115º etapa. Geiranger, Kaupanger. 20/07/2017

Hoy visitamos Geiranger y el fiordo Geirangerfjord, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco. Para ello contratamos una excursión en un barco que nos lleva por la parte más espectacular del fiordo para visitar las cascadas y conocer un poco más de la historia y la forma de vida relacionada.

 

Después cogemos la autocaravana y seguimos ruta. Nuestra intención es llegar a Flam para conocer otro fiordo, en este caso el sognfjord, también patrimonio de la Humanidad pero nos quedamos en Kaupanger porque podemos coger un ferry desde aquí que pasa por el fiordo y además podemos ahorrar kilómetros.


Si quieres ver más fotos, están colgadas en la página de facebook disfruta del viaje, en los álbunes de fotos. disfruta del viaje

1. Gerainger

Gerainger es un pueblo de 250 habitantes, en invierno, en el que cada día de verano pasan hasta 6.000 habitantes. Tiene 5 hoteles y como es normal todo el pueblo está orientado al turismo, tanto directamente en hostelería o en las tiendas de artesanía.

 

Está situado en un extremo del fiordo, y actualmente se puede acceder por carretera. La guía nos dijo que la que llega del norte, que se llama la carretera del águila, normalmente se puede mantener abierta en invierno, la que va hacia el sur, de mayor altitud, se cierra por la nieve.

Carretera del águila vista desde el fiordo

El nombre de carretera del águila viene porque en esa zona viven águilas, pero también porque la apertura de la carretera permitió poder cumplir el sueño de los habitantes de Gerainger de ser libres como las águilas, ya que esa carretera permite poder salir del pueblo en invierno, además de en verano.

Los cruceros que han llegado a Gerainger, con miles de turistas cada uno

Todos los dias llegan varios cruceros con turistas al puerto de Gerainger, y es impresionante verlos en el fiordo, y es una de las fotos famosas, una persona asomada a uno de los miradores viendo uno de los cruceros llegar.

 

Nosotros cogimos una excursión por el fiordo para verlo y conocer los lugares más espectaculares. La guía nos fue dando explicaciones de las cascadas.

 

Las 7 hermanas, llamadas así porque son siete cascadas que caen cercanas, y enfrente el pretendiente, que dice que pidió en matrimonio a las siete, y todas le dijeron que no, por lo que tiene el corazón roto.

 

Y el velo de la novia, que se abre en abanico cuando cae creando un fino velo en el que se prenden los arcoiris.

Vista de Gerainger desde el barco que nos lleva de excursión. Se puede ver el humo de los cruceros que se queda flotando en el ambiente

Cascada de las siete hermanas

Cascada El pretendiente


Cascada llamada el velo de la novia

También entendimos un poco más de la cultura y forma de ser noruega. Era un país pobre antes de descubrir el petróleo, por lo que era necesario buscarse la mejor manera para vivir, y una de ellas era tener un terreno aunque fuera tan escarpado como las antiguas granjas que había en el fiordo.

 

En algunas de ellas, hasta las cabras las tenían que tener atadas para que no se despeñaran, y por supuesto, también los niños pequeños. Y para poder acceder a ellas necesitaban unas escaleras de madera, que en una ocasión ayudó a que el recaudador de impuestos se tuviera que ir porque habían quitado la escalera. Sin embargo, la madre llevaba a cada uno de los diez hijos que tuvo, a la iglesia, para ser bautizados. Una muestra de la dureza y de las ganas de salir adelante del caracter noruego.

 

Vivían de lo poco que daba la tierra, las cabras y el pescado. Estaban totalmente aislados, y si necesitaban ayuda colgaban trapos y sábanas para que otros vecinos lo pudieran ver y así avisar y acudir en auxilio.

 

Actualmente las granjas están siendo restauradas y mantenidas por una asociación para permitir guardar esta herencia cultural.

Una de las granjas colgadas en la montaña del fiordo

Una excursión muy interesante. También nos enteramos que muchas casas tienen el tejado de musgo porque es fresco en verano y caliente en invierno. Actualmente en el pueblo, en invierno, ya tienen todos los servicios que necesita, llega un médico una vez a la semana, los miércoles, pero si hay una urgencia están conectados por un servicio de helicópteros.

 

Tienen el riesgo continuo de posibles avalanchas de nieve, y que en una de ellas se pueda producir un tsunami que destruya el pueblo. Por ello, las autoridades tienen servicios de medida y control tanto de la nieve como de las paredes del fiordo para poder avisar a tiempo en caso de que ocurra. Viven en los fiordos más seguros del mundo

En la excursión en el fiordo


Además de la visita al fiordo tuvimos la suerte de encontrar un concierto de órgano, violín y voz en la iglesia del pueblo. Fue muy bonito, y nos permitió visitar la iglesia, pequeña, de madera.

Iglesia de madera de Gerainger

En un momento del concierto, vocalista y las dos violinistas

Imagen del órgano de la iglesia, y del barco que está en casi todas ellas

También tuvimos la gran suerte de ver parte del atardecer en el fiordo, y de poder disfrutar de su belleza. Ya hemos salido de la zona del círculo polar ártico por lo que ya ha empezado a oscurecer, y aquí, al estar tan profundo, el sol se esconde tras las montañas.

Atardecer en Gerainger


2. Carretera hacia el sur, hacia Kaupanger

La carretera que sale de Geiranger aún es más impresionante que la que llega, e incluso que la carretera del Trol. También es estrecha y hay que apartarse para poder hacer espacio para cruzarse dos vehículos, sobre todo con los autobuses.

 

Queríamos haber visto el glacial desde el mirador que está a 5kms, el Flydalsjuvet, pero se nos pasó sin enterarnos. Y decidimos no subir hasta Dalsniba que permite las vistas más elevadas de un fiordo desde una carretera.

 

Tuvimos algún momento un poco complicado, sobretodo al cruzarnos con un autobús en el que el chofer se quedó un poco bloqueado y no avanzábamos. Y la gran suerte que después de eso, cogimos la rueda de un autobús y nos llevó como balas, y encima a él le daban prioridad y nosotros íbamos como la estela detrás.

 

Los paisajes alucinantes, y con sol, de una belleza y con unos colores alucinantes. Vimos unos verdes intensos, preciosos.

 

Os dejamos unas fotos para que os podais hacer una idea


En el camino encontramos un lugar al lado de un río para comer.

 

Sacamos la mesa y las sillas y estuvimos disfrutndo al sol. Nos dimos un chapuzón, pero el agua aquí sí que está fría, es agua de deshielo. Había otra autocaravana y un chico que viajaba en patinete, una forma muy original de viajar. Un rebaño de cabras estaba pastando por allí, haciendo e paisaje más bucólico y pastoril.

Disfrutando al sol después del baño y de la comida

En el camino nos encontramos una exposición al aire libre de diferentes esculturas que nos llamaron la atención y la explicación a todas ellas, pero estaba en noruego, así que no nos sirvió de mucho.

Algunas de las estatuas de la exposición al aire libre, cerca de Byrkjelo


Nos acercamos a Kaupanger porque queríamos ver su iglesia de madera, de 1184. Muy bonita, pero estaba cerrada.

 

De casualidad llegamos al puerto y vimos que había un ferry que pasaba por el fiordo de sognefjorden, que queríamos visitar al día siguiente.Nos permitía ver el fiordo, nos saldría más barato que contratar una excursión y encima nos ahorrábamos kilómetros para llegar a Bergen.

 

El último ferry salía a las 18.00h y habíamos llegado tarde por un cuarto de hora. Decidimos quedarnos allí y esperar al de la mañana siguiente que salía a las 9 de la mañana. Estábamos al lado del mar, por lo que nos podíamos dar un chapuzón y era un buen sitio para descansar y pasar la noche.

 

Tuvimos la misma idea que la pareja de Donosti con los que nos habíamos encontrado en el museo del barco vikingo en Borg. Nos hizo mucha ilusión volver a coincidir con ellos.

 

Vimos cómo tienen montada la peugeout partner en la que viajan, alucinante. Tienen de todo, hasta wc y ducha. Alucinante

Iglesia de madera de Kaupanger, de 1184.


Coordenadas:

Geiranger (pernocta) N62º06'007"/E007º1138.0",

espacio al lado del fiordo, una vez pasado el pueblo. Muy tranquilo. Es la carretera a otro camping y donde se contratan los kayacs. Espacio para 4 autocaravanas

Kaupanger, (pernocta) N61º10'59.1/E007º14'5.7",

parking de espera para coger el ferry que va a Gudvangen por el fiordo, muy tranquilo, al lado del  mar, sin servicios. gratuito.

 

Hemos conducido 232 kms y no hemos cogido ferrysNos hemos desplazado en barco 7,5 kms


Escribir comentario

Comentarios: 0