Cómo hacer una crema en casa

Hoy vamos a hacer una crema casera y la vamos a hacer como las que podemos comprar en las tiendas, pero completamente natural. Y va a ser medicinal porque vamos a utilizar diferentes plantas medicinales.

 

En este caso hemos elaborado tres diferentes, una a base de Melisa y Cola de Caballo principalmente para la piel, aunque también puede servir para articulaciones. Otra con diente de león y melisa, más para las digestiones e hígado. Y la última también para la piel a base de rosa mosqueta, caléndula y lavanda. Si quieres saber las propiedades pincha aqui

 

Hay diferentes tipos cremas, normalmente las recetas que se encuentran tradicionalmente son oleatos, es decir, infusiones de plantas medicinales en aceite y para que se espese añadimos cera de abeja. El problema de estas cremas es que son muy grasas y un poco engorrosas para utilizarlas como cremas hidratantes.


Pero, ¿por qué las cremas hidratantes no son tan grasosas? Tienen una base oléica pero también una fase acuosa que emulsionan, como si fueran una mayonesa.

 

Buscando en internet tuve la suerte de encontrar una receta muy sencilla. Me vais a perdonar que no ponga la referencia porque no la apunté en su día y ahora no consigo encontrarla, así que si alguien la sabe que me la diga. Después he estado buscando en otras páginas y se complica un poco más porque exigen utilizar emulsionantes para asegurarse que la mezcla queda homogénea, pero no es necesario.

1. Receta base

La receta base es:

 

1 parte acuosa (300g)

puede ser agua, mejor que sea de la mejor calidad posible no del grifo; o infusión de plantas medicinales o hidrolatos como por ejemplo agua de rosas

 

1 parte oleosa (300g)

  • 2/3 aceite líquido (200g): puede ser cualquier aceite que sea bueno para la piel, aceite de oliva, de almendras, de yoyoba, etc. Nosotros hemos utilizado aceite de oliva en el que hemos mantenido las plantas medicinales durante 28 días al sol y la luna
  • 1/3 parte sólida (100g), es decir grasa sólida a temperatura ambiente, como aceite de coco o manteca de karité

cera virgen de abeja (60g), para espesar un poco la crema

aceites esenciales (10 gotas de cada) para dar olor y potenciar alguna propiedad medicinal

Vitamina E (unas 10 gotas) como conservante y conseguir que la crema pueda mantenerse en correctas condiciones hasta 6 meses aproximadamente.

2. Elaboración

1. Preparar la parte oleosa líquida

En primer lugar habíamos puesto un bote de cristal con las plantas medicinales y rellenado con aceite de oliva virgen extra hasta arriba, y lo mantuvimos 28 días al sol y a la luna.

 

Antes de preparar la crema filtramos el aceite y separamos la hierba, que desechamos. Mezclamos en otro bote el aceite con la cola de caballo y el de melisa; y en otro el de diente de león y la melisa y en el otro la caléndula, lavanda y rosa mosqueta.


 

Así que teníamos 200g de aceite de cola de caballo y melisa, y 200g de diente de león y melisa y 200g de caléndula, lavanda y rosa mosqueta.

2. Preparar la parte oleosa sólida

Tenemos que pesar 100g de parte sólida para realizar la crema, en este caso utilizamos 50g de aceite de coco y 50 g de manteca de karité.

 

Y pesamos 60g de cera para los 300g de parte sólida que tenemos, 200g de líquido y 100g de sólido


Una vez que tenemos las dos partes oleosas las mezclamos, junto con la cera y las ponemos al baño maría para que se deshagan y se vuelvan totalmente líquidas.

La parte grasa al baño maría para que se deshaga

3. Preparar la parte acuosa

Necesitamos 300g de parte acuosa. Podíamos haber utilizado únicamente agua pero preparamos una infusión de las mismas plantas medicinales que íbamos a preparar para la crema, para una pizca de cola de caballo y otra de melisa; y para la otra con una pizca de diente de león y otra de melisa, y para la tercera utilizamos únicamente una infusión de flores de caléndula.

 

Dejamos que se temple un poco antes de utilizarla

 

Además le añadimos unas 10 gotas de aceite esencial de lavanda, de salvia y de ylang-ylang para que le de olor a las dos primeras, y aceite esencial de rosa a la tercera.

4. Mezclar la parte acuosa y la parte oleosa

Esta es la parte más delicada de toda la elaboración.

 

Ponemos el agua en el bote de la batidora y vamos echando poco a poco la parte oleosa caliente.

 

Ponemos la batidora en el fondo y sin moverla dejamos que se vaya haciendo la emulsión.

 

Hay que tener en cuenta que si los ingredientes están muy calientes va a tardar en enfriarse por lo que es importante mezclar bien y ponerla a enfriar mientras se sigue batiendo.

 

Cuando esté echa ponemos unas gotas de vitamina E y batimos un poco más para que se mezcle.

 

Y para terminar vamos echando la mezcla emulsionada en los botes que tendremos preparados, limpios y desinfectados que es donde se va a ir enfriando la mezcla.

 

Una vez fría ya tenemos preparada la crema, lista para usar.

Si quieres saber las propiedades, pincha aqui. Para ir al principio del artículo, pincha aqui



Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    karen (lunes, 18 mayo 2020 21:31)

    mamaguevos eso no sirvio para mi tarea coños de su madres