3.2. Cusco y el Valle sagrado

La ciudad de Cuzco, de la que nos hemos enamorado, os la contamos en el artículo anterior

 

En este artículo os contamos la visita al Valle sagrado de los incas, en los alrededores de Cuzco.


Dejamos para otro artículo Machupicchu


1. Alrededores de Cuzco

En la primera excursión hacia Machu Picchu, fuimos con Marcela y David y fue mágico, lo pasamos muy bien.

 

Fuimos unos turistas típicos, probamos cuy al palo (una especie de conejo de indias) en uno de los restaurantes de al lado de la carretera, con un sabor muy parecido al cochinillo, tomamos chicha, maíz fermentado, elaborado de forma tradicional por una señora de más de 80 años, se sabe que hay chicha porque ponen una especie de bandera morada en la puerta. También compramos regalos en el mercado de Pisac.

Mercado de Pisac

Cuy (especie de conejillo de indias) al horno


SACSAYWAMAN

 

Salimos de Cuzco y paramos en Sacsaywaman, lugar sagrado de Cuzco. Como ya hemos comentado, correspondía a la cabeza del puma. Los españoles pensaron que era una fortaleza por tener tres especies de murallas alrededor.

"murallas" de Sacsaywaman

Está construido a base de piedras enormes, encajadas unas en otras con una gran perfección. No se sabe cómo lo han podido hacer. De todas formas, como ya hemos visto, y lo vamos a comprobar más adelante, eran especialistas en este tipo de construcción.

 

Como también hacen en otros lugares, están representados diferentes símbolos, como las garras de un puma.

Puedes ver la garra del puma?

Detalle de las piedras de Sacsaywaman


QENKO

 

Seguimos camino y paramos en Qenko, un templo dedicado a la luna. Es un conjunto de galerías subterráneas labradas en la roca madre. Se puede observar un altar donde parece que se hacían sacrificios.

Altar subterráneo en Qenko

Galerías labradas en la roca en Qenko


TAMBOMACHAY

 

A poca distancia, se encuentra el templo al agua llamado TAMBOMACHAY. Lo más curioso es una fuente con un chorro que se divide en dos con, EXACTAMENTE, la misma cantidad de agua. Hay que hacer cálculos muy precisos para conseguir esto.

Fuente en el templo al agua Tambomachay, los dos chorros echan exactamente la misma cantidad de agua

2. Valle sagrado

Se le llama valle sagrado a las riberas del río Vilnacota, que más adelante se convierte en el río Urubamba. Este es un río sagrado para los incas ya que nace en los glaciares de una de sus montañas sagradas, el pico Verónica o Wacay Wilca que consideran la esposa de Salcantay, que junto con el Ausangate son dos de sus montañas más sagradas.

 

Es de una gran riqueza agrícola, por lo que está jalonado de terrazas que favorecen el cultivo. Por todo ello, está lleno de fortalezas y lugares importantes para los incas. Y por otro lado, hay una energía especial que atrae a múltiples viajeros en busca de otro tipo de turismo y de experiencias con las medicinas.

Mirador del Vilnacota al valle sagrado

PISAC

 

Es uno de los lugares más importantes, con un mercado de artesanías que atrae a muchos turistas.

 

También es famoso por la artesanía de la plata. Entramos en una tienda-taller y nos quedamos admirados con las joyas que allí había y nos llevamos puestos un anillo cada uno.

 

Y fue curioso porque antes habíamos entrado en una casa para beber chicha, y la hacía la madre. Esta no hablaba nada castellano, pero cuando preguntamos el precio, el hijo dijo 2 soles, y la madre contestó rápido TRES. Fue divertido.

Señora sirviendo la chicha en Pisac

Taller de joyería en Pisac


En este viaje, ya no visitamos más en Pisac para no sobrecargarnos, lo hicimos en el siguiente, pero os lo vamos a contar aquí para no marearos.

 

En Pisac se encuentra una de las fortalezas más grandes de todo el valle sagrado. El pueblo antiguo, actualmente las ruinas arqueológicas, estaba construido en un alto dominando todo el valle. Para llegar, la carretera trepa en la montaña, ahora en coche es muy fácil, pero nos podemos imaginar lo que suponía en su tiempo.

 

Cuando llegamos estaba oscureciendo y chispeaba y casi estaban a punto de cerrar. Así que caminamos un poco y lo vimos de lejos, el guía también estaba cansado por lo que nos dejó a nuestro aire y tampoco nos explicó mucho.

Ruinas de la fortaleza inca de Pisac

Son impresionantes las terrazas que utilizaban los incas para poder cultivar y que se deslizan montaña abajo.

Terrazas agrícolas en la fortaleza de Pisac

Vista del Valle desde la fortaleza de Pisac


Los acantilados que rodean la fortaleza, fueron utilizados como niños funerarios para enterrar a los muertos. Estas tumbas fueron saqueadas por los guaqueros en la búsqueda de tesoros, así que los arqueólogos no han podido obtener ninguna información.

 

Uno de los guías explicaba a su grupo la fuerza que las creencias antiguas tienen todavía en estas tierras. Contó cómo una familia que se convirtió al cristianismo, abandonó sus iconos "paganos" y dejó de rendirles culto y hacerles ofrendas. Al cabo de los años, dos de los hijos mayores habían fallecido y un tercero estaba enfermo y cada vez más delgado y ningún médico podía hacer nada para salvarle, así que acudieron a los sacerdotes incas. Ellos, después de estudiar el caso y hacer sus ofrendas, les pidieron los iconos que ya no utilizaban. Estos símbolos estaban enfadados porque ya no recibían ofrendas y para compensar se iban alimentando de sus hijos.

 

Acantilado con los agujeros de los nichos funerarios, en Pisac

OLLANTAYTAMBO

 

Otro de los lugares del valle sagrado es el poblado de Ollantaytambo.

 

Tiene dos partes, el poblado con la estructura típica de los incas, con los canales de agua y las casas con los corrales de animales. Y la fortaleza, con un sistema de terrazas para el cultivo y un templo al sol en la parte alta. Esta era la parte religiosa, política y militar.

Vista del poblado desde la fortaleza

Vista de la fortaleza con las terrazas de cultivo y el granero a la derecha


Templo del sol de Ollantaytambo

También está construida a base de piedras ciclopéas que traían de una cantera a unos cuantos kilómetros de distancia, con una calidad impresionante. El templo no está terminado del todo, y hay piedras que se han quedado por el camino, y se llaman las piedras cansadas.

 

En la parte inferior está el baño de la ñusta, lugar donde se bañaban las mujeres elegidas.

"Piedras cansadas" las que se quedaron sin usar en la construcción

Parte del baño de la ñusta


Otro detalle curioso es las imágenes que hay en la montaña. Una de ellas corresponde a un personaje mitológico importante para el pueblo incaico del que esperaban su vuelta. Por ello, cuando aparecieron los españoles, con barbas y un perfil parecido no les presentaron tanta batalla.

Personaje mitológico inca

Perfiles europeos en la roca


También nos gustó la leyenda que nos contaron alrededor del nombre de Ollantaytambo. Dice que Ollanta fue uno de los mejores generales del inca Pachacuti que fue el constructor de la fortaleza. Este general se enamoró de la hija del inca y como su amor fue prohibido se rebeló y se atrincheró en esta fortaleza. Cuando Pachacuti se dio de cuenta le perdonó y le ofreció la mano de su hija.

 

Ollantaytambo, además de tener atractivo por sí mismo, también es el punto de partida del tren hacia Aguas calientes, pueblo desde el que se accede a la ciudad sagrada de Machu Picchu. Así que nosotros también nos montamos en el tren aquí. Nos despedimos de Marcela y David porque ellos viajan mucho más económico en los vagones para los peruanos, y nosotros nos montamos en los vagones para turistas.

Canales de agua en el poblado de Ollantaytambo

3. Machu Picchu

Por supuesto, fuimos a Machu Picchu y mereció la pena, MUCHO. Nos enfadamos porque sentimos que se aprovechaban de los turistas. El tren nos costó 120$ ida y vuelta, y era la opción más barata. Como ya os hemos comentado, los peruanos tienen la opción de viajar mucho más económico.

 

También se podía ir a la central hidroeléctrica en autobús que era mucho más barato y caminar como 2horas hasta el pueblo de aguas calientes pero no nos lo recomendaron en época de lluvias.

Vista general de la ciudad sagrada de Machu Picchu

Tuvimos la suerte de que había muy poca gente y pudimos disfrutar de sentir y estar en la ciudad sagrada, sin prisas, sin agobios.

 

Los montes que la rodean, el Huayna Picchu y el Putucusi,  son impresionantes también. Para los incas son los guardianes, y estando allí se nota esa fuerza.

 

Marcela y David nos ayudaron a profundizar un poco más. Entendimos un poco más de la cosmovisión andina, de cómo representan los tres planos en todo y cómo están allí, el cóndor conectado con el mundo del espíritu, el puma en el mundo terrestre, la serpiente representante del mundo de abajo o de los muertos.

 

Nos dimos de cuenta de la conexión entre el cielo y la tierra, la gran antena que es Machu Picchu y la adoración y respeto por la naturaleza.

 

Y nos parece muy importante, así que te lo contamos en un capítulo aparte. Pincha aquí.

4. Valle sagrado 2

La segunda excursión al Valle sagrado fue en sentido contrario. Entramos por Chinchero y terminamos en Pisac.

 

CHINCHERO

 

Es un pequeño pueblecito de montaña, para algunos, uno de los más típicos y bonitos del Valle Sagrado. Está a 3.754 metros sobre el nivel del mar y en el valle entre las enormes montañas sagradas Verónica, Salkantay y Soray de más de 5000 metros y nieves eternas.

 

En el pueblo siguen viviendo 12 comunidades indígenas andinas, organizadas por el sistema de Ayllus. Visten con su ropa tradicional y siguen manteniendo sus costumbres ancestrales, a pesar del turismo y la modernidad.

 

Se dedican, principalmente, a la agricultura, con los productos típicos como papas, quínua, amaranto, etc

Calle de Chinchero, en las puertas mercado de artesanía

Estaban preparando las papas para conservarlas en forma de chuño. Una vez recolectadas, normalmente en mayo, se colocan en las zonas llanas para que se congele con las temperaturas bajo cero de la noche y se vayan secando con el sol del día, consiguiendo así una liofilización natural. Las papas así deshidratadas se llaman chuño y se pueden conservar más de 20 años. Además tienen la ventaja de que mantienen todos los nutrientes y pesan 5 veces menos que la papa fresca, por lo que es más fácil transportarlo para comerciar con él.

 

Una fuente importante de ingresos es también el tejido. Nos llevaron a una Asociación textil donde nos explicaron todo el proceso de obtención y preparación de la lana, teñido a base de tintes naturales y dónde además podíamos comprar productos tejidos artesanalmente. Fue muy interesante, y yo compré mi bolso, ya que había desaparecido mi mochila.

Mujer con todos los productos que necesitan para preparar la lana para tejerla

Mujer con vestido tradicional en Chinchero


En el pueblo también están las ruinas del palacio inca Tucac Yupanqui. Cuando llegaron los españoles, Manco Inca mandó incendiar el pueblo para que no pudieran disponer de provisiones.

 

Hay un gran muro inca con hornacinas trapezoidales y terrazas incas que muestran el trazo urbano original inca.

Muros incas en Chinchero

Terrazas agrícolas incas en Chinchero


La plaza, donde se hace el mercado, es una espectacular fusión de la arquitectura inca y la española.

 

La iglesia colonial, dedicada a la Virgen de Montserrat, fue mandada construir por el Virrey Toledo sobre las ruinas incas, como muestra de la superioridad española. En el interior, que no pudimos ver, hay muestra del arte cuzqueño.

Plaza de mercado de Chinchero, con la iglesia colonial sobre el muro inca con hornacinas

MORAY

 

Después de visitar Chinchero, nos llevaron a Moray. Como se puede ver en la foto, son un conjunto de terrazas circulares que consiguen microclimas diferentes en cada una de ellas.

 

Por ello, éste fue un gran laboratorio agrícola de los incas. Aquí pudieron experimentar con diferentes variedades agrícolas, y productos que no se dan a estas altitudes.

 

Además hay una gran tecnología detrás, porque han conseguido sistemas de irrigación que impiden que el agua se estanque con las lluvias ni el riego, en ninguna de las terrazas.

Laboratorio agrícola de Moray

Escaleras para pasar de un nivel a otro


Como dato curioso, nos comentaron que las "escaleras" que tienen para pasar de un nivel a otro, son demasiado altas para el tamaño normal de las personas de entonces, así que no se sabe porqué las han hecho así.

 

También tuvimos la suerte de que cuando estábamos allí, un hombre estuvo tocando música inca. Fue una maravilla, el marco ideal. Fuimos unos privilegiados.

Mujer vestida de forma tradicional y hombre tocando música inca

SALINAS DE MARAS

 

Muy cerca de Moray, está el pueblo de Maras con sus antiguas salinas. Está a 3.380 metros sobre el nivel del mar, y tiene más de 3.000 pequeñas piscinas poco profundas que se llenan de agua de un manantial muy salado que sale de la montaña. Con el sol, el agua se evapora y queda la sal que después es cosechada.

Todo el conjunto de las salinas de Maras, en conjunto

Detalle de las piscinas de las salinas


Nos gustó mucho verlas porque nos recordó a salinas que tenemos más cerca, como las antiguas salinas de Obanos (Navarra, España) donde trabajó mi madre cuando era joven. Es curioso porque en lugares con miles de kilómetros de distancia, la idea es la misma y la forma de trabajar similar.

 

Según nos explicaron, es uno de los 4 lugares del mundo donde se puede obtener sal rosada.

 

Después de Marás, seguimos camino a Ollantaytambo y después a Pisac, pero ya lo hemos explicado en la parte de arriba. Después volvimos a Cuzco.

 

Si quieres seguir nuestra aventura, te animamos a ello.

Volver al artículo general de Perú: Perú imprescindible. Qué ver y qué hacer
Ir al artículo 1.Puno y alrededores. Lago Titicaca
Ir al artículo  2.Chivay, Arequipa y el valle del Colca
Ir al artículo 3.1. Cusco
I
r al artículo 3.2. Cusco y el Valle sagrado
Ir al artículo 3.3. Machu Picchu
Ir al artículo 3.4. Cusco y la montaña de siete colores
Ir al artículo 4.Trujillo, Huanchaco y las culturas de la costa norte
Ir al artículo 5.Huaraz y la cordillera blanca
Ir al artículo 6.Iquitos y la selva amazónica
Ir al artículo 7.Nazca e Ica y canoping en Lunahuaná
Ir al artículo 8.1 Lima 1: Centro histórico, barrio chino, circuito mágico del agua, distrito del Rímac
Ir al artículo 8.2. Lima 2: Distritos de San Miguel, Miraflores, Barranco


Escribir comentario

Comentarios: 0