonas verdes. Vimos muchas familias con tres hijos. En algún sitio leimos que dan muchas ayudas para la maternidad.


Y nos parecía que estaba lejos, en el norte de Europa, y resulta que cerca de Vilnius está el centro de Europa, y hay un monumento que lo identifica. No nos acercamos.

Coordenadas,

Vilna (pernocta): N54º41'20.03"/E25º17'52.08". Parking gratuito a 500m de la catedral y del río, está subiendo al monte de las tres cruces. Muy estrategico, pero tambien aparca mucha gente aquí, un poco ruidoso por la noche. Referencia de park4night.

 

Hemos conducido 128kms


Escribir comentario

Comentarios: 0