3.4. Cuzco y la montaña de los siete colores

En Cuzco contratamos una excursión de un día a la montaña de los siete colores, la rainbow mountain.

 

Fue un treking espectacular. La montaña tiene unos colores alucinantes, y fue un gran reto, subir desde los 4.477 a los 5.100 m de altitud.


Esta montaña ha estado tapada hasta hace poco por nieves eternas y por efecto del calentamiento ha salido a la luz. Los colores que muestra son preciosos, alucinantes. A nosotros nos llovió cuando llegamos y la foto no es tan espectacular, pero si miras en internet verás fotos impresionantes.

Montaña de los 7 colores, las motas blancas son pequeños copos de nieve helada

La excursión fue un poco paliza porque salimos a las 4 de la mañana para poder llegar hacia las 11 al lugar de inicio de la excursión. Las carreteras son de montaña y van tomando curvas y más curvas.

Una de las curvas de la carretera, con las terrazas agrícolas y el río abajo

Otras dos curvas, sumado a la carretera de ripio y a que el autobús casi no cabía


El camino también nos permitió conocer la realidad del Perú agrícola y rural. Vimos los poblados, cómo vive la gente, los cultivos de papas, los rebaños de llamas. Hay un gran contraste con las ciudades. Una vida muy dura.

Niña de una de las comunidades

Los niños bajándose del camión de transporte


Pequeño poblado rural

Cultivo de papas, terrazas en la ladera de la montaña


Rebaño de llamas pastando al lado del poblado

Crías de llama


Desayunamos en el camino, y el autobús nos dejó en la base de la montaña, al lado de otro poblado. Había carteles de Bienvenidos al Apu Vinicunca.

Entrada y comienzo del treking a la montaña de 7 colores, apu winicunca

Poblado al inicio del treking


Caminamos unas 3horas, pasamos de 4477 a unos 5200m sobre el nivel del mar.

 

El camino es relativamente fácil, va subiendo poco a poco, pero lo difícil es la altura. Nosotros llevábamos tiempo en Cuzco, por lo que estábamos relativamente bien aclimatados. Además, nos ayudamos de la sabiduría andina, las hojas y caramelos de coca. Y también queremos pensar que estamos en forma.

 

Había la opción de subir en caballo. Y nos dejaron alucinados la gente del pueblo, tanto hombres como mujeres, vestidos de forma tradicional, hacían viajes con gente subida en el caballo hacia arriba, y volvían corriendo para poder subir a algún otro turista. El pago lo negociaban en el momento, porque dependía de dónde comenzaran.

 

Ellos sí que están en buena forma. Qué buena opción de aprovechar sus capacidades y lo que oferta el turismo.

Hombres descansando con los caballos a la espera de montar a otro turista

Mujer con su caballo, corriendo para poder cargar con otro turista


La excursión mereció la pena. Los paisajes alucinantes durante todo el rato. Ahora sí, las fotos las hicimos sobre todo de vuelta, que ya podíamos mirar algo más que en nuestros pies.

 

Llegamos muy cansados, pero muy contentos por el reto conseguido y toda la belleza que habíamos visto.

Montañas nevadas en el camino a la montaña de 7 colores

Pequeños lagos de montaña


Montañas nevadas

Otro paisaje del camino

Si quieres saber cómo sigue nuestro viaje, te animamos a que pases a otro de los artículos. De Cuzco nos fuimos a Trujillo.

 

Volver al artículo general de Perú: Perú imprescindible. Qué ver y qué hacer
Ir al artículo 1.Puno y alrededores. Lago Titicaca
Ir al artículo 2.Chivay, Arequipa y el valle del Colca
Ir al artículo 3.1. Cusco
Ir al artículo 3.2. Cusco y el Valle sagrado
Ir al artículo 3.3. Machu Picchu
Ir al artículo 3.4. Cusco y la montaña de siete colores
Ir al artículo 4.Trujillo, Huanchaco y las culturas de la costa norte
Ir al artículo 5.Huaraz y la cordillera blanca
Ir al artículo 6.Iquitos y la selva amazónica
Ir al artículo 7.Nazca e Ica y canoping en Lunahuaná
Ir al artículo 8.1 Lima 1: Centro histórico, barrio chino, circuito mágico del agua, distrito del Rímac
Ir al artículo 8.2. Lima 2: Distritos de San Miguel, Miraflores, Barranco


Escribir comentario

Comentarios: 0