Perú imprescindible. Qué ver y qué hacer

 

Al fin llegamos a Perú. Ha llegado el momento exacto, ni antes ni después, y ha sido genial.

 

Ha sido un viaje muy completo, con trekings y naturaleza impresionante, con descubrimientos de culturas antiguas y comprobar cómo siguen vivas hoy en día y también de encuentros con gente maravillosa que nos ha enriquecido muchísimo.

 

Os lo contamos, esperamos que disfrutéis con nosotros


1. Nuestra experiencia

Habíamos intentado visitar Perú varias veces, una de ellas incluso teníamos los billetes de avión comprados, y siempre pasó algo que nos hizo cancelar el viaje. Nuestra conclusión es que las cosas llegan exactamente en el momento preciso, y eso es lo que ha ocurrido con nuestro viaje. Se tenían que conjugar varios factores para que pudiéramos llegar nosotros y tener las experiencias que hemos vivido. ¿Cuáles son esos factores? ni idea, el universo sabrá.

 

Y el viaje ha sido más profundo que una mera visita turística. Ha habido una parte iniciática, que nos ha tocado muy profundamente, y la estábamos buscando pero ha sido ella quién nos ha encontrado y además se va haciendo consciente ahora, mientras lo estamos escribiendo.

 

Cuando se elige viajar a sudamérica y en concreto a Perú, hay una parte muy relacionada con los chamanes, con las medicinas, en concreto la ayahuasca que es la que más se conoce en Europa. Hay una parte de misterio relacionado con las culturas ancestrales y originarias que parece que se han quedado ancladas en la historia y sin embargo están más presentes de lo que parece a primera vista.

 

Y todo esto conjugado con una naturaleza muchas veces imposible, de montañas en los Andes hasta 7.000 metros de altitud, una costa desértica, la selva, los efectos del niño. Y toda esta mezcla nos ha tocado y transformado.

Ceremonia del arcoiris en Cuzco

Deidad en la ciudad de Chan-Chan, cultura moche (Trujillo)


Empezamos visitando Puno, en el lado peruano del lago Titicaca, el lago navegable más alto del mundo y contactamos con las culturas Uro, Amantaní y Taquile. Fue una inmersión en otras formas de vida, que no nos dejaron indiferentes.

Mujeres bordando en la isla de los Uros (lago Titicaca)

Mujer en la isla de Takile (lago Titicaca)


Después nos acercamos a Chivay para hacer un treking en el cañón del Colca, una inmersión profunda ya que tuvimos que descender 1.000m de desnivel, sin estar preparados, como a veces ocurren las cosas en la vida, de repente

Los vascos en el cañón del Colca

El río al final del valle, 1.000 m de desnivel


Esta sensación de la importancia de vivir al día, con lo que trae cada momento continuó al pasar por Arequipa, la ciudad que vive a los pies de varios volcanes, uno de ellos en aviso amarillo de erupción y como ellos dicen, imprime caracter.

Volcan Misti, a sólo 18kms de la plaza de armas de Arequipa

Catedral de Arequipa en la plaza de armas


Volamos a Cuzco y aquí nos sumergimos en la cultura andina, ya estábamos preparados para la iniciación, y la vida nos puso a dos grandes maestros, Marcela y David, junto con todo el resto que apareció por allí.

 

Probamos el Sanpedro, realizamos tamascales y ceremonias de agradecimiento a la Tierra y a la vida y sentimos la energía de todos los lugares sagrados que nos rodeaban, tanto templos incaicos como lugares de la naturaleza sagrados, como ríos, piedras, montañas, y la más asombrosa Machu Picchu.

Con Marcela y David y uno de los guías de la ciudad sagrada de los incas

Vista típica de Machu Picchu


Y esta iniciación se continuó en Iquitos, en la selva amazónica, con un chamán de la selva. Fue como dijo Marcela, recordar lo que en Europa ya hemos olvidado y volver a conectarnos con nosotros mismos, con la naturaleza y con el poder de todo lo que nos rodea.

Con uno de los señores árboles de la Selva, El Ojé

Navegando en uno de los afluentes del Amazonas, el río Tapira


Antes de ir a la selva nos fuimos a la costa norte, a Trujillo. Y ahí conocimos otras culturas como la Moche y la Chimú que se desarrollaron en pleno desierto, y fueron capaces de construir una de las ciudades de adobe más grandes del mundo, habiendo realizado obras de ingeniería hidraúlicas que les permitían tener agua de ríos cercanos o de la montaña. O Chavín de Huantar, en la cordillera blanca, un gran centro de peregrinación para toda sudamérica desde 5.000 años antes de Cristo.

 

Nos quedamos con la sensación de que vamos repitiendo ciclos y de que todo está más interrelacionado de lo que parece, pasado y futuro, lo de aquí y lo de allá. Todos somos uno y todos respiramos al unísono.

Adobes decorados con pinturas en Chan-Chan, cultura Moche en Trujillo

Cabeza clava en Chavin de Huantar


En Trujillo, nos alojamos en un pequeño pueblo costero, Huanchaco y nos dimos un gran regalo, estar unos días al lado del mar. Disfrutar de VACACIONES, con lo que significa, estar parados, pasear al lado del mar, disfrutar del mar, del sol. Y después de tanto tiempo lo echábamos de menos.

Caballitos de Totora en Huanchaco

A la orilla del mar en Huanchaco


Después del descanso en el mar, volvimos a la cordillera, otra vez a más de 3.000 m de altitud. Llegamos a Huaraz y disfrutamos de los pueblos del callejón de Huaylas, separación natural entre la cordillera negra y la blanca, y de la majestuosidad de ésta última con sus nevados por encima de los 5.000 m de altitud y los montes más altos de Perú.

Puya Raimondi en la cordillera blanca

Nevado Huascarán, entre las nubes


Y para terminar nuestro viaje llegamos a Lima y pasamos unos días por allí. Aprovechamos a conocer la ciudad y a visitar a varios conocidos y amigos que viven allí. También fuimos un poco más al sur a visitar Nazca y sobrevolar sus famosas líneas y conocer Ica con sus viñedos y bodegas de Pisco, el aguardiente de vino típico de Perú y con el que se elabora la bebida nacional, el Pisco Sour.

Homenaje al beso en el parque del amor en Lima

Mono y parte del colibrí, algunos de los dibujos en Nazca


Todo ha ido interaccionando como ya hemos dicho. Y por supuesto, a ello ha contribuido cada persona con la que hemos coincidido, los chicos de Azpeitia y Cestona de la excursión al Colca, las chicas de Urrestilla en Huaraz, Aitor de Noarbe y Marlen, su mujer, David de Urnieta, Ainhoa y las demás chicas catalanas y navarras del círculo de mujeres en Cuzco, la valenciana, los chilenos, el venezolano, el hindú, Marcela y David, Dionisi y su familia, los chamanes, por supuesto los peruanos. Todos con los que hemos compartido en los círculos, en los rituales, que nos han acompañado en las excursiones, los guías e incluso los taxistas.

 

Gracias a todos y cada uno de ellos y ellas, cada uno nos habéis aportado algo importante para nosotros.

Con Aitor y Marlen en Lunahuaná

Dionisi y su hija, y la parejita de franceses con los que nos alojamos en su casa en Amantaní


2. Descripción

Perú es un país de sudamérica en la costa del Pacífico. Muga con Chile al sur, Bolivia y Brasil al oeste, y Brasil, Colombia y Ecuador al Norte. La cordillera de los Andes lo recorre de Norte a sur. Se divide tradicionalmente en tres zonas geográficas, la costa o desierto, la sierra que corresponde a los Andes, con alturas de más de 3.000 a casi 7.000 metros de altitud y la zona selvática de la cuenca del amazonas.

 

Todo esto hace de Perú un país con una gran biodiversidad. También en toda esta variedad se han desarrollado, desde hace miles de años, culturas muy diferentes que se han adaptado y han modificado el entorno a sus necesidades.

Playa en Lima, con los acantilados de desierto

"playa" en el amazonas, con la selva


CLIMA, CUANDO VIAJAR

 

Perú tiene dos zonas climáticas. La de la sierra que coincide con Bolivia en la época de lluvias de octubre a abril y época seca de mayo a septiembre.

 

La desventaja de ir cuando llueve es esa misma, llueve y puede haber tormentas tan intensas en algunos sitios que provoquen huaicos (desprendimientos de tierras) que pueden ser peligrosos. Perú está influenciado por el efecto niño, que cuando las aguas del pacífico se calientan provoca grandes inundaciones y catástrofes. La ventaja es que está todo verde y precioso.

 

La ventaja de la época seca es que no llueve, pero algunas zonas están totalmente secas y áridas y también hace frío, que según nos han dicho, puede ser intenso, ya que además se agrava con la altitud.

 

Las agencias recomiendan de abril a septiembre, sobretodo para ir a Machu Picchu. Nosotros realmente no sabemos cuando es la mejor época. Fuimos en marzo y abril y hemos tenido suerte. El tiempo ha sido bueno y bastante seco. Hemos necesitado llevar abrigo por la altitud, pero no hemos pasado frío.

 

La otra zona climática, la de la costa, coincide con verano cuando es invierno en el hemisferio norte y al revés. Pero la costa es una zona totalmente desértica que no llueve normalmente nada. Así que realmente da igual cuando venir.

Con calorcito al lado del mar (Huanchaco)

Abrigados, en la laguna Querococha, a 3980msm (cordillera blanca)


COMUNICACIONES

 

Las infraestructuras de carreteras están mejor que en Bolivia y peor que en Chile, en general. Tienen muchas empresas de autobús que recorren todo el país y hay algunas muy buenas, como La Cruz del Sur. Son coches cama o semicama, con servicio a bordo, y baño.

 

Fuimos en la Cruz del Sur y estuvo muy bien, aunque esperamos que nos dieran de comer y no fue así. Lo que pasa por no preguntar y aclarar las cosas. Y también viajamos con otra empresa diferente (Oltursa), muy buena también, mucho más barata. El inconveniente fue que ponían películas, una tras otra, sin parar, con la voz para todo el autobús, por lo que era inevitable no seguirla, a no ser que consiguieras dormirte. También tuvimos suerte porque pudimos ver el paisaje al ir en los asientos de la parte delantera ya que el resto del autobús estaba totalmente pintado y no se podía ver nada.

 

Hay mucha diferencia de tiempo entre el avión y las comunicaciones por carretera, y a veces, no tanta en precio, por eso hemos hecho algunos viajes en avión. A Iquitos es la única forma de llegar, y desde Lima. Nos dijeron que este año iban a poner uno directo desde Cusco.

 

En cada lugar los medios de transporte son infinitos, desde los motocarros, con múltiples decoraciones, los combis que son furgonetas adaptadas al transporte de pasajeros, taxis, etc.

"Mercedes Benz" de los Uros (Lago Titicaca)

"Ferrari" en Lampa (Puno)


INFRAESTRUCTURAS TURISTICAS

 

Perú es más caro que Bolivia y hemos estado en hoteles de menor categoría por el mismo precio, incluso en uno con el baño compartido. Como ya hemos comentado en otros artículos buscamos el hotel en una de las páginas de internet que se dedican a ello, y hemos tenido suerte en todos ellos.

 

Los restaurantes y la cocina peruana están de moda hoy en día y están en la cresta de la cocina a nivel mundial, así que hay muy buenos restaurantes y hemos comido muy bien. Si se opta por el pescado, que los hay muy buenos, hay que especificar al camarero que se cocine muy poco porque sino lo sacan demasiado seco y es una pena. Por supuesto, uno de los platos estrella es el ceviche, elaborado a base de pescado crudo marinado con limón. Y, sin olvidar el Pisco Sour, un coctel que se prepara a base de pisco, un aguardiente de vino típico del Perú.

 

Nos ha llamado la atención que los restaurantes más populares son los de pollo a a la brasa y también los "chifas", es decir comida china peruanizada como el arroz chaufa. También hay bastantes restaurantes vegetarianos, normalmente llenos de turistas extranjeros pero también nos hemos encontrado algunos en los que la mayor parte de los clientes son nacionales. En estos hay menús con precios muy asequibles y se come comida casera, bastante buena, sin carne aunque sí con carne vegetal de soja, patatas fritas y arroz blanco. Entre lo que nos ha sorprendido también están la gran variedad de papas que existen, hasta 3.000. También el Cuy, una especie de conejo de indias que se come asado como si fuera un cochinillo.

"Plato combinado" peruano

Cuy al horno, preparado para comer


También como en Bolivia o Chile hay muchos puestos callejeros con diferentes tipos de comidas, desde papas rellenas que son una masa de puré rellena de diferentes productos, normalmente carne y frita para que quede crujiente; diferentes productos de tripería como los anticuchos que son corazones de vacuno abiertos y macerados, cortados en filetes y ensartados en una brocheta, que se venden asados normalmente, o el choclo (maiz) con queso y huevo duro; las humitas y tamales, son una pasta a base de maiz, dulce o salado que se venden calentitas, envueltas en hoja de maiz; las Salchipapas, que como su nombre indica son salchichas con patatas fritas; y también postres como las cachangas, picarones o churros que son parecidos ya que es masa frita aunque cambian los ingredientes y la forma. También es muy habitual la mazamorra morada que se elabora a base de maiz morado cocinado con maicena y frutos secos para darle sabor, y acompañada de arroz con leche.


Puestos callejeros en Perú

Muchos peruanos desayunan en la calle, y en los puestos callejeros disponen de diferentes bebidas calientes como bebida de quinua, o de avena o maca que es un gran reconstituyente, emoliente, elaborado con cebada, alfalfa, linaza y diferentes hierbas como cola de caballo o llantén. Además se pueden comer bocadillitos o empanadas y son frecuentes los huevos de codorniz.

 

Muchas veces nos acercamos al mercado local donde encontramos zumos de frutas frescas exquisitos, aunque algunos de ellos los pueden ir enriqueciendo con diferentes productos, desde leche, azúcar, huevo, alcoholes.... Sin embargo, entre los lugareños, los desayunos más populares son bastante más contundentes como los caldos de cabeza o gallina.

Mercado de Huaraz, desayuno contundente

Frutas exóticas en el mercado de Huanchaco


SEGURIDAD

 

Creemos que Perú es un lugar bastante seguro, aunque es necesario estar despierto y atento a las propias pertenencias. Cuando empezamos a preparar el viaje leímos en diferentes blogs sobre robos, incluso unos conocidos no se bajaron del autobús por miedo a ello. También nos pareció muy triste que en un restaurante, cuando entró una familia del país, el camarero nos advirtió por nuestras cosas. Hemos visto mucha policía en los lugares turísticos e incluso hay una policía específica para atender al turista y evitar robos y otros incidentes.

 

Nos gustaría contaros que no tuvimos incidencias pero no fue así. A mi mochila le salió alas y desapareció en un restaurante vegetariano. Fue un momento, cuando la dejé en la silla para ir a ponerme la ensalada. Tuvimos suerte, se llevaron algo de dinero y dos móviles, pero las cámaras de fotos y la documentación estaban en el hotel. Esperamos que quien se lo llevó lo necesitara más que nosotros. Fue nuestro pago a la tierra y al descuido.

 

Por lo demás hemos andado muy tranquilos en todas partes y no hemos tenido ningún otro problema ni susto. La gente ha sido muy amable y nos ha cuidado.

Integrada con los Uros (lago Titicaca)

Con la ayuda de las mulas para subir el Colca


COMPRAS

 

Como ya hemos dicho, Perú tiene una gran diversidad a todos los niveles. La variedad de paisajes ha originado diferentes civilizaciones que se han desarrollado y adaptado a lo largo de los siglos y todo ello se traduce en una gran riqueza cultural.

 

Hemos visto gran cantidad de artesanías diferentes a lo largo de su territorio. Nos hemos quedado encantados observando el arte de las mujeres y de los hombres, y su gran paciencia. Nos hubiera encantado comprarnos la mitad de todas las cosas que hemos visto, pero teníamos la limitación del peso en la maleta. Ya la llevábamos demasiado llena. Por eso nuestra recomendación es dejar hueco para poder comprar alguna de esas maravillas

Mujer tejiendo en Cuzco

Hombre esculpiendo en una calabaza en Lima


Si quieres saber más sobre nuestro viaje, hemos escrito un pequeño artículo de cada zona donde hemos estado. En lo que sigue, aparecen los títulos de cada uno de los lugares, te invitamos a que selecciones cada artículo para poder leerlo.

Viaje de vuelta

Y ya íbamos cerrando nuestra estancia en Lima, en Perú y en sudamérica, el día 3 de mayo volamos a casa. Han sido 6 meses en los que hemos tenido grandes experiencias, hemos conocido muy buenos amigos, nos hemos sentido cuidados y acompañados por la vida y el universo. Nuestra mirada del mundo se ha ampliado y ya no podemos ser iguales, algo ha cambiado por dentro.

 

El viaje final también tuvo su aventura, como si la vida quisiera poner su broche final. Cancelaron el vuelo con el inconveniente de incertidumbres, horas de espera de pie y sin comer, y fueron oportunidades únicas para poner en prueba la paciencia y buen humor. También tuvo su premio, nos llevaron al hotel Sheraton, la comida tarde pero excelente, la cama poco tiempo pero de 5 estrellas, y sobretodo tuvimos el privilegio de conversaciones exquisitas y enriquecedoras con otras 3 mujeres con las que compartimos toda la aventura. Como decía una de ellas, el vuelo se ha cancelado para que nosotros nos pudiéramos conocer. El vuelo se pospuso al día siguiente y llegamos a casa sanos y salvos, con tiempo para nosotros, para descansar, recuperarnos y agradecer sentirnos en casa.


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Silvio Chavez (martes, 11 febrero 2020)

    Han sido un grupo de panaderos que han sabido disfrutar de la vida en una tierra sumamente acogedora y con muchas manifestaciones culturales y folklóricas. Seguramente nos recomendaran como destino de viajes y regresarán, tenganlo por seguro, porque PERU os recibió con los brazos abiertos y los acurrucado.