El norte, la luz que nos guía

Sol de medianoche en Cabo Norte

Siempre hablamos del norte, de seguir el norte, de no perder el norte.

 

Y nos preguntamos, ¿cual es nuestro norte? ¿Qué es esa luz que nos guía, que nos hace seguir adelante a pesar de las dificultades y los pesares?


Hemos visitado la parte más septentrional de Europa, la parte más al norte. Y hemos tenido la suerte de estar en un día y una noche despejado, sin nubes. Y pudimos experimentar el sol de media noche, es decir, verlo en el horizonte durante toda la noche, sin esconderse en el mar, sin atardecer.

 

Y pudimos ver la luz del norte. Para nosotros es una luz diferente, más luminosa, más brilante. Una luz que nos ha dado alegría, euforia, energía.

 

Y nos dimos cuenta que esa luz más fuerte, más energética estaba relacionada con haber cumplido una parte importante de nuestro sueño. Que viajar a Nordkapp siempre ha sido un motor en nuestra vida, que incluso en los momentos más difíciles, esa luz, ese sueño, siempre brillaba.

 

¿Será que es la luz del norte? ¿la que nos guía?

 

Y ¿cómo podemos hacerla brillar? ¿Cuál es esa luz que nos mueve? ¿Cómo limpiar las preocupaciones, miedos y todo aquello que nos crea una niebla y nos impide verla?

A veces nos podemos sentir confundidos con otras luces que también brillan y nos pueden hacer seguir muchos frentes y perdernos. Pero si nos fijamos, esas luces no tienen tanta fuerza, tanta luz.

 

Y hemos comprobado que es cuestión de ponerse en movimiento, de superar esa resistencia inicial, la falta de confianza. Y observar. Darme cuenta de qué ocurre en cada paso, cómo me siento, si la luz sigue creciendo, si me siento bien, si disfruto con ello. 

 

A veces cuando estamos en el camino todo es fácil, todo ocurre como por arte de magia como confirmando que sí, que continúe. En otras ocasiones aparecen resistencias o dificultades que nos obligan a plantearnos si realmente queremos seguir y a tomar decisiones, como si tuvieramos que demostrar que eso realmente es importante para nosotros. A veces, nos sentimos raros, o locos, porque lo que hacemos no cumple las expectativas de la sociedad. Pero hay algo en nuestro interior que nos hace seguir.

 

Y cuando lo hacemos, esa luz que nace de nuestro interior tiene más energía y brilla con más intensidad. Nosotros hemos experimentado esa alegría interna al conseguir nuestro objetivo. Hemos conectado con nuestro poder y nuestra fuerza y dejamos de temer miedo a mostrarlo, como dice Mandela en su famoso discurso.

 

¿Y tu? ¿como puedes hacer brillar tu luz? ¿Cuando has sentido que estabas en movimiento? ¿que estabas cumpliendo tu sueño?

 

¿Te atreves? Desde aquí te animamos a ello. Tienes una luz muy bonita, y si la escondes, todos perdemos con ello.


Escribir comentario

Comentarios: 0