4. Trujillo, Huanchaco y las culturas de la costa norte

Después de llevar tiempo en el interior, teníamos muchas ganas de costa, así que volamos a Trujillo desde Lima y nos alojamos en Huanchaco, un pequeño pueblo junto al mar.

 

Aquí hemos conocido las culturas Moche y Chimú. Muy interesantes.


1. Huanchaco

Huanchaco, es un pueblo turístico antes de Trujillo, si se llega en avión.

 

Es famoso por los caballitos de totora, son una especie de tablas de surf, fabricados con tallos y hojas de totora (una especie de junco) pero en las que la punta se curva hacia arriba y el tripulante se coloca de rodillas.

 

En estas embarcaciones tan frágiles se han atrevido, desde hace mas de 3000 años, a salir al océano pacífico, tanto para la pesca como también para incursiones guerreras.

Caballitos de Totora con turistas


Postal típica de Huanchaco, los caballitos de Totora secándose al sol

Nos alojamos en un albergue espectacular (Atma Hostel Yoga), habitación con cama de matrimonio y baño incluido, por algo menos de 15$/día. Teníamos posibilidad de cocinar pero nos dejamos querer y probamos varios restaurantes de la zona costera, comida bastante buena pero cara.

 

Al final preguntamos a un señor que hacía caballitos de totora en miniatura para venderlos como recuerdo y nos mandó a un restaurante local, no para turistas y comimos el mejor ceviche de todo el viaje, bueno y abundante y también pescado muy fresco y bien preparado (La Chelita, avda La libertad 104). Es importante avisar si no lo quieres muy picante.

 

Cerca del albergue hay un restaurante vegetariano, muy bien de precio y con comida muy rica donde cenábamos todas las noches, además nos viciamos con el Quiche de manzana de la selva negra. Ummmmmm, espectacular. También nos preparaban zumo de frutas para desayunar que nos salía mucho más barato, y fácil, que comprar las frutas en el mercado.

Fruta exótica, viene de Brasil, es una especie de higo chumbo pero sin espinas. Muy rico

Restaurante La Chelita, ceviche y pescado espectacular


Huanchaco tiene muchos kilómetros de playa aunque estrecha y con muchas olas, por eso no es fácil bañarse y es la meca de los surfistas.Tuvimos suerte de que hizo buen tiempo y nos atrevimos a meternos en el mar, espectacular.

 

En la zona del pueblo hay un muelle, que hay que pagar para entrar, desde el que se tiene unas vistas muy bonitas.

Muelle de Huanchaco

Zona de baño en la playa, los caballitos de totora secándose al sol


Tiene un largo paseo marítimo, lleno de restaurantes y hoteles de todo tipo, alguno de ellos con unas decoraciones muy new age. Al lado del muelle hay un pequeño mercado de artesanías.

 

Unas calles hacia el interior está el mercado. Nos llamaron la atención la cantidad de frutas que había, muchas de ellas totalmente exóticas para nosotros.

Plaza central, enfrente del muelle y mercado de artesanías en la izquierda de la foto

Restaurante hostal con decoración new age


Alejándose de la playa, como un kilómetro hacia el interior, hay una pequeña colina donde se encuentra la iglesia de la Virgen de la Candelaria del Socorro.

 

A esta Virgen se le atribuyen muchos milagros, entre ellos el de liberar la ciudad de Trujillo de la peste, por lo que cada cinco años se la lleva en romería para conmemorar este hecho.

 

Fue traída de España y colocada en esa colina, que era un lugar sagrado para los indígenas, para instaurar la fe católica en la región.

Iglesia de la Virgen en una pequeña colina divisando toda la costa

Virgen de la Candelaria del Socorro


Vista de Huanchaco y de la costa desde el lugar donde se encuentra la iglesia. Lugar especial, normal que fuera considerado sagrado por los habitantes del lugar

Y ahora os queremos regalar unas imágenes preciosas del atardecer en Huanchaco. Fuimos privilegiados de poder vivir esto, y también de que salieran las fotos tan bonitas.


Atardeceres en Huanchaco

2. Trujillo

Es la tercera ciudad peruana tanto en número de habitantes como de actividad económica, muy relacionada con la agricultura. Es una gran ciudad y como todas una locura.

 

Desde Huanchaco hay autobuses y combis que van y vienen por 1,50 soles, ambos llevan un conductor y un vocero que va gritando los destinos por los que va a pasar. Preguntamos cual nos dejaba en el centro y allá nos fuimos, como un lugareño más.

 

Nos paramos en la puerta de entrada a la plazuela El recreo, que continúa por el paseo peatonal Pizarro hasta la plaza de armas.

Puerta de entrada al casco monumental de Trujillo

Fuente en la plazoleta El recreo


El centro monumental de Trujillo tiene su corazón en la plaza de armas, como toda ciudad colonial, de la que salen amplias calles en damero de ajedrez. Está circunvalado por la avenida España, que sigue el recorrido de las antiguas murallas.

 

La plaza de armas, es muy bonita. Está rodeada por edificios muy notorios, pintados en diferentes colores que le dan un toque muy especial, entre ellos está la catedral y palacios como el Palacio de Gobierno de la Ciudad, el arzobispado de Trujillo y armoniosas casonas virreinales y republicanas.

 

En el centro se encuentra la estatua a la libertad, en conmemoración al proceso de independencia del país y a los hombres que lucharon por ella, resaltando lo más preciado del ser humano, que es ese amor a la libertad misma. La estatua se realizó en Alemania.

Catedral y casa del arzobispado en la Plaza de Armas de Trujillo

Estatua de la Libertad en la plaza de armas


Una de las calles más importantes que salen de la Plaza de armas, es, como hemos dicho, el Paseo Pizarro. Este paseo, peatonal, alberga muchos monumentos históricos como el palacio Iturregui, la Casa de la Emancipación, etc. y también importantes bancos e Instituciones privadas, además de comercios, restaurantes, agencias de turismo, etc.


Paseo peatonal Pizarro en el centro monumental de Trujillo

Otro punto importante en Trujillo, son las iglesias, de diferentes órdenes religiosas, que hay en el centro monumental, herencia de su pasado colonial. En pocos metros a la redonda hay hasta 12 incluida la catedral.

Iglesia de S. Agustín

Iglesia de la Merced


Nos comentaron que la ciudad fue fundada por 8 familias vascas, entre ellas una apellidada Orbegoso o Orbegozo, y por ello hay una calle que se llama así.

 

También está la casona de la familia, en la que vivió uno de los presidentes de Perú, pero no pudimos visitarla ya que estaba cerrada a la espera de rehabilitación. Nos quedamos con pena, ya que entre nuestros apellidos está dos veces Orbegozo.

Casona Orbegozo

Nombre de la calle Orbegozo, en Trujillo


Nos gustó Trujillo, pero también estuvimos encantados de haber tomado la decisión de alojarnos en Huanchaco. Menuda diferencia, mucho más tranquilidad y al lado del mar. Y eso que como hemos dicho, el centro monumental es muy bonito. Además tiene muchos detalles en casas con balcones, con rejas, colores, etc, que lo hacen muy especial.

 

Cuando sales del centro, es una locura. Y nos sorprendió la cantidad de basura que hay por todos los lados.

Casa con mirador de madera en Trujillo

3. Culturas Moche y Chimú

Trujillo también es el lugar donde están  las agencias que ofrecen visitas turísticas a los atractivos de la zona, incluidos los restos arqueológicos de las culturas Moche y Chimú. También había la posibilidad de visitar la tumba de la Dama de Cao, una gobernante mochica del siglo IV d.C a 60 kms de Trujillo y del Señor de Sipán, gobernante también mochica del s.III d.C., a 200kms más al norte.

 

Solo visitamos las ruinas arqueológicas que están en los alrededores de la ciudad de Trujillo, en ese momento era más importante para nosotros descansar y aprovechar la energía del mar que profundizar en la cultura. Nuestra cabeza estaba un poco saturada de información.


Figura que representa a un guerrero, está en el museo Moche de Trujillo

Esta zona es muy curiosa, porque aparentemente, entre Trujillo y Huanchaco es todo desierto. Se ven muchas pequeñas montañas y de vez en cuando lo que parece una muralla o una pared construido en adobe. Cuando empezamos la excursión, nos dimos de cuenta que todo es parte de una de las mayores ciudades de adobe que ha existido, Chan-chan, correspondiente a la cultura Chimú, que se desarrolló en esta zona.

Parte de un palacio en la antigua ciudad de adobe de Chan-Chan.

CULTURA MOCHE

 

La cultura Moche o mochica se desarrolla desde los s.II al VII en esta zona de Perú. Era una cultura muy relacionada con el mar, del que vivían gracias a la pesca con los caballitos de totora.  Su deidad principal era la luna.

 

Fueron muy buenos constructores y tenían muchos conocimientos hidraúlicos lo que les permitió construir canales para trasvasar agua de otros ríos y canalizar agua desde las montañas y así aprovecharla para ampliar las zonas de cultivo en esta zona tan árida. También eran muy buenos ceramistas y orfebres.

Deidad Moche, representado en la Huaca de la Luna

Visitamos la Huaca del sol y de la luna, correspondientes a la cultura moche. Son dos pirámides escalonadas, la primera de 43m de altura y la segunda de 21m. Se cree que la Huaca del sol tenía fines políticos y administrativos, y la Huaca de la luna fines religiosos y ceremoniales. A los pies de ambas se desarrollaba la ciudad.

 

La Huaca del sol está practicamente destruida porque los españoles desviaron el cauce del río Moche para que pasara por allí y arrastrara las riquezas que tenía, además no se han hecho excavaciones arqueológicas por falta de dinero.

Parte de la huaca del sol, se pueden ver los ladrillos de adobe

Huaca de la luna


La Huaca de la luna tiene frisos de adobe decorados con murales utilizando cinco colores, blanco, negro, rojo, azul y amarillo.

 

Una de las cosas curiosas que están encontrando es que hay diferentes templos superpuestos, es decir, que cuando pasaba una época volvían a construir otra vez otro templo exactamente igual encima del anterior, y están encontrando hasta 5 templos.

 

Existen murales donde se reflejan cómo realizaban sacrificios humanos. Se seleccionaban en un combate entre guerreros, los que perdían iban a la muerte. Para ellos era un privilegio ser sacrificado, ya que necesitaban la sangre de aguerridos y valientes para calmar a sus dioses. Y necesitaban sacrificios para evitar los desastres del efecto meteorológico del niño. Cuando esto ocurre, aumentan las temperaturas del mar, con lo que disminuye la comida y aparecen las lluvias torrenciales que arrasan con todo.

Frisos decorados con murales en la huaca de la luna

La población podía acceder a un patio de 10.000 metros cuadrados para seguir la preparación de los guerreros para el sacrificio, pero éste era realizado sólo delante de los sacerdotes.

 

El rey salía recubierto de oro, como un Dios en una ventana en la parte alta, para impresionar a sus súbditos.

Detalle del mural donde explica el proceso de sacrificio de los guerreros

Detalle del mural, guerrero


Mural de los mitos, original

Mural de los mitos, en reproducción


CULTURA CHIMU

 

Se desarrolló entre los años 1.000 a 1.200, como continuadores de la cultura Mochica. Fueron derrotados por los incas a los que se sometieron en vasallaje. Perfeccionaron las artes de los mochicas y los incas los valoraron especialmente por la calidad de sus trabajos de orfebrería.

Mural de adobe con peces y olas de mar en la ciudad de Chan-chan

 Su capital era la ciudad de Chan-Chan, una gran ciudad de adobe que se encuentra en las cercanías a Trujillo.

 

Esta ciudad todavía tiene muchas zonas sin descubrir y también otras que ya se han perdido para la historia ya que sus edificios y adornos se han destruido por la lluvia, principalmente.

 

Pudimos comprobar cómo se organizaban, cuales eran los palacios de los gobernantes y cómo mantenían la distancia con la población normal.


Nos llamaron mucho la atención las figuras. ¿No os recuerdan a dibujos pixselados, es decir, hechos por ordenador? Y ?cómo podía ser? Que capacidad de abstracción, que adelantados para la época.

 

Más adelante entendimos, todo esto eran capaces de hacerlo bajo el poder de las medicinas, el sanpedro, la ayahuasca, etc.

 

También nos explicaron cómo eran capaces de canalizar el agua y además, crear embalses para que la luna se reflejara y poder adorarla. Y nos enseñaron un patio con vegetación, en medio de todo desierto, gracias a las canalizaciones y sistemas hidraúlicos que poseyeron.

Espacio con vegetación, por tanto con agua, dentro de uno de los palacios de la ciudad de Chan-chan, gracias a la canalización de agua

También visitamos el museo Moche, y las Huacas Arco Iris y Esmeralda. Estas son también unos edificios piramidales con 2 niveles y rampas que comunican uno con otro. Están decorados con frisos de adobe en relieve. Se cree que pertenecen a la cultura Chimú, aunque hay historiadores que las relacionan con la cultura moche.

 

Muy interesantes aunque tanta información se nos mezcla en la cabeza.

Figuras de la Huaca Arco Iris

Figuras de la Huaca Esmeralda


Después de estar una semana en esta zona, nos fuimos en autobús hacia la cordillera de los andes, hacia la cordillera blanca y Huaraz. Si quieres saber cómo continúa nuestro viaje:

 

Volver al artículo general de Perú: Perú imprescindible. Qué ver y qué hacer
Ir al artículo 1.Puno y alrededores. Lago Titicaca
Ir al artículo 2.Chivay, Arequipa y el valle del Colca
Ir al artículo 3.1. Cusco
Ir al artículo 3.2. Cusco y el Valle sagrado
Ir al artículo 3.3. Machu Picchu
Ir al artículo 3.4. Cusco y la montaña de siete colores
Ir al artículo 4.Trujillo, Huanchaco y las culturas de la costa norte
Ir al artículo 5.Huaraz y la cordillera blanca
Ir al artículo 6.Iquitos y la selva amazónica
Ir al artículo 7.Nazca e Ica y canoping en Lunahuaná
Ir al artículo 8.1 Lima 1: Centro histórico, barrio chino, circuito mágico del agua, distrito del Rímac
Ir al artículo 8.2. Lima 2: Distritos de San Miguel, Miraflores, Barranco


Escribir comentario

Comentarios: 0