154º etapa. Bremen. 28/08/2017

Hemos tenido una estancia muy especial en Bremen.

 

Empezó en casa de Amaya y Wilfried, su marido, con los que cenamos y pasamos un rato muy agradable. La ciudad es preciosa, y nos ha encantado.

 

Y encima hemos podido recargar las bombonas de butano, la segunda vez en el viaje.


Si quieres ver más fotos, están colgadas en la página de facebook disfruta del viaje, en los álbunes de fotos. Bremen

El cuento nos ha inspirado una reflexión. Si te apetece puedes ir pinchando aquí.

1. Con Amaya Lubeigt y Wilfried Van Poppel

Ha sido un verdadero privilegio estar con Amaya y con Wilfried, y también conocer a su hija pequeña, la mayor había salido de viaje, y a su perrita.

 

Nos invitaron a su casa, y desde el primer momento nos sentimos como en la nuestra. Conforme iba avanzando la conversación íbamos descubriendo más cosas en común. También conocen y utilizan la medicina antroposófica y nos acercamos a ver el edifcio de la Escuela Waldorf donde estudian sus hijas. Una pena que fuera domingo y no pudiéramos entrar.

 

Nos contaron el proyecto que están trabajando y nos encantó. Los dos son bailarines profesionales. Actualmente tienen una compañía propia De Loopers, y un proyecto de trabajar la danza con adultos jóvenes, desde 7 años, en las escuelas. Se llama 5 days to dance.

 

Nos contaron y nos enseñaron un trailer de la película que tienen hecha sobre ese proyecto y nos pareció que hacen un trabajo espectacular. Nos contaron que les están llamando de muchas escuelas de la zona del Mediterraneo, pero también de otras partes del mundo como Corea.

 

A partir de la danza, y con normas muy claras, consiguen que, en cinco días, los chavales sean capaces de representar una obra de danza moderna. Con ello trabajan la convivencia, la autoestima, el trabajo con el cuerpo y el sentirse bien en el propio cuerpo. También que cada uno aporta, y es importante, ya que por ejemplo, al que es pequeño se le puede poner en lo alto, y el más fuerte y grande es más importante que pueda sostener.

 

Si os interesa más información, los datos son:

www.de-loopers.eu

info@de-loopers.es

 

La peli se puede visualizar por internet. https://www.filmin.es/pelicula/five-days-to-dance

Y se pueden ver los proyectos escolares en http://www.de-loopers.eu/5-days-to-dance-es/five-days-to-dance-es.html?acceptCookie=1

2. Bremen, qué ver y hacer

Bremen se encuentra en el noroeste de Alemania. Es una ciudad de unos 500.000 habitantes y también ha formado parte de la liga Hanseática. Se encuentra en la parte navegable del río Weser, lo que origina su importante puerto, el segundo de Alemania.

 

El centro histórico está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se encuentra al lado del canal y se recorre muy fácilmente caminando.

 

Es una ciudad muy cómoda para visitarla, y también está pensada en las personas, por lo que, según nos han comentado, es una ciudad muy fácil para vivir. La gente se mueve muy fácilmente en bicicleta.

Río Weser a su paso por Bremen

Hemos dormido en un espacio para autocaravanas que se encuentra en una pequeña isla entre el río y un canal. Un espacio muy tranquilo y muy cómodo. El primer día aparcamos al lado de la carretera, y el segundo día entramos en el área de autocaravanas que se encuentra al lado.

 

Allí cerca hay una pequeña playita al lado de un café, el café Stand, de donde sale un ferry que atraviesa el río para ir al centro. Así que nos fuimos con las bicis.

 

Hay dos zonas principales para visitar en Bremen, por un lado la plaza del mercado y todo lo que está alrededor, y por otro lado el barrio de Schnoor, que se encuentra muy cerca.

Plaza del mercado, con la catedral

En la plaza del mercado (Markplatz), están el Ayuntamiento (Rathaus), la catedral (St. Petri Dom), la estatua de Roland (Bremer Roland), la casa del parlamento (Haus der Bürgerschaft), la casa de los comerciantes (Schütting), las casas del lado oeste, con la farmacia (Rathspotheke), la casa de venta (Akzise).

Mercado en la plaza del mercado

Cuando llegas al centro la sensación es de hacer un viaje al pasado y de plantarte directamente en la Edad Media. La plaza es impresionante, super bonita, los edificios reflejan el desarrollo comercial que tuvo esta ciudad.

 

Por otro lado, también es una ciudad muy viva, con muchos comercios, restaurantes, gente. Cuando llegamos nos dirigimos directamente a la oficina de Turismo que está al lado y muy amablemente nos dieron información de la ciudad. Y para celebrar nos tomamos un desayuno en la terraza de una cafetería cercana. Fue un café con chocolate, y un chocolate. Lo preparan de una forma muy especial, ponen la leche y meten un trozo de chocolate para que se deshaga. Estaba riquísimo.

 

Tuvimos la suerte de que se nos olvidó la mochila y vino el camarero a traérnosla.

La farmaceútica delante de la Farmacia principal de la ciudad

Nos ha encantado la gente en esta ciudad. Por un lado el camarero de la cafetería, que nos trajo la mochila. Las personas de la oficina de turismo.

 

Pedimos a un par de personas que nos hicieran una foto, y casualidad, la primera era una profesora de idiomas con la que estuvimos conversando un rato, y el otro, Garikoitz, un chico de Villaba, de casa. Nos hizo muchísima ilusión encontrarnos con él, tanta que se nos pasó pedirle alguna forma de contactar con él, al menos para mandarle la foto.

Con la profesora de idiomas y su marido

Con Garikoitz delante de la estatua de Roland. Los navarricos en Bremen.

Delante del ayuntamiento de Bremen

Bremen tiene mucho de historia, y lo muestra en sus edificios antiguos. Pero no es una ciudad vieja, la parte comercial, la modernidad, la vida está por todos los lados.

 

La mezcla está por todos los lados, en la misma plaza del mercado esta un edificio moderno, con grandes cristaleras, que es el State del Parlament. Un edificio diseñado en 1966, y muy controvertido hoy en día. 

Edificio antiguo integrado con uno moderno

En la parte de atrás de la plaza estaba el mercado local.

 

Nos encantan los mercados, pero aquí en Alemania no estamos encontrando grandes mercados. Aquí en Bremen sólo había unos pocos puestos y la mercancía que tenían era bastante cara, así que dejamos para comprar en otro sitio menos turístico.

 

Sí que había un puesto de comida en la que había mucha gente local comiendo, y aprovechamos nosotros también.

Uno de los puestos de frutas y verduras en el mercado de Bremen

Una mujer se puso a comer con nosotros y estuvimos hablando con ella en español.

 

Hablaba bastante bien, nos dijo que iba a clases. Nos explicó que uno de los platos que pedimos era la comida típica de los pescadores, y estuvimos hablando sobre Bremen.

 

Nos confirmó que es una ciudad cómoda para vivir y trabajar, y hablamos de cómo los pisos están más baratos que en San Sebastian. Fue muy agradable.


Comida típica del mercado de Bremen, patatas con huevo, y una pasta de carne, huevo frito, remolacha cocida y también patatas, como no, estamos en Alemania.

Al lado de la plaza del mercado hay una calle peatonal muy especial. Es la calle BöttcherstraBe.

 

En ella hay una gran concentración de casas antiguas, de tiendas, de museos. Pero es tan estrecha que es difícil hacerle fotos, así que os enseñamos dos pequeños detalles que nos llamaron la atención.


La calle Böttcherstrasse


Detalles de la calle Böttcherstrasse


Después de pasear por la plaza del mercado y alrededores, nos fuimos a visitar el Schnoor. Es un pequeño barrio muy cercano al centro con calles estrechas y casitas antiguas, algunas de ellas de madera.

 

La zona está llena de tiendas de artesanía muy especiales, además de restaurantes, terrazas, heladerías y como no pizzerías.


Unas de las calles de Schnoor


Otras de las calles y casas del barrio Schnoor


Después de pasear y disfrutar por las calles y callejuelas del barrio Schnoor, salimos un poco del centro y fuimos a visitar el teatro. Nos hacía ilusión ya que es el edificio donde han bailado muchas veces Amaya y Wilfred.

 

La zona también estaba llena de terrazas y restaurantes, y se veía una zona muy cosmopolita y abierta al mundo

Teatro de Bremen

Barrio mas allá del teatro, con edificios mas modernos, mucha gente en bici.


Y hemos dejado una de las cosas importantes para contaroslas al fiinal.

 

En Bremen empieza la ruta de los cuentos de hadas de los hermanos Grimm. Aquí está el cuento de los músicos de Bremen. Una historia que os la contamos en reflexiones, porque nos viene muy bien para nosotros. Pincha aquí para ir a la reflexión.

 

Aquí os ponemos la foto con los músicos, un burro, un perro, un gato y un gallo.

Con los músicos de Bremen, la imagen está al lado de la catedral


Estuvimos en Bremen todo el día, la verdad es que nos sentimos muy bien en esta ciudad. Y nos quedamos hasta el día siguiente porque encontramos un sitio donde nos podían recargar las botellas de butano.

 

Este es un gran problema para un viaje largo en autocaravana. Las botellas de butano son específicas de cada país, y lo que nos habían dicho es que no las podíamos rellenar, sólo comprar una nueva con el gasto que supone, y encima muchas veces tampoco se puede adaptar al sistema de la autocaravana.

 

Hemos tenido suerte, compramos una botella en Polonia, pero las recargamos en Estonia, en Riga. Y ahora también hemos conseguido recargarlas, tanto la polaca como una de las españolas. Así que otra vez vamos con gas como para poder alargar el viaje si quisiéramos.

 

Sabemos que se pueden recargar también en Suecia, pero no encontramos el sitio adecuado. En Dinamarca no es posible.

 

Os ponemos las coordenadas por si alguien las necesita. El precio además como el butano en españa, aprox. 14€.


Coordenadas:

 

Bremen, N53º03'55.5"/E008º49'14.0",

al lado del ferry y un area de AC. Espacio al lado de la carretera, tranquilo, sin servicios, gratuito. Se oyen mucho los aviones.


Bremen, N53º03'52.91"/E008º49'08.0",

area de AC pagando, 15€ por estacionamiento, 2€ por electricidad (según consumo), 1€ entrada a los baños, 2€ por la ducha, 1€ por 100l de agua. En total 15€

 

PROGAS. Arberger Hafendamm, 8. 28309. Bremen.

N53º02'53.2"/E008º52'55.1", empresa que nos ha rellenado las botellas de butano


Escribir comentario

Comentarios: 0