El flautista de Hamelin

El cuento de los hermanos Grimm recoge una leyenda de la ciudad de Hamelín, que ocurrió en el año 1284.

 

La ciudad sufría una gran plaga de ratas que tenía a la población desesperada y sin saber qué hacer.

 

Si quieres leer el cuento mas ampliado, pincha aqui. Si quieres ver la etapa de nuestro viaje, pincha aquí.


En esto apareció un personaje muy extraño, con ropas estrafalarias, que les ofreció sus servicios.

 

Les prometió librarles de las ratas a cambio de una gran cantidad de dinero, a lo que los aldeanos, impotentes, accedieron.

 

El desconocido empezó a tocar la flauta que llevaba colgando, y todas las ratas salieron de sus agujeros y empezaron a caminar siguiendo la música. El flautista se dirigió hacia el río y las ratas, que iban tras él, murieron ahogadas.

Cuando el hombre reclamó su parte, el pueblo se rió de él y negó el trato que habían hecho.

 

Así que el flautista cumplió su amenaza.


Volvió el 26 de junio y mientras los habitantes estaban en la iglesia, el hombre volvió a tocar con la flauta su extraña música.

 

 

Esta vez fueron los niños y niñas los que le siguieron al compás de la música, y abandonando el pueblo los llevó hasta una cueva y nunca más regresaron.

 

Según la leyenda, sólo un niño cojo se salvó por no poder seguir a los demás.

 

Y cuando lo encontraron, en vez de estar féliz por haberse salvado, lloraba desconsolado por haberse perdido los regalos y maravillas que le prometía el flautista con su música.


REFLEXIONES

 

Nos han surgido diferentes reflexiones en relación al cuento y a lo que hemos vivido en nuestra visita a la ciudad. Y os las planteamos para que podáis reflexionar también con nosotros.

1. Hay estímulos en la sociedad que nos prometen la felicidad y nos llevan detrás, como el flautista en el cuento y la imagen de la foto. Nos la encontramos en el centro de Hamelin en medio de la grabación de un vídeo de pornografía.

 

Esto nos hace consumir demasiado, comprar, comer, beber, utilizar drogas, la pornografía, etc.

 

Y seguimos desconectados de nosotros mismos y sin poder conectar con nuestra valía y mostrarlo al mundo.



2. En el cuento aparece el flautista como un personaje extraño y estrafalario y posiblemente por ello no creían realmente en él y no le pagaron cuando hizo su trabajo. Cuantas veces las apariencias externas nos hacen desconfiar de las capacidades reales de las personas. Si no entran en nuestros esquemas dejamos de creer en ellos.

 

¿qué apariencia externa te da confianza, cuál te hace desconfiar? ¿has tenido experiencias que hayan roto esos prejuicios?


3. Cúantas veces somos capaces de prometer el oro y el moro cuando estamos desesperados por algo, y cuántas veces nos olvidamos de lo prometido una vez que ya lo hemos conseguido.

 

Y a veces, la forma de pagar es el agradecimiento. ¿Somos capaces de agradecer lo que hemos recibido? ¿agradecemos las pequeñas cosas? desde el despertarnos cada mañana y tener nuestro cuerpo, las personas que están a nuestro alrededor, las facilidades que hacen nuestra vida más cómoda...


Escribir comentario

Comentarios: 0