88° etapa. Noche de S. Juan en Saaremaa 23/06/17

Hoy hemos vivido con la familia de Eva y Claudio en la isla de Saaremaa, hemos sido muy afortunados de compartir un día con una familia de aquí y hemos celebrado la víspera de san juan con unas personas muy especiales.


Si quieres ver más fotos, están colgadas en la página de facebook disfruta del viaje, en los álbunes de fotos.


Hemos hemos sido muy privilegiados, hemos podido pasar el día con una familia de la isla.

 

Quedamos con Claudio, el chico chileno que conocimos en Kuresaare, por la mañana y nos llevó a casa de la abuela de Eva, una señora de 85 años, viuda desde hace 5 años.

 

La casa es preciosa, tiene un gran jardín con flores y detalles por todos los lados. Está en un pueblo creado por los rusos y la casa fue la autoescuela. Está al lado del bosque, al final del pueblo.

 

Es una pena el idioma porque habría sido muy interesante poder compartir con ella y que nos contara su historia. Estuvo deportada en Siberia cuando era niña, y le ha tocado vivir la época en que Estonia estaba bajo el poder alemán y el ruso.

 

Nos decía que hablaba ruso y alemán, pero no inglés o español.

 

Nos comunicamos con la sonrisa, las miradas. Nos abrió su casa, su corazón, nos regaló sus sonrisas, nos invitó a café y unas galletas como las artiach de chocolate. Buenísimas.

Con la abuela de Eva en su casa en Aste, en la isla de Saaremaa

Estaban también sus hijos, los hermanos mayores de la madre de Eva, y nos reimos mucho con ellos.

 

Estaban de juerga, habían hecho "gaupasa" y seguían bastante animados celebrando las fiestas más importantes de Estonia, las del solsticio de verano, o como diríamos enn Guipuzcoa, sanjuanes. Estas fiestas duran toda la semana y se hacen fuegos en diferentes lugares, se juntan, cantan, beben.

Con Claudio y los tíos de Eva

Con nosotros estuvieron cantando un montón de canciones, e incluso bailamos con ellos. Era muy bonito ver la gran complicidad que tenían entre ellos. Con una de ellas incluso se emocionaron. Eva nos dijo que muchas de las canciones tienen palabras políticas, que en época de los rusos estaban prohibidas.

 

Nos contaron que habían estado en la mili en Rusia, cerca de China. Y que allí eran educados en lo malos que eran los chinos. Eran totalmente antirusos y saltaban si nos metíamos con ellos en ese sentido. En algún sitio hemos leído que Estonia ha sido muy independentista, y sobre todo la isla de Saaremaa.

 

Nos dieron a probar la cerveza de Saaremaa hecha en casa, muy buena y muy fuerte. Quien la prueba se convierte en un aunténtico saare, así que ya pertenecemos también a la isla.

Pillada in-fraganti en pleno baile con los tíos de Eva y Claudio

Compartimos la comida con la abuela, y con parte de la familia de Eva que se fueron acercando durante la mañana.

 

Y nos aceptaron como si fuera totalmente normal que estuviéramos allí. Compartimos jamón ibérico que todavía nos acompañaba esperando momentos como este.

Una prima, la abuela, Claudio, la madre, la pareja de la madre, una hermana que es modelo y Eva


2. Celebración de la víspera de S.Juan

Por la tarde acompañamos a Eva, Claudio y a su bebe a una celebración del solsticio de verano.

 

Fuimos a un espacio al lado de una granja, que la dueña nos explicó que estaban celebrando el aniversario de que se mudaron. Hubo barbacoa y diferentes comidas que llevamos entre todos para compartir. Nosotros pusimos jamón español, un poco de ensalada y vino de rioja. Todo muy rico.

Preparando la barbacoa

Compartiendo la mesa y la comida

Claudio abrió el fuego sagrado honrando con sus cantos a la madre tierra y a todos los seres que nos acompañan. Claudio sigue la tradición de los chamanes del sur de América y está trabajando para unir culturas y potenciar a los pueblos originarios.

 

Nos unimos a los pueblos del sur de América que estában celebrando la noche más larga, el que la madre se va a dormir y deja ya los hielos y por tanto empieza un nuevo ciclo. Recordamos también a los indios del norte de América que también están celebrando esta fiesta y a todas las personas en diferentes lugares y culturas para los que también es un acto de celebración y rito de dejar atrás lo viejo y empezar un nuevo ciclo, un acto de adoración y respeto al sol, a los ciclos de la naturaleza.

Inicio del fuego al son de los tambores

Momento en el que se encendió el fuego

Fue una ceremonia muy bonita y muy profunda.

 

Un poco antes de las 12 quemamos lo que ya no queremos y con las 12 echamos al fuego nuestros deseos, junto con unas semillas como una forma de pagar a la tierra y al fuego lo que nos van a conceder.


Herber, una de las mujeres organizadoras, dijo unas palabras en Estonio, que según nos contó Eva tienen mucha magia. En esta lengua tienen muchas palabras mágicas, muy conectadas con la naturaleza, según nos explicó.

 

También nos estuvo hablando de un lugar en Estonia, cerca de Tallín donde hay mucha energía de la tierra, y han hecho diferentes asientos y cada uno sana una enfermedad diferente.

Otro momento de la ceremonia

El fuego que prepararon fue demasiado grande toda la noche. Habían utilizado culos de árboles y troncos gordos, por lo que no se redujo lo suficiente como para poderlo saltar. Sin embargo, encontramos la manera. Es un ritual importante.

 

Nos sorprendió mucho encontrar muchos rituales similares, a tantos kilómetros de distancia. También nos contaron que eligen flores de nueve colores diferentes y las ponen debajo de la almohada, nosotros las ponemos en agua. Y que el agua de rocío después de la noche es mágico y es bueno bañarse con él. Para nosotros es poner el agua durante toda la noche y después bañarse con ella. Parecido, no? Curioso.

 

En ningún momento se hizo de noche por completo, la mayor oscuridad era como una noche de luna llena, y cuando nos íbamos a dormir, hacia las 2.30 de la madrugada, se empezaban a ver los resplandores del amanecer.

 

Eva nos contó que una bonita historia de Estonia. El atardecer tiene nombre de mujer, y el amanecer de hombre. Y se aman, pero no se pueden ver en ningún momento del año salvo la noche del solsticio en que se ven el tiempo suficiente para poderse dar un beso.

Un privilegio poder celebrar con unas personas tan especiales. Queríamos celebrar la noche de S.Juan y no sabíamos cómo ni con quién, y el universo, la vida nos lo puso en el camino.

 

GRACIAS


Escribir comentario

Comentarios: 0