168º etapa. Lutzelbourg (Francia), Trier (Alemania). 11/09/2017

Hoy hemos dejado atrás Alsacia y hemos hecho un pequeño salto atrás, nos hemos dirigido otra vez al norte y a Alemania. Hemos visitado Trier (o Tréveris).

 

Es una ciudad con mucha historia y toda ella reflejada en sus calles y edificios, desde los romanos con la puerta más grande conservada, el puente, la catedral, el anfiteatro. La Edad media con la plaza del mercado y muchas de las casas y calles, el renacimiento, barroco y rococó. La parte del cristianismo antiguo, la parte judia, la Trier actual.

 

Varios de sus monumentos están declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

 

Y entre todo ello, fue la ciudad natal de Carlos Marx. La casa donde nació es actualmente un museo dedicado a su persona, muy didáctico y nos permitió entender mucho más de esta figura histórica.


Si quieres ver más fotos, están colgadas en la página de facebook disfruta del viaje, en los álbunes de fotos. Trier

1. Trier, qué hacer y qué ver

Trier es una ciudad alemana de unos 100.000 habitantes situada cerca de la frontera con Francia y Luxemburgo. Se considera la ciudad más antigua de Alemania y ha sido premiada varias veces como la ciudad más bonita de Alemania

 

Cuando llegamos aparcamos la autocaravana en un camping al otro lado del río Mosela, que la atraviesa. Después de arreglar los requisitos del camping nos fuimos con las bicis, atravesamos el puente romano y llegamos a la parte antigua, aparcamos las bicis porque es zona peatonal y nos acercamos hasta la oficina de turismo que está en la puerta nigra. Estaba lloviznando, así que no nos importó mucho no ir en bici. Y tuvimos suerte porque el tiempo fue a mejor y pudimos disfrutar de caminar por la ciudad

 

Es la ciudad natal de Carlos Marx y habíamos leído que había polémica porque China había regalado una estatua de Marx de 4m de altura, y nos picó el gusanillo por verla.

 

En la oficina de turismo nos reímos muchísimo, porque cuando le preguntamos al empleado por la famosa estatua empezó a cambiar de color, a toser y a explicarnos, todo azorado y levantando cada vez más la voz, que la estatua se estaba fabricando ahora y que la colocarán el año que viene en un homenaje a Marx, que si los medios de comunicación, que si ya sabéis, a veces, cuentan las noticias como les parece, y cuentan de modo que vendan noticias...


Entrada a la casa museo de Marx

Así que sin estatua, nos fuimos a visitar la casa museo de Marx. Nos dieron audios en castellano para poder entender los paneles que estaban en alemán. Hay mucha información sobre la vida de Marx y sobre lo que supuso su figura en la historia.

 

Fue un hombre que trabajó por la libertad y derechos de la clase obrera, para ello aplicó el método científico en la sociedad, observando todo lo que pasaba y poniéndolo en duda, a partir de ahí desarrolló su gran obra El Capital, que se publicó en tres tomos. En él estudia la relación entre la economía y la política e intentó demostrar que "la pobreza y la opresión no son fenómenos naturales, resultado de una escasez inevitable o un orden divino sino resultado de la explotación de unos pocos que la intentan camuflar bajo el poder político y un camuflaje ideológico", como apuntaba Willy Brandt (Canciller alemán entre 1969 y 1974) en su discurso homenaje a Marx. De esta forma, Marx y su amigo y colaborador Engels, atribuyen los hechos políticos a las causas económicas, rompen con la idea de clases sociales establecidas y abren una nueva esperanza a la humanidad.

 

Marx y Engels analizaron el sistema capitalista y su posible evolución. Pensaban que después del capitalismo por evolución natural iba a aparecer el socialismo. Se equivocaron, como leímos en uno de los museos que hemos visitado, "el socialismo ha sido el camino más lento para llegar al capitalismo".

Una de las calles de Trier con comercios en los bajos

Después del museo nos dedicamos a recorrer la ciudad, y nos sorprendió muchísimo y nos gustó más. En la oficina de turismo nos habían dado un folleto con recorridos por la ciudad según el tiempo que tuvierámos y según la época que quisiéramos recorrer, romanos, de la edad media, de los judíos, etc.

 

Nosotros nos dedicamos a recorrerla sin mapa, dejándonos llevar por nuestros pies y disfrutando de lo que veíamos. Aquí os dejamos fotos para que la disfrutéis con nosotros.

Plaza del mercado de Trier

Plaza y torre de una de las múltiples iglesias que hay en Trier.

Casas con entramado de madera

Una de las estatuas de la ciudad

 

Rincón del Trier de la Edad Media

Edificio de la catedral, del s.IV. construida sobre la casa de Elena, la madre del Emperador Constantino que la regaló al obispo para que la transformara en iglesia episcopal. A lo largo de los siglos ha sufrido varias destrucciones y remodelaciones.

En la catedral se encuentra una de las reliquias más famosas de la iglesia cristiana, la Santa Túnica de Cristo. Según la tradición la madre del emperador llevó a Treveris la túnica sin costuras de Cristo y fue guardada en la catedral donde se conserva hasta hoy. Se tiene constancia escrita desde el s.XI, y ha habido varias peregrinaciones a lo largo de la historia donde la han mostrado. Actualmente se encuentra extendida en un arcón de madera pero no está expuesta al público ya que está muy deteriorada. Tampoco se puede asegurar que sea la túnica verdadera. Ahí entra la fe de cada uno.

 

El edificio anexo a la catedral es la iglesia de nuestra señora, del s.XIII. Fue construida por arquitectos de Lorena en forma redonda con bóvedas cruciformes y 12 pilares en los que están pintados los 12 apóstoles. Hay un lugar marcado por una piedra negra en el suelo desde el que se pueden ver los doce a la vez. Es muy bonita y delicada, efecto conseguido con todas las vidrieras que hay, la luz es muy bonita y especial. Fue totalmente destruida en la II Guerra Mundial y reconstruida fielmente con posterioridad.

 

El conjunto de ambas iglesias ha sido declarado por la Unesco patrimonio de la humanidad.

Interior de la iglesia de Nuestra Señora

La puerta de la ciudad o puerta nigra, es una de las puertas romanas más grandes que se conservan, de 29,3m de altura y 36m de anchura. Está construida por bloques de arenisca de hasta 6 tm de peso que no fueron unidos por arrgamasa sino por grapas de hierro recubiertas de plomo. En el s.XI fue convertida en la iglesia de S.Simeón, en honor al ermitaño que vivió allí emparedado 5 años.

Puerta nigra, la puerta romana más grande que se conserva en el mundo

Ayuntamiento, junto a otra iglesia

Basílica de Constantino, patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Construida alrededor del año 350 d.C. Actualmente iglesia evangélica


Jardines barrocos del palacio de principe Elector, del s.XVII y actualmente sede de la administración local.

Edificio de la Sinagoga. Existe un barrio medieval judío y la sinagoga está documentada desde el s.II.

Fuente moderna delante de un edificio de la Trier actual

Grafiti en Trier, las obras de arte en la calle

Y lo mejor de todo fue tomar un vino blanco del Rin en la plaza del mercado. Nos sorprendió que la gente solo toma vino, sin comer nada. Nosotros compramos unas salchichas de Trier en un puesto cercano para acompañar al vino. Unas de las mejores que hemos comido, parecidas a las de Suecia.

¡A vuestra salud y a la nuestra!


Coordenadas:

 

Castillo ruinas de Lutzelbourg, (pernocta) N48º43'55.91"/E007º15'16.52",

parking del castillo, rodeado de naturaleza, sin servicios. Tranquilo para dormir, aunque se oye un poco el tren. Vistas espectaculares del canal del Rin. Nos llevó por una carretera de monte un poco complicada por acortar camino.

Trier (pernocta). N49º42'15.47"/E006º34'26.54".

camping al lado del río, 19€, mas gasto de electricidad y duchas. Muy curioso porque tenían contador en la electricidad y en el agua de las duchas, así que pagabas exactamente lo que gastas.

 

Nos hemos desplazado 169 kms


Escribir comentario

Comentarios: 0