108º etapa. Islas Lofoten (Henningsvaer, museo vikingo de Borg, Eggum, Uttakleiv, Flaskad). 13/07/17.

Hoy seguimos visitando las Lofoten.

 

Visitamos Henningsvaer, y nos dirigimos a Borg para entrar en el Museo vikingo, el Lofor vikingo Museum. Y continuamos empapandonos de naturaleza, y también de agua, en Eggum, Haukland y Uttakliev y por último acabamos en Flaskad, al lado de una iglesia rusa.


Si quieres ver más fotos, están colgadas en la página de facebook disfruta del viaje, en los álbunes de fotos. disfruta del viaje

1. Henningsvaer

Henningsvaer nos ha encantado.

 

Es un pequeño pueblo de pescadores alrededor de un pequeño entrante del mar, rodeado de montañas, en medio de islas, un gran representante de toda la naturaleza agreste de las islas.

 

Tiene un puerto, en un entrante del mar, y alrededor se encuentran todas las casas y el puerto donde estan atracados los barcos pesqueros.

 

Y es un pueblo que mantiene su espíritu pesquero y original, a pesar del turismo.

Con el puerto detrás, el corazón del pueblo

Los barcos pesqueros en el puerto

Casa de pescadores con la puerta azul

Este pueblo nos llamó la atención por las casas de pescadores con las puertas azules.

 

Cada uno se va caracterizado por el color de la mayoría de sus casas. Vimos en Sortland que eran azules, en Kabelvag rojas, y es el color que predomina en toda la isla. Aquí las puertas azules. Mas adelante Reine con casas de color ocre.

Otra de las casas del puerto, con la puerta azul

Hacía frío. Teníamos la suerte que no llovía porque lo había hecho toda la noche, incluso con ráfagas de viento bastante fuertes. Vimos adornos que se habían caído e incluso una pequeña farola rota por el viento.

 

Vimos un café muy agradable y nos animamos a entrar. Nos ofreció un te con leche, servido como si fuera un café que estaba riquísimo. También tenía muchas ofertas de pasteles echos en casa, y diferentes sándwiches para picar pero no caímos en la tentación. Cada te nos costó unos 3€, que no nos pareció nada caro.

Terraza de la cafetería donde desayunamos

Disfrutando de la estancia en la cafetería. También hacían velas a mano. Tuvimos una conversación muy rica entre los dos.

Dimos un paseo por el pueblo y estuvimos viendo varios secaderos de pescado. Ahora están vacíos puesto que la temporada es en invierno, en febrero. Nos soprendió ver un montón de tiendas de campaña colocadas por allí

Otra de las sorpresas de Henningsvaer, no fácil de encontrar, un antiguo Saab, en excelentes condiciones 

Como ya hemos comentado, el pueblo está vivo, mantiene su espíritu original de pueblo pesquero, no solo dedicado al turismo.

 

Por tanto, aunque hay muchas tiendas de regalos, y también varios museos y galerías, todavía se pueden ver por las calles la maquinaria que se utiliza, como este tractor.

Maquinaria utilizada en el pueblo

Imagen de uno de los documentales que vimos sobre el pueblo, trabajando en el pescado

Entramos en una tienda de souvenirs donde también hacían soplado de vidrio artístico, aunque no pudimos verlo. Allí encontramos un libro muy bonito sobre todas las especies de pájaros que anidan en estas islas.

 

También fuimos a una galería de fotografía donde había un documental sobre la vida en las islas. Nos impactó ver fotografías y algún pequeño vídeo sobre los barcos navegando en las aguas bravas del mar que las rodea. Hay que atreverse mucho con el mar para salir con esas aguas.

 

Nos ayudó a hacernos una idea de la forma de vida en las islas. Nos ayudó también a imaginarnos a los vikingos, acostumbrados al mar, lanzándose a conquistar el mundo.

Caja con diferentes erizos de mar, estaban a la venta, con una pequeña hucha para poder dejar el dinero que costaban si te llevabas alguno. Nos pareció bonito


2. Carretera a Borg

Después de estar toda la mañana en Henningsvaer, nos dirigimos al norte, hacia Borg, para visitar el museo vikingo. Seguimos disfrutando de la naturaleza, aquí os dejamos algunas de las fotos que hicimos.

2. Museo vikingo en Borg: Lofort vikingmuseum

El museo está ubicado en Borg, donde fue descubierta una antigua casa vikinga, una de las mas grandes encontradas al norte de Noruega. Su descubrimiento permitió profundizar en el conocimiento de esta época y cambiar muchas de las ideas establecidas hasta entonces.

 

Hay diferentes partes, y está en diferentes idiomas, también el español.

 

Hay un pequeño vídeo con la posible historia del dueño de la casa. En ella cuentan cómo decidió abandonar la casa y su hogar para dirigirse a Islandia. Se sintió engañado y manipulado por otros vikingos poderosos de mas al sur que lo habian utilizado para conseguir poder y riquezas. El decidió abandonar sus posesiones para poder seguir siendo fiel a sus valores, que tienen mucho que ver con la libertad de ser uno mismo.

 

Un espacio donde explican la historia y conocimientos que se tienen de la época vikinga, basándose en los diferentes objetos encontrados.

 

Una reproducción de la casa y de la vida en ella. Hay una visita guiada en español, y la guía era Rebeca, una vikinga de León. Fue un gusto estar hablando con ella. Le deseamos mucha suerte en su objetivo de dedicarse a la investigación y propagación de la cultura vikinga, y su relación con España.

 

Hicimos la visita con otra pareja de Donosti. Casualidad, no? Mikel e Iratxe. Ellos también estaban disfrutando mucho de su estancia en Noruega. Acababan de llegar y ya habían descubierto que la idea que tenían que todo era carísimo no es tan cierto. Llevaban la furgoneta llena de conservas para sobrevivir al norte, como nosotros. 

 

Fue un placer compartir con ellos, hablar en euskera. Les mandamos muchos saludos desde aquí.

Iratxe, Rebeca (la guía) y Mikel de Donosti

La visita nos permitió cambiar la idea de los vikingos como gente ruda, con barbas, ropa de pieles y gorros de vikingo, valga la redundancia, para quedarnos que era gente con un gran refinamiento y gusto por el lujo, con otra forma de relacionarse con sus súbditos, más basado en el honor y demostrar que eran capaces de mantener su posición que en el establecimiento dado por Dios que se había establecido en las sociedades católicas con los reyes.

 

Aquellos que se dedicaban a las excursiones vikingas eran los que tenían dinero y posibilidades de tener un barco y gente que le acompañara. Estaban acostumbrados a mares duros y bravos, y posiblemente era una forma de demostrar y demostrarse que eran fuertes, a la vez que llevarse, de otras zonas, aquello que les ayudaba a seguir manteniendo su posición, como por ejemplo copas de cristal.

Reproducción de la casa vikinga

La casa tiene tres salas, y se puede ver y TOCAR todo.

 

La primera dedicada a la vida cotidiana, están los objetos que utilizarían en la época, como el pescado, la comida, la ropa, el hilado y confección de ropas.

 

La segunda, posiblememte dedicada a las celebraciones más de culto a los dioses escandinavos. Y también celebraciones en las que los dueños invitaban a sus súbditos a comer y beber cerveza e hidromiel, en los que el dueño podía mostrar todo su explendor y lujo, lo que tenía dos objetivos, por un lado mantenerse en el poder y tranquilizar a sus seguidores de que podían seguir confiando en él, y por otro satisfacer a los dioses.

 

Y la tercera dedicada a establos, aunque actualmente hay un pequeño restaurante.

Réplica de un barco vikingo

Hay un paseo, como de veinte minutos hasta una cala cercana, que también permite imaginarse la vida en aquella época, con animales, ponis en los que montan los niños, un bosque, diferentes juegos rurales, como sokatira o tiro con arco.

 

En la cala hay una réplica de un barco vikingo, de los pequeños, que se puede manejar por dos personas. Los ha habido en los que se necesita al menos diez personas para manejarlo. Y dimos un pequeño paseo por él. Había viento, por lo que las velas nos llevaron a gran velocidad.

 

Estuvimos más de tres horas en el museo, y nos quedamos cortos.


3. De Borg a Eggum

Seguimos ruta por la carretera turística E10, que nos llevó a Eggum, un pueblo muy pequeño con unas vistas muy bonitas. Hay un sendero para poder caminar por allí, pero con el tiempo seguimos ruta con el coche.

 

Las fotos son para que podais verlo.

4. Haukland y Uttakleiv

Haukland y Uttakleiv nos regalaron con paisajes muy bonitos y con playas de arenas blancas, también nos quedamos con las ganas de bañarnos, pero era demasiado frío para nosostros


5. Flakstad

Vimos en la guía que en nuestro camino hacia el sur había un pueblo con una iglesia rusa y nos dirigimos hacia allí. Eran las 20.00 aprox. y la iglesia estaba cerrada. A la mañana siguiente abrían tarde, a las 10h, por lo que nos quedamos sin verla en el exterior.

Iglesia rusa de Flaskad

Dimos un paseo por allí y nos encontramos con las vacas de pelo largo que estaban pastando en un campo cercano.

Y también con dos cementerios, uno enfrente del otro, con la carretera en medio. Era curioso, uno de ellos, el de la derecha estaba abandonado y lleno de hierba, casi tan alta como las tumbas. El otro totalmente cuidado, hierba cortada, tumbas con flores. La fecha de las tumbas era similar. Nos quedamos con las ganas de descubrir cual era la diferencia entre los dos.

Cementerio al lado de la carretera, este es el que está cuidado

Y el solo se animó a salir, nos regaló con una vista preciosa para terminar el día. Una buena guinda

Decidimos quedarnos a domir en el parking al lado de la iglesia, era un espacio amplio y estábamos solos. A 500m siguiendo la carretera descubrimos un camping con un montón de autocaravanas, y gente acampada. Curioso.


Coordenadas,

Henningsvaer, ((pernocta) N68º09'21.7"/E014º12'32.0",

parking a la entrada del pueblo, era de pago por telefono pero no pagamos nada, sin servicios. Bien, mucho aire y lluvia


Borg. Lofort Viking museum, N68º14'43.3"/E013º45'27.1", parking a la entrada. Gratis


Flakstad, (pernocta) N68º06'18.6"/E013º18'20.4"

aparcamiento enfrente de la iglesia rusa. A 500m hay un espacio con montones de autocaravanas

 


Escribir comentario

Comentarios: 0