1. Puno y alrededores. Lago Titicaca

Entramos en Perú a través de la frontera con Bolivia.

 

Nuestra primera parada fue Puno, en las orillas del lago Titicaca. Queríamos ver la parte peruana del lago y nos llevamos una gran sorpresa con Puno y sus alrededores.

 

En el mapa podéis ver los recorridos que hicimos. Te animamos a que sigas leyendo


1. Pasar la aduana y llegar a Puno

Salimos de Copacabana y para ir a Puno hay varias opciones, la más cómoda es contratar un autobús que hace toda la ruta.

 

Al llegar a la frontera hay que bajarse, hacer los trámites en la aduana boliviana, pasar caminando y volver a tramitar en la peruana. Es importante tener los documentos en regla y presentar los papeles de migración que nos hayan dado, ya que si no, tienes que pagar una multa, que puede ser de hasta 50$.

 

También se puede tomar un "combi", una furgoneta de pasajeros, hasta la frontera, y de nuevo en Perú contratar otra para que te lleve donde quieras.

 

Nos habían ofrecido la opción de parar antes de llegar a Puno, en JULI, para ver esta ciudad llamada la pequeña Roma por sus cuatro templos impresionantes: San Juan de Letrán, Santa Cruz de Jerusalén, Asunción y San Pedro. Además, cerca está Amaru maru, una puerta llena de misterio en las montañas.

 

Sin embargo, por no andar con las maletas de un lado para otro, decidimos la opción más sencilla y nos fuimos en autobús, y dejamos a un lado JULI y su puerta. Después ya no volvimos, mucho camino hacia atrás y nos dió pereza y nos faltaron los días.

Vista del lago Titicaca desde la carretera que va a Puno

Vista del lago desde uno de los miradores de Puno


2. Puno

Puno es una ciudad de unos 120.000 habitantes al lado del lago Titicaca. No es una ciudad especialmente bonita pero es muy conocida entre los turistas porque es la puerta para visitar el lago y las comunidades que en él viven, como los Uros, y las islas Taquile y Amantaní.

 

Llegamos el día 8 de marzo, día de la mujer. En la plaza había una manifestación y también nos regalaron un pequeño detalle relacionado, en la tienda de telefonía donde compramos la tarjeta para poder disponer del teléfono en Perú.

 

Nuestro hotel estaba cerca de la plaza de armas, lo que suponía un buen punto para acercarnos a las partes más importantes. Merece la pena visitar la plaza de armas, y en ella, la catedral, imponente, sobre una plataforma a un lado de la plaza. Es toda de piedra, con la portada retablo barroca mestiza y dos torres gemelas coronadas por los campanarios decorados con columnas. Se terminó de edificar a finales del s.XVIII y es de los últimos grandes templos construidos en esta zona. El interior es también impresionante.

Catedral de Puno. Es típico que en las afueras de todas las iglesias se encuentre un crucifijo

En la plaza se encuentra la Municipalidad provincial de Puno, y es también el punto de partida hacia la calle Lima, una de las calles peatonales, comerciales y más turísticas de la ciudad. Allí se encuentran una gran cantidad de restaurantes por lo que pasear por ella implica resistirse a las diferentes ofertas que te van presentando. 

 

La calle lleva a la Plaza Pino, otro centro neurálgico de la ciudad. Aquí se encuentra la estatua al ilustre hijo de la ciudad creador de la universidad y rector de la misma. También se encuentra una iglesia muy curiosa, la de S. Juan. Cerca está el mercado y la calle Tacna, también muy comercial pero con comercios locales y restaurantes típicos peruanos, de pollo a la brasa y de chifa. En esta calle también están las agencias que ofertan viajes en autobús a Cuzco conociendo los alrededores.

Plaza Pino, con su estatua dedicada

Iglesia de S. Juan en la plaza Pino


Siguiendo por la calle Lima, se llega al arco Deustua, de piedra, erigido en el s.XIX en honor a los que lucharon por la independencia de Perú. Está en muy buen estado de conservación, y tiene algunas decoraciones como el escudo de la ciudad.

 

Tiene dos espacios laterales, y cuando llegamos había un grupo de personas ensayando bailes típicos en una de ellas, y otro grupo con un tema religioso. Al lado también hay un centro recreativo con una zona para deportes, y en ese momento estaban disputando un partido de futbol.

Arco Deustua en Puno

Zona deportiva en Puno, mensajes contra las drogas


Otro edificio curioso, cerca de la Plaza de Armas, es la Casa del Corregidor. Una casa del s.XVII que en su interior alberga un centro cultural.

 

Otros puntos importantes son los miradores del cerro Huajsapata y del Cóndor, desde los que se tiene unas buenas vistas de la ciudad y del lago. Se puede ir caminando pero a nosotros nos llevó el guía en una de las excursiones por los alrededores.

Casa del Corregidor en Puno

Vista panorámica de Puno


DONDE COMER

 

Como ya hemos dicho, en la calle Lima hay una gran oferta de restaurantes con comida peruana, entre los que también hay algo de oferta vegetariana. Entramos en uno, Mojsa restaurant, y comimos muy bien, el restaurante era muy bonito y acogedor.

 

Además hay un restaurante vegetariano muy bueno y agradable, Loving Hut vegan, en la calle Choque Huanca 188, un poco alejado de la plaza de armas, aunque a 10min caminando. Nos comentaron que pertenecen a una cadena que también tienen restaurantes en España. Ellos nos recomendaron La Veganessa Restaurant snack, en Jirón Santiago Giraldo, 145, cerca de la plaza Pino. También es agradable pero no nos gustó tanto.

3. Lago Titicaca

La visita al lago Titicaca es una de las visitas obligadas al llegar a Puno, y también era uno de los motivos principales para nosotros. Ya habíamos estado en la parte boliviana visitando la isla del sol, y ahora queríamos conocer la parte peruana.

 

Desde los primeros años de geografía nos había llamado la atención el lago, empezando por el nombre: titi (pecho en euskera) y caca (caca en muchos idiomas), y por supuesto no tiene nada que ver, es un nombre Quechua que significa Puma gris.

 

Es el lago navegable a mayor altitud del mundo, casi 4.000 m sobre el nivel del mar. Tiene un área de 8.500 km2 y 1.125km de costa. El 60% pertenece a Perú y el resto está en terreno boliviano.

 

Nosotros hicimos una excursión vivencial, dos días una noche, que nos ofrecieron en el autobús. Visitamos a los Uros, comimos y dormimos en la isla de Amantaní. Al día siguiente visitamos la comunidad de Taquile, declarada patrimonio de la humanidad por su arte del tejido.

Hemos realizado un pequeño vídeo sobre nuestra experiencia en el lago.

 

Es una buena forma de que os hagais una idea y lo disfrutéis tanto como nosotros.


Tomamos un barco en el puerto de Puno, y la primera parada fue en la isla de los Uros. Son islas flotantes construidas con Totora, una especie de junco que vive en el lago. En la visita nos explicaron cómo van a buscarla, cómo la recolectan, la traen en grandes bloques y cómo van construyendo y después manteniendo la isla.

 

Son un grupo humano que se asentó en el lago huyendo de otros más violentos. Hasta ahora han vivido del lago, de la totora, pesca, caza y recolección de huevos. También tienen pequeños cultivos, como papas. Actualmente, el mayor ingreso de dinero viene del turismo tanto del que llega a las islas, como de que muchos de sus habitantes han ido a Puno y han estudiado turismo y trabajan como guías.

Casas y artesanía en una de las islas de los Uros

"Mercedes" de totora de los Uros, junto con una barca funcional


Al llegar a las islas, las autoridades nos asignaron una de ellas, para asegurarse que todas ellas tienen acceso a los turistas. Allí nos explicaron sus costumbres y nos enseñaron sus artesanías para que las pudiéramos comprar. Nos reímos mucho con ellos, nos parecieron muy amables, con mucho sentido del humor, abiertos, nos permitieron entrar en sus casas, vestirnos con sus ropas, nos prepararon un "show" de música y danza y nos montaron en sus "mercedes" de totora.

Explicándonos sus costumbres y forma de vida

Vestida con los trajes típicos de las mujeres


AMANTANI

 

Después de pasar la mañana con los Uros volvimos al barco y nos adentramos en el lago durante 2,5h hasta la isla de Amantaní. Desde hace años reciben turistas para alojarse en la isla. Lo hacen de forma rotativa para que a todas las comunidades y a todas las familias les toque la oportunidad y se puedan llevar algo del turismo.

 

En el puerto nos recibieron las autoridades y las familias y nos repartimos unas cuatro personas con cada una. Nosotros estuvimos, junto a otra pareja francesa, en casa de Dionisia.

Mujeres de Amantaní que nos recibieron a la llegada

Plaza mayor de la comunidad de Amantaní


Las condiciones en las que vive son muy humildes, casa de adobe, con unas habitaciones donde dormimos, una pequeña cocina y otro espacio que parecía almacén. Había un cuarto con retrete y un cubo con agua para asearnos.Su amabilidad llenó todas las carencias, fue muy rico compartir con ellos. El marido ahora está trabajando llevando electricidad a toda la isla, eso es una buena entrada de ingresos. Los hijos, menos la pequeña ya viven fuera.

 

La comida, muy buena, y con productos típicos, unas papas, tortilla, sopa de quinoa. Comimos, cenamos y desayunamos al día siguiente. Además de lo que recibirían de la agencia nosotros les dimos una pequeña propina. Nos enseñaron su artesanía pero no compramos. No fue fácil.

"Nuestra casa" en Amantaní

Dionisia y su hija vestidas de forma típica y la otra pareja con la que compartimos


Después de almorzar nos reunimos en la plaza. Allí nos explicaron un poco de sus costumbres y dimos un paseo hasta el templo Pachatata (el templo del Sol). Cerca está el templo Pachamama (el templo de la Tierra). Por tanto, también la isla está muy conectada con las creencias antiguas, el sol y la tierra, que siguen muy vivas hoy en día.

 

La isla es muy montañosa, por lo que el paseo fue cuesta arriba durante casi 2 horas. Fue impresionante ver todas las terrazas que han construido para poder cultivar. En el templo estaban las autoridades del campo comprobando cómo iba el tiempo y si había riesgo de tormenta con granizo. Tenían la dinamita preparada para alejar la tormenta.

 

Al llegar al templo dimos 3 vueltas alrededor para pedir un deseo. Las vistas desde allí eran impresionantes. También nos sorprendió cómo durante todo el camino había puestos de artesanía dispuestos a vender a todo el turista que estuviera interesado.

 

Por la noche nos habían organizado una fiesta, pero decidimos quedarnos en la casa. Estábamos cansados y además nuestros anfitriones lo estaban mucho más por lo que se alegraron de no tener que acercarse al pueblo y poder acostarse temprano.

Terrazas de piedra y vistas al lago desde el templo de Pachatata, en lo alto de la isla

TAQUILE

 

A la mañana siguiente, después de desayunar nos despedimos de Amantaní y su gente y nos fuimos en barco durante otra hora hasta la isla de Taquile.

 

También es una isla muy montañosa, y como Amantaní, está llena de terrazas preincaicas para favorecer la agricultura. Aquí la vida es incluso más dura, ya que ni siquiera tienen burros o mulos para el transporte y lo tienen que llevar todo a mano.

 

Después de dar un pequeño paseo llegamos hasta la plaza y el centro de artesanía donde venden productos tejidos a mano en la isla. Está reconocida como patrimonio de la humanidad, sobre todo por el arte de tejer de los hombres. Cuando un joven ya ha aprendido se le evalúa y para convertirse en adulto, el gorro (chullo) que ha tejido debe estar tan tupido que no debe dejar pasar el agua.

Ingreso en la isla, nos recibe una autoridad, son los únicos que pueden llevar sombrero

Cultivo de papas en la isla de Taquile


En la isla teníamos programada la comida. El dueño del restaurante nos estuvo explicando cómo realizan todo el proceso para tejer. Nos contó que los hombres casados llevan el "chullo" rojo, y los solteros blanco y rojo, y dependiendo de si lo llevan a la derecha o a la izquierda significa que están disponibles o no. Muy interesante.

Plaza mayor de Taquile, con el centro de artesanías enfrente

Explicándonos el proceso de lavado de la lana.


Ha sido una experiencia muy gratificante. Somos conscientes de que viven gracias a los turistas, y que, sobretodo los Uros, tienen un montaje preparado para nosotros. Pero también somos conscientes que si no fuera por el turismo estas comunidades ya no existirían.

 

Hubo momentos en los que nos sentimos un poco incómodos al sentirnos carteras con patas, y que lo importante de nosotros era que compráramos.

 

Nos ha enriquecido ver su forma de vida y poder hablar y compartir con ellos. Nos dimos cuenta de su alegría, de su amabilidad y su riqueza espiritual a pesar de las condiciones tan duras de vida y las pocas comodidades de las que disponen.

4. Lampa y Chullpas de Sillustani

En esta ocasión la excursión, de un día desde Puno, nos llevó hacia el norte. Salimos hacia Juliaca que es la ciudad más comercial de los alrededores. Nos contaron que cualquier cosa que necesites te lo consiguen allí, al menos durante el tiempo que tarda en llegar el repuesto original.

 

De allí nos dirigimos a LAMPA, que es conocida como la ciudad rosada, por el color de sus casonas. Llegar a ella es como hacer una inmersión en el pasado, en las ciudades coloniales.

 

Fue una ciudad muy próspera en el pasado, debido a las minas, pero se quedó fuera del progreso porque los hacendados que vivían allí se negaron a que pasara el ferrocarril para no estropear sus tierras. De su pasado queda la enorme plaza de armas con su enorme catedral dedicada a Santiago Apostol y  las grandes casas coloniales. 

Catedral de Lampa

Torre de la catedral desde la plaza de armas, con algunos puestos callejeros


En la catedral, se encuentran las dos únicas réplicas de la "Piedad" de Miguel Angel autorizadas por el Vaticano. Además se puede acceder a un monumento elaborado con huesos de los españoles enterrados allí, un poco macabro, la verdad.

 

Dar un paseo por el pueblo nos llevó al pasado, casas de adobe, el mercado, tiendas que venden de todo, motocarros, personas mayores mirando pasar el tiempo.... En el mercado probamos unos pescaditos fritos exquisitos.

 

Nos encontramos con un hombre que nos estuvo explicando la historia de Lampa y de la replica de la Piedad. Nos recomendó visitar el museo pero estaba cerrado.

Señora viendo pasar el tiempo delante de la catedral de Lampa

Calle de Lampa, con casas de adobe rosado


Antes de llegar a Lampa pasamos por el puente colonial republicano, construido en 1845 con 4 arcos de piedra sobre el río con el mismo nombre. Los alrededores del puente están muy arreglados, pero la gente que pasa no tiene tantos medios y las casas más alejadas son muy pobres.

Con el puente romano colonial sobre el río Lampa

LAS CHULLPAS DE SILLUSTANI

 

Seguimos camino y llegamos a Atuncolla, donde se encuentran una acrópolis preincaica muy curiosa, las Chullpas de Sillustani, al lado del lago Umayo, uno de los de mayor altitud de Perú, 3820m.

Círculo de piedras con función funeraria

Torre funeraria, de las más posteriores en el tiempo, se puede apreciar la calidad de la construcción


Chullpas son torres funerarias, donde la cultura Kolla enterraba a sus nobles. Las hay de diferentes épocas y su construcción y estado de conservación es diferente. Es muy interesante su visita porque te transporta al misterio, para qué, cómo las construían. Se puede apreciar la depurada técnica de construcción para colocar las piedras de forma que encajen perfectamente, sin argamasa entre medio.

 

Mientras paseábamos entre los monumentos funerarios, nos encontramos con una familia local y estuvimos compartiendo un rato sobre nuestras costumbres y las suyas. Les animamos a que no dejen su lengua, que la protejan y que les enseñen a los niños.

Delante de una de las torres, con rampa para colocar las piedras y con otras ya preparadas para colocar

Otra de las torres sin terminar, delante del lago


En la excursión, ya de vuelta a casa, el guía nos paró en una casa particular que han establecido para acoger a los turistas y que podamos apreciar cómo es su vida allí.

 

Nos enseñaron los productos que cosechan, así que pudimos ver los diferentes tipos de quinua, el amaranto, papas, maíz o choclo entre otros. Probamos diferentes tipos de papa cocida aderezada con una arcilla preparada con sal. Nos sorprendió, pero estaba buenísima y además nos ayudó con el dolor de estómago que teníamos.

 

También tenían diferentes tapices, cojines, pañuelos tejidos con lana de alpaca y alpaca baby. Muy bonitos, pero no podíamos llevarnos ninguno ya que en nuestra maleta no había hueco para mas.

 

En los tejados de las casas ponen unos toritos (macho y hembra) de cerámica para proteger la vivienda y a sus habitantes. También vimos las llamas, los guanacos, las alpacas. Tuvimos que andar listos porque una de ellas nos escupió porque nos acercamos demasiado. Muy interesante la visita.

El niño de la casa con los productos típicos

Con uno de los guanacos de la casa


5. Chucuito, templo de la fertilidad. Templo inca en Ichu

CHUCUITO, EL TEMPLO INCA UYO DE LA FERTILIDAD

 

Otra excursión alrededor de Puno nos llevó hacia el sur. En primer lugar llegamos a Chucuito, una pequeña ciudad a orillas del lago Titicaca y a 18kms de Puno.

 

Esta ciudad es atractivo turístico por el INCA UYO. Un lugar en el que hay más de 80 falos de piedra, y del que dicen que fue un templo a la fertilidad, aunque hay voces que dicen que se han colocado para el turismo. De todas formas impresiona estar rodeado de tanto miembro masculino, además calientes por el sol.

Templo de la fertilidad, Inca uyo, en Chucuito. Estamos al lado del falo principal, rodeado de otros más pequeños. Las paredes son de construcción inca, sin argamasa entre las piedras.

Chucuito es una ciudad de unos 8.000 habitantes y muy importante desde el punto de vista histórico. En la época de los españoles era un lugar de paso importante ya que estaba en el camino de Potosí a Lima. Fue denominada ciudad de las Cajas Reales porque aquí daban ley al oro y plata ya que existían vetas de mercurio.

 

Dispuso de tres iglesias, siendo la más importante la de la Asunción en la plaza de armas y una de las más antiguas de toda la zona. También queda un edificio que fue donde estuvo instalado el Tribunal de la Inquisición.

 

Nos gustó la plaza de armas, con los árboles podados al estilo francés, con formas curiosas y divertidas.

Iglesia en la plaza de armas de Chucuito

Arbol en la plaza de armas de Chucuito


Cerca de Chucuito, en la carretera a Puno, hay dos imágenes de un inca talladas en la roca. No entendimos muy bien la explicación, pero parece que las han puesto como atractivo turístico. En Chucuito está el Centro de investigación y promoción pesquera. Como su nombre indica es un centro de investigación que se encarga de las diferentes especies del lago y también se han encargado de introducir la trucha, que no era autóctona.


Figura de un inca en la carretera de Chucuito

De vuelta a Puno nos acercamos a ICHU, un pequeño pueblo en un gran valle rodeado de montañas con formas curiosas por la erosión. Los lugareños aseguran que son antiguos guerreros convertidos en piedra y que siguen defendiendo la zona. El valle es precioso y muy rico. Pudimos observar muchos cultivos de productos típicos de la región, papas, quinua, amaranto...

Antiguos guerreros convertidos en piedra

Vista del lago Titicaca desde el templo inca que está en una montaña de Ichu


Dimos un pequeño paseo como de media hora, hasta la parte alta de una pequeña montaña donde se encuentra un curioso templo. Hay unas piedras en el interior como especie de altar y está rodeado de un murete de piedras curiosamente colocadas haciendo un círculo. Las vistas al valle y al lago son impresionantes.

Muro de piedras en el templo inca

Altar de piedras en el interior del círculo de piedras


Después de estar unos días en Puno, continuamos nuestros viaje a Chivay, el cañón del Colca y Arequipa. Si quieres seguir nuestro viaje te animamos a que sigas leyendo

 

Volver al artículo general de Perú: Perú imprescindible. Qué ver y qué hacer
Ir al artículo 1.Puno y alrededores. Lago Titicaca
Ir al artículo 2.Chivay, Arequipa y el valle del Colca
Ir al artículo 3.1. Cusco
Ir al artículo 3.2. Cusco y el Valle sagrado
Ir al artículo 3.3. Machu Picchu
Ir al artículo 3.4. Cusco y la montaña de siete colores
Ir al artículo 4.Trujillo, Huanchaco y las culturas de la costa norte
Ir al artículo 5.Huaraz y la cordillera blanca
Ir al artículo 6.Iquitos y la selva amazónica
Ir al artículo 7.Nazca e Ica y canoping en Lunahuaná
Ir al artículo 8.1 Lima 1: Centro histórico, barrio chino, circuito mágico del agua, distrito del Rímac
Ir al artículo 8.2. Lima 2: Distritos de San Miguel, Miraflores, Barranco


Escribir comentario

Comentarios: 0