Cuidado de los ojos

Qué importantes son nuestros ojos. Son las ventanas que nos abren al mundo y nos permiten percibirlo. Tenemos más sentidos, también importantes, pero la vista es uno de los que nos permite más autonomía. Y sin embargo, ¿qué hacemos por nuestros ojos? Poco o casi nada.

 

Encima ya tenemos admitido que vamos a ir perdiendo vista y a necesitar gafas, ¿pero realmente tiene que ser así?

 

La respuesta es NO, así que os voy a proponer pequeños cuidados, fáciles, que os van a llevar poco tiempo y que sin embargo son muy efectivos.


No soy médico ni oftalmóloga, pero sí llevo tiempo interesada en cómo puedo cuidar mis ojos. Ya he cumplido más de 50 años y parece que a partir de ahora es inevitable llevar gafas, y algo estoy haciendo bien ya que todavía no las necesito.

 

En este artículo os voy a contar lo que he ido aprendiendo en base a diferentes vídeos y artículos que he ido encontrando y diferentes ejercicios que me han ido recomendando y que utilizo, os iré dando relaciones a diferentes enlaces y páginas web interesantes en las que me he apoyado y al final daré toda la relación de enlaces de diferentes especialistas que os darán una explicación más técnica y precisa, en algunos de ellos me he ido basando para escribir este artículo.

 

Existen métodos que permiten la corrección de los problemas visuales y volver a ver sin la necesidad de gafas u operaciones, uno de ellos está basado en el método Bates, pero hay más.

 

Nuestros ojos están sufriendo mucho con el estilo de vida que llevamos, están adaptados a llevar una vida en el exterior y a cambiar la acomodación para ver tanto de lejos como de cerca. Ahora estamos mirado pantallas durante largos periodos de tiempo, bien por trabajos o estudios a través del ordenador o simplemente porque estamos largo tiempo mirando al móvil. Y esto nos perjudica de varias maneras. Ya hay estudios que relacionan el uso de las tecnologías con un incremento alarmante del porcentaje de miopía en la población.

 

1. Nos vemos obligados a mirar de cerca y al estar concentrados en lo que vemos forzamos a nuestros ojos a estar en la misma posición y cansamos y tensamos los músculos de los ojos.

2. Al estar concentrados nos olvidamos de parpadear por lo que nuestro ojo se seca y pierde su protección natural.

3. La luz azul de alta energía que emiten los aparatos electrónicos puede afectar a las células de la retina del ojo y puede llegar a destruirlas produciendo degeneración macular. Además disminuye la producción de melatonina, la hormona inductora del sueño, por lo que se recomienda desconectar de las pantallas entre 2 a 3 horas antes de irse a dormir, ¿quién lo hace? Si precisamente cuantos nos ponemos delante de la tele para desconectar y poder ir a dormir.

4. El nivel de estrés es elevado, lo que nos lleva a tener mucha tensión general que también afecta a los músculos de los ojos

5. Cuanto más tiempo estamos con las pantallas, menos tiempo pasamos al exterior. Se ha comprobado que la luz del sol estimula la producción de dopamina intraocular, un neurotransmisor que bloquea el alargamiento del ojo durante su desarrollo. Un alargamiento excesivo es el responsable de la miopía.

 

Así que lo primero que tenemos que plantearnos es si podemos reducir el uso de pantallas, utilizar algún filtro para la luz azul, aumentar la frecuencia de parpadeo, cada cierto tiempo mirar hacia un punto lejano e incrementar el tiempo de estancia en el exterior.

Para que veamos, y explicado de forma muy resumida, porque no es mi cometido,  es necesario que la luz que refleja un objeto llegue al cristalino de nuestro ojo, la luz se difracte y vaya hasta un lugar determinado de la retina, la mácula, donde la imagen se traduce a señales eléctricas que alcanzan el cerebro que es realmente donde vemos.

 

En el siguiente enlace la Dra Ainhoa de Federico de la Universidad de Toulouse lo explica muy bien, y también cuenta uno de los primeros métodos, el palmeo. Si vas a su página web ofrece un curso gratuito, yo lo voy a hacer, iré completando esta información, pero te animo a que también te apuntes. También te doy otro enlace en el que el Dr. de la Rosa explica una relación de ejercicios para los ojos

 

Si has visto los enlaces que te he enviado no hace falta que sigas leyendo, ya tienes mucha información pero voy a escribir una relación de las cosas que yo se que puedes hacer, la mayoría está en los vídeos pero también he añadido otros que ya conocía de antes y que practico habitualmente. Quizá no hace falta que los hagas todos, o sí, tu eliges. También puede ser que conozcas otros. Está bien. Yo no los hago todos ni todos los días, cuando me acuerdo, pero sí que mis ojos siguen viendo sin gafas. Así que te animo a que cuides tus ojos.

 

1. Movimientos para relajar los músculos de los hombros y del cuello y desde ahí favorecer la relajación general y el flujo de sangre en la cabeza y en los ojos

En un estado de relajación y respirando pausada y profundamente:

- Relajar los músculos de los hombros haciendo pequeñas rotaciones hacia atrás (repetir 10 veces), hacia adelante (otras 10)

- Relajar los músculos del cuello girando lentamente el cuello en una y otra dirección (unas 10 veces)

- Con la mano derecha agarrar como una pinza en el espacio entre el cuello y el hombro izquierdo la mayor cantidad de músculo posible, dejar el brazo izquierdo colgando y moverlo suavemente haciendo giros hacia la derecha y hacia la izquierda, unas 5 veces a cada lado. Repetir con el otro lado.

- Con una mano agarrar como una pinza en el cuello, como las madres mamíferas agarran a sus crias para transportarlas, y decir sí lentamente con la cabeza, unas 5 veces. Cambiar de mano, para no cansarse, y con la mano agarrando el cuello decir no con la cabeza, unas 5 veces. Y puedes cambiar otra vez de mano si quieres y en este caso hacer círculos lentos con la nariz, en un sentido y en el otro.

 

2. Relajar los músculos de los ojos.

- Palmeo. Frotar las manos entre sí para calentar las palmas, colocamos las palmas delante de nosotros y ponemos los dedos de una mano sobre la otra, haciendo como un triángulo, nos llevamos las manos a los ojos colocando el centro de cada palma encima de uno de los ojos y los dedos en la frente y vamos sintiendo el calor en los ojos. Para no cansarnos y tensar los hombros podemos apoyar los codos sobre la mesa o las rodillas. También podemos utilizar cualquier cosa que nos de calor suave como una almohadilla de semillas de lavanda, por ejemplo.

Podemos estar de 1 minuto hasta el tiempo que queramos, una o varias veces al día. Sí es recomendable hacerlo a la noche antes de dormir para aprovechar la relajación que conseguimos en los ojos para dormir más profundamente.

En esta técnica también puedes mandárles reiki, o potenciarla con el poder de tu imaginación y pensamientos, puedes imaginarte que estás envolviendo tus ojos con energía, que los estás limpiando y sanando. Les puedes poner una sonrisa o envolver en agradecimiento. O puedes hacer Ho'ponopono con ellos: decirles las cuatro palabras que propone esta técnica: "lo siento, perdóname, os quiero, gracias"

Una variante es colocar las yemas de tus dedos apuntando hacia tus ojos e imaginarte que de tus dedos salen rayos de energía que envuelven y sanan tus ojos.

- Cualquier técnica de relajación que ayude a relajar los ojos, como permitir que se vayan apoyando y descansando en las órbitas de los ojos.

 

4. Hacer movimientos de los ojos en todas direcciones, para favorecer que los músculos de los ojos estén flexibles y tengan más capacidad de adaptación

Con la cabeza quieta y con respiraciones profundas

- Movimientos arriba y abajo, lo más que puedas sin forzar. Unas 5 veces

- Movimientos a los lados, como queriendo ver por encima del hombro. Unas 5 veces

- Movimientos en diagonal, de arriba a la derecha a abajo a la izquierda, y al revés. Unas 5 veces a cada lado

Hacer ochos con los ojos

- poner un brazo estirado a la altura de los hombros con el dedo índice apuntando hacia adelante

- en esa posición dibujar con el dedo, lo más grande posible, el símbolo de un 8 tumbado, es decir el símbolo del infinito. Seguir el movimiento del dedo con los ojos, sin mover la cabeza. Repetir unas 5 veces en un sentido, y otras 5 en el sentido contrario

Estos movimientos son muy útiles para ayudar a coordinar y conectar los dos hemisferios por lo que también son muy útiles en situaciones de estrés, en las que solemos desconectar los dos hemisferios y perdemos recursos al utilizar únicamente un lado del cerebro

 

5. Hacer pequeños ejercicios que favorezcan la capacidad de adaptación del ojo y del cerebro

Cuando cambiamos el enfoque de nuestra vista de cerca a lejos permitimos que el cristalino y los músculos de los ojos se mantengan flexibles para hacer dicha adaptación en la vida diaria y podamos ver tanto de cerca como de lejos, pero además, permite que el propio cerebro pueda adaptar la señal aunque ésta no sea nítida, es decir, aunque haya problemas en los ojos.

- Elegir un objeto que esté a un metro aproximadamente, otro que esté a unos 3-4 metros y otro que esté a más de 6 metros, cuanto más lejos mejor, e ir fijando la vista de uno a otro sucesivamente unas 3 a 4 veces

- Colocar el dedo índice delante de los ojos y con los ojos fijos en él ir acercando el dedo hacia la nariz hasta que lo veamos doble y alejarlo lo más que podamos. Repetir unas 3-4 veces.

 

6. Aprovechar la luz del sol para producir serotonina intraocular.

En un día de sol

- Colocarse con los ojos cerrados mirando al sol y estar unos 2-3 minutos mientras se respira profundamente.

- Taparse los ojos con las manos y estar otros 2-3 minutos.

- Taparse sólo un ojo manteniendo el otro cerrado y estar otros 2-3 minutos y repetir con el otro ojo

En algún sitio he leído, pero no lo puedo comprobar, que la luz del sol que entra por los ojos informa al resto del cuerpo de la presencia del sol y activa la producción de melatonina, por eso un excesivo uso de las gafas de sol puede provocar quedamuras solares.

 

7. Activación de meridianos. 

Este ejercicio no puedo explicar exactamente cual es su fundamento porque me lo explicaron y me encargo de hacerlo sin plantearme qué estoy haciendo. Sí que otra persona me comentó que activa el meridiano de vesícula, relacionada con los ojos, a través de los lóbulos de las orejas.

- Tomas una respiración profunda y sacas el aire muy lentamente

- Mientras vas sacando el aire pasas la mano por el borde externo de una oreja, de arriba hacia abajo como si quisieras alargar la oreja hacia abajo, y alternadamente de la otra. Intentas repetir 10 veces con cada oreja mientras dura la espiración.

- Lo repites otras dos veces más, es decir, vuelves a tomar aire profundo y al sacarlo, pasas la mano derecha por el borde del lóbulo de la oreja derecha de arriba abajo, y la mano izquierda por el borde del lóbulo de la oreja izquierda, 10 veces con cada oreja, es decir 20 en total.

Y parece una tontería pero no lo es, funciona.

 

8. Poner conciencia durante el día para aumentar la frecuencia del parpadeo, y sobretodo cuando estemos delante de pantallas.

 

9. Todo lo que ya hemos dicho en relación al uso de pantallas, reducir lo más posible la luz azul, hacer descansos cada 20 minutos para mirar fuera de la pantalla y a ser posible el exterior, y si es posible reducir su uso lo más que se pueda. Además puede ayudar lavarse frecuentemente las manos y la cara para eliminar la radiación que estos aparatos emiten.

 

10. Uso de gafas reticulares o estenopeicas. Son unas gafas con una retícula negra de agujeros. Nos obligan a mirar a través de un agujero cada vez, por lo que favorece el movimiento continuado de los ojos y que se vayan relajando. Sorprende a muchas personas que cuando se las ponen pueden ver mejor, e incluso leer sin gafas porque los agujeros hacen que la luz se concentre y entre en línea recta incidiendo directamente sobre la mácula (zona central de la retina), punto de mayor agudeza visual.

Yo las tengo y cuando noto que mi vista está cansada y me cuesta enfocar me las pongo un rato, y sobre todo cuando tengo que estar con el ordenador.

11. Hábitos de vida: alimentación, sueño, deporte, contacto con la naturaleza, vida relajada, espacios para estar relajado, meditar, reír.

Los ojos no están aislados del resto del cuerpo, por tanto cualquier cosa que nos ayude a mejorar la salud en general también va a mejorar nuestros ojos. Conozco varias personas que después de realizar ayunos periódicos han disminuído la graduación de sus gafas.

 

Espero que este artículo te sea útil y te ayude a mejorar tu vista y tu vida.

Escribir comentario

Comentarios: 0