166º etapa. Selva Negra (Freiburg), Ruta de vinos Alsacia (Eguisheim, Colmar, Kayserberg). 9/09/2017

Hemos dejado Alemania y la Selva Negra y hemos pasado a Francia, a la ruta de los vinos de Alsacia.

 

Hemos visitado Eguisheim y Colmar y nos hemos acercado a Kayserberg para dormir y poder visitarla al día siguiente.

 

Cambiamos de país pero no cambiamos mucho de paisaje. Sin embargo, sí nos ha parecido muy diferente el ambiente entre un lugar y otro. Os lo contamos en el artículo.


Si quieres ver más fotos, están colgadas en la página de facebook disfruta del viaje, en los álbunes de fotos Eguisheim, Colmar

Ruta de los vinos de Alsacia

La ruta de los vinos de Alsacia es una ruta turística longitudinal, de norte a sur, que atraviesa los principales puntos vitivinícolas de la región de Alsacia, en el norte de Francia.

 

Tiene una longitud de unos 170 kms y va desde Marlenheim hasta Thann, abarcando desde las llanuras del Rin hasta las montañas del parque natural de los Vosgos.

 

En muchos de esos pueblos o ciudades hay bodegas en las que te ofrecen la posibilidad de catar los vinos, con idea de que los puedas comprar.

 

Nos recordó a la visita que hicimos a Eger, al valle de las mujeres hermosas, en Hungría. Allí pensamos que nos sería como aquí, pero ni por asomo.


1. Eguisheim

Plano de la ciudad con una propuesta de itinerario turísitico

Es un pequeño pueblo de la región de Alsacia de unos 2000 habitantes. Está construido alrededor de un castillo central en varias calles concéntricas que han constituido líneas de murallas y defensa. Ha sido denominado uno de los pueblos más bonitos de Francia, y realmente lo merece.

 

Además fue el lugar de nacimiento del papa Leon IX. Este papa promovió la reforma de la iglesia impidiendo el matrimonio de los sacerdotes, y durante su pontificado se produjo la cisma de la iglesia de Constantinopla.


Casas de Eguiseheim

Estuvimos dando un pequeño paseo por el pueblo, y la primera impresión que nos dio fue de eso, de ser un pueblo. La mayoría de las casas están muy arregladas y hay tiendas dedicadas al turismo, pero la impresión era que el pueblo estaba habitado, tenía vida más allá de los miles de turistas que andábamos por allí.

 

Y esta es una de las diferencias que hemos encontrado con la Selva Negra. Los pueblos en Alemania nos han parecido más cuidados, quizá es esa sensación de estar preparados para la foto, con cada detalle en su sitio. En Francia, también están muy cuidados y son muy bonitos, pero hay un cierto desorden, como cuando algo está habitado, que les hace parecer más vivos.

 

También nos ha llamado la atención la cantidad de reclamo para el turismo que hay en la parte de Alsacia, las tiendas con múltiples detalles que invitan a comprar, los restaurantes y terrazas con la tentación a flor de piel para que no te resistas a entrar, las bodegas que te invitan a entrar, a probar sus vinos.


Algunas de las tiendas de Eguisheim

En las calles hay pequeños carteles con información turística, en francés e inglés, que van informando de por qué la estructura del pueblo, o de las letras que aparecen encima de las puertas, etc.

 

Vimos varias bodegas que ofrecían la posibilidad de probar sus vinos y entramos en una de ellas. Probamos un par de vinos y nos fuimos, queríamos seguir ruta después y si seguíamos bebiendo nos habríamos acabado uniendo a otro grupo que ya llevaba unas cuantas copas e iba subiendo el nivel de las voces y las risas. Nos llamó la atención que no dieran mucha importancia a la copa y volvían a utilizar la misma copa aunque fuera otro vino diferente. Tampoco utilizan nada para comer entre medias y limpiar la boca de un sabor a otro.

 

El vino blanco de Alsacia es muy afrutado, y a nuestro gusto está buenísimo. Las variedades que más utilizan son Riesling, Pinot blanc, Gewürztraminer, Pinot gris, Sylvaner y Pinot noir. La más afrutada y dulce de todos ellos es la Gewürztraminer.

Plaza de Eguisheim


Otros rincones de Eguisheim

En el paseo que dimos nos encontramos con muchos turistas. Entre ellos con estuvimos hablando con una pareja de Toledo que también viajan con su autocaravana.

 

Nos gustó estar compartiendo con ellos un rato. Resaltamos la capacidad que tenemos de ver la belleza en los lugares a los que vamos. Nos parecieron una pareja muy maja y agradable. Les deseamos mucha suerte y mucha felicidad en sus viajes.

Con Ana y su marido de Toledo


2. Colmar. Qué hacer y ver

Casas con entramado de madera, típicas de Colmar

Colmar, con unos 70.000 habitantes, es una de las ciudades más grandes de la Región de Alsacia y es considerada la capital de los vinos.

 

La ciudad antigua está muy bien conservada y conserva un cierto toque añejo. Cuenta con múltiples casas con entramado de madera típicas del gótico alemán y primer renacimiento y varias iglesias, entre las que cabe destacar la colegiata de S. Martín y el convento de los dominicos. También se la conoce como la pequeña Venecia ya que está recorrida por un montón de canales.


Edificio del Ayuntamiento a la izquierda y casa típica a la izquierda

En Colmar delante de unos de los canales decorados con flores

La colegiata de S.Martín, y puestos del mercado en la plaza que está al lado

En nuestro paseo por Colmar nos encontramos imágenes de la estatua de la libertad marcando el recorrido turístico. Después nos enteramos que es la ciudad donde nació Auguste Bartholdi, el escultor de la estatua de la libertad, y que como homenaje también hay otra estatua en la ciudad, que no llegamos a ver.

Imagen de la estatua de la libertad entre los adoquines del suelo marcando el intinerario turístico


Rincones de Colmar

En Colmar no vimos la oferta para probar vinos en diferentes bodegas que había en Eguisheim. Sí que había muchísimos restaurantes, de todo tipo, en los que ofrecían vinos, además de cervezas y por supuesto otras bebidas.

 

Nos encontramos con un pequeño monumento a un antiguo general que, según ponía en el cartel, era quien había traído las cepas desde Hungría, y por eso el vino de Alsacia es tan afrutado y dulce, como el Tokaji húngaro.

Tortilla de patatas en un bar de tapas español

En nuestro recorrido por Colmar vimos un bar de tapas español, y nos picó tanto la morriña de la tortilla de patatas que entramos para probarla.

 

Nos supo muy buena, pero las hemos probado muchísimo mejores. Probamos algunas de las otras tapas que ofrecían y nos dió un poco de pena que los turistas se queden con esa impresión, para nosotros, un poco pobre.


Después de cenar en el bar de tapas, y de haber pasado un rato muy agradable en Colmar, seguimos hasta el siguiente punto de nuestro recorrido, a Kayserberg.

 

Teníamos la referencia de un espacio muy grande para autocaravanas. Cuando llegamos estaba a tope, habría unas cien autocarvanas. Conseguimos meternos, casi con calzador, en un espacio entre dos de ellas y hemos dormido muy bien. ´


Coordenadas:

 

Freiburg (pernocta). 

Camping Hirzber, 20,95€ la noche, con descuento por tarjeta ACSI. El camping está muy bien, con todos los servicios, el agua y la electricidad incluidos. Nos recibió una chica catalana, lo que nos facilitó mucho al poder hablar en castellano.

Eguisheim, 48º02'37.6"/E007º31'45.9",

Area de autocaravanas, al lado del cementerio, a 500m del pueblo

 

Colmar, N48º04'57.4"/E007º21'32.1",

Parking en la calle especifico para autocaravanas, a 500m del ayuntamiento y la oficina de turismo. Hay que pagar, con 1€ da hasta el día siguiente. No apto para dormir, la calle tiene bastante circulación


Kayserberg, (pernocta), N48º08'08.4"/E007º15'46.7",

Area de autocaravanas a las afueras del pueblo, de pago (8€/24h), con todos los servicios. Esta lleno, nos metemos en un pequeño hueco entre dos. Muy tranquilo.

 

Nos hemos desplazado 76 kms


Escribir comentario

Comentarios: 0