Reflexiones sobre el júbilo y las pequeñas cosas

El júbilo es el antídoto para el miedo. El miedo surge si no disfrutas de la vida.

 

La vida consiste en pequeñas cosas.

No esperéis que ocurra algo grande.

 

Osho. Júbilo


Si disfrutas de la vida, el miedo desaparece. Simplemente sed positivos, reid mas, cantad mas, danzad mas. Permanecer más y más alegres, entusiastas sobre las pequeñas cosas, muy pequeñas.

 

La vida consiste de cosas pequeñas, pero si podéis aportar la cualidad de la alegría a las cosas pequeñas, el resultado el tremendo. Así que no esperes que suceda algo grande.

 

Las cosas grandes acontecen, no es que no sucedan, pero no esperéis a que eso grande tenga lugar.

 

Sucede solo cuando empiezas a vivir las cosas pequeñas, corrientes y cotidianas con una nueva mente, con una nueva frescura, vitalidad, entusiasmo.

 

Entonces, poco a poco, acumuláis, y esa acumulación, un día, estalla en puro júbilo.

Pero nadie sabe cuando sucederá.

 

Uno ha de seguir cogiendo guijarros en la playa. La totalidad se convierte en el gran acontecimiento. Cuando recogéis un guijarro, no es más que un guijarro. Cuando todos los guijarros están juntos, de pronto son diamantes. Ese es el milagro de la vida. De modo que no estéis pensando en grandes cosas.

 

Hay muchas personas en el mundo que se lo pierden porque siempre están esperando que ocurra algo grande.

 

No puede acontecer. Tiene lugar sólo a través de cosas pequeñas, comer, desayunar, pasear, charlar con un amigo, estar sentado a solas contemplando el cielo o tumbado en la cama sin hacer nada.

 

La vida está compuesta de estas pequeñas cosas.

Tomado de un texto de Osho, Júbilo

 Y de esto nos estamos dando de cuenta.

 

Estamos haciendo una gran cosa que es este viaje de seis meses por Europa en autocaravana, pero este gran viaje se compone de cada día, de pequeños detalles cada día.


De contemplar el amanecer,

o una flor,

o un monumento,

o un paseo,

o una risa,

o una mirada,

o una persona que conocemos y con quien compartimos

 

 


Y este es un gran aprendizaje para nosotros. Podemos perdernos en lo grande, que es este viaje en autocaravana por Europa durante 6 meses, si no nos fijamos y cuidamos los pequeños detalles del día a día, que son Cuidarnos, mimarnos, hablar, compartir.

 

Y si nos perdermos los pequeños momentos de cada día, nos olvidamos de disfrutar, y entonces, el viaje no tiene sentido.

Escribir comentario

Comentarios: 0